La manipulación de las cifras de pobreza

Por Gustavo Sánchez Guerrero. (Madrid).- El porcentaje de hogares venezolanos que viven en situación de pobreza pasó de 21,2% en el 2012 a 27,3% en el 2013, y el indicador de pobreza extrema igualmente se incrementó al pasar de 7,1% a 9,8% en igual periodo.


Por Gustavo Sánchez Guerrero. (Madrid).- Multitud de definiciones. Se le considera una situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas o psíquicas básicas que inciden en un desgaste del nivel y calidad de vida de las personas, tales como: la alimentación, la vivienda, la educación, la asistencia sanitaria o el acceso al agua potable; también se suele definir como la falta de medios para poder acceder a tales recursos como el desempleo, la falta de ingresos o un nivel bajo de los mismos; igualmente se la define como el resultado  de procesos de exclusión social. En todo caso, es un hecho social y económico que sitúa actualmente a más de mil millones de personas en pobreza absoluta y, según el Fondo de las Naciones Unidas para las Mujeres (Unifem), el 70% corresponde a mujeres estimándose   que 7 de cada 10 personas que mueren de hambre son mujeres y niños. Las mujeres son el mayor grupo entre los denominados trabajadores pobres, personas que laboran pero que no ganan lo suficiente para salir de la pobreza absoluta, en fin resalta la feminización de la pobreza. Por otra parte, la magnitud del problema requiere la revisión a fondo de las actuales políticas de ayuda a los llamados países pobres que efectúan los organismos internacionales abocados a promover el desarrollo económico,”¿Cómo es posible que, tras más de un billón de dólares de ayuda a África en los últimos cincuenta años, la renta per cápita africana sea hoy inferior a la de 1970?…”  (Cuando la ayuda es el problema, Dambisa Moyo, Gota a Gota, Madrid, 2011).

 A pesar de los avances económicos registrados en América Latina en la última década, como consecuencia del crecimiento de los precios de exportación de sus respectivas materias primas que se tradujo en fomento de la prosperidad de todos los estratos sociales y reducción de la pobreza, esta última aún es elevada y la región “sigue siendo lo más desigual del mundo” como apuntó recientemente Christine Largarde, directora general del FMI. Los países latinoamericanos  tienen en promedio un 34,6% de ingresos suficientes para cubrir las necesidades básicas, solo Uruguay y Chile tienen un índice de pobreza inferior al 20%, en uno  es 12,4% y en el otro. 14,4%; luego Brasil, Costa Rica, Venezuela y Perú con una tasa que oscila entre 21% y 27%, y Ecuador se sitúa en 27,3%. Según el Sedlac, por sus siglas en inglés, Datos del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina, solo en cuatro naciones más de la mitad  de la población se encuentra debajo de la línea de pobreza: Bolivia (51,3%), México (52,3%), Guatemala (53,7%) y Honduras (66,2%).

De acuerdo con esto, el porcentaje de hogares venezolanos que viven en situación de pobreza pasó de 21,2% en el 2012 a 27,3% en el 2013, y el indicador de pobreza extrema igualmente se incrementó al pasar de 7,1% a 9,8% en igual periodo. A pesar de ello, el presidente del Instituto Nacional de Estadísticas, 16 de junio de 2014, diario Granma, Cuba, indicó que los indicadores de pobreza extrema han disminuido al ubicarse el año pasado, 2013, en 5,5% frente a 10,8% en 1999, inicio de la “revolución bolivariana”, pero lo cierto es que según la misma fuente estadística, el número de Hogares Pobres  según Línea de Pobreza, se ubica en 497.427 en el año 2007 y para igual semestre del año 2013 alcanza el numero de  612.052, un incremento cercano al 30% de más venezolanos en pobreza extrema a pesar de contar con los mayores ingresos petroleros que jamás haya dispuesto gobierno alguno. Tal paradoja solo se explica por la incompetencia gerencial, el desatino de las políticas públicas y el gran paragua de todo ello, el socialismo “revivido “que está en vías de arruinar el país beneficiando a minorías “socialistas” que se han enriquecido.

 La pobreza rural es el doble de la pobreza urbana, pero esta última va en aumento como consecuencia de la creciente migración del campo a la ciudad y en América Latina  la mayoría de los pobres se concentra en las ciudades, mientras en China comunista, Europa Oriental y Asía central sucede una ruralización de la pobreza. Los países más pobres vendrían a ser por América Central. Haití, Nicaragua y Honduras; en América del Sur: Bolivia, Paraguay y Guyana; mientras en Europa: Moldavia, Armenia y Georgia.