Descuartizando a un grupo

Por Redacción.- No faltarán calificativos, igual que cuando Caldera intervino los bancos en 1994. «Los bancos intervenidos estaban dirigidos por delincuentes», dijo Chávez. Es así como Ricardo Fernández Barrueco pasó a ser eso: delincuente, mafioso, un «ricachón» que se aprovechó del gobierno y el Estado. Resultó siendo eso. Un avaro capitalista. Un contrarrevolucionario. Y pensar que en otra época, era Hugo Chávez –no Adán, por cierto– quien lo defendía en público. Lea Chavismo, Dinero y Poder.


Este contenido se limita a los suscriptores de KonZapata.com. Previamente debe registrarse. Una vez culminado este paso recibirá la propuesta de contenido, tarifa y modo de pago de la suscripción. Puede comunicarse con nuestro Departamento de Suscripciones por los teléfonos: 0424.127.7177 —- 0424-754.7309.

Usuarios Existentes Entrar
 Recuérdame  
Registro de Nuevo Usuario
*Campo Obligatorio