Los anuncios económicos generan mayor incertidumbre empresarial

Por Amado Fuguet V @amadofuguet.- Muchas dudas dejó la intervención del Presidente. Sobre todo el anuncio de que las medidas serían “provisionales” cuando en el último trimestre el gobierno le pidió a los empresarios preparar un presupuesto de divisas sobre el cual basaron su planificación para este año. Desde ayer, ese presupuesto quedó sin vigencia.


50Por Amado Fuguet V @amadofuguet.- El nuevo esquema cambiario anunciado por el Presidente Nicolás Maduro en su memoria y cuenta anual ha dejado más confundidos a los empresarios y gerentes de los diversos sectores del sector privado.

Pero la incertidumbre ha aumentado  ya que al adoptarse aisladamente este sistema , no representa cambio alguno al modelo económico que han cuestionado otros actores no empresariales, desde la Conferencia Episcopal hasta diversos  representantes políticos y estudiantiles.

En primer término, entre quienes dirigen las empresas aún no están claros los tipos de cambio que pudieran aplicarse. Salvo algunos rubros, que quedan a 6,30 bolívares por dólar, existen interrogantes sobre el valor del dólar –y su estabilidad en el tiempo- que se aplicará para las subastas del Sicad unificado y mucho más sobre el dólar que prevalecerá en el mercado bursátil-paralelo.

En segundo lugar, no hay confianza en la operatividad de ninguno de los tres sistemas, dada la experiencia que ha habido con los administradores del control cambiario durante los últimos años.  Aún cuando se establezcan reglamentos, los empresarios saben que la discrecionalidad para que las empresas y los sectores puedan participar le quita transparencia y no brinda seguridades mínimas de acceso.

El tercer aspecto es que el esquema cambiario está limitado por las restricciones en ingresos de divisas, tanto por la limitación productiva de PDVSA como por el impacto en la caída del precio del petróleo. Los economistas han calculado para este año escenarios que van de 25 mil millones a 35 mil millones de dólares menos en ingresos que en 2014.

El cuarto asunto es la credibilidad del esquema. En el mismo anuncio, Maduro dijo que sería “provisional”. Fresco está en las mentes de los empresarios que en el último trimestre el gobierno les pidió preparar un presupuesto de divisas sobre el cual basaron su planificación financiera. Y desde ayer, este presupuesto quedó sin vigencia.

La quinta causa de intranquilidad empresarial es lo que les están diciendo desde temprano sus economistas asesores: los anuncios hechos pueden acrecentar el déficit fiscal, lo que incentivará al BCV a seguir imprimiendo dinero sin respaldo, lo que conllevará a un escenario inflacionario más grave del que se había pronosticado.

La sexta alarma es el anuncio de más fiscalizaciones e intervenciones de empresas, asociadas a los inventarios para la venta en sus almacenes y que acarrearía confiscaciones y acciones de tipo legal.

La sséptima gran preocupación es que el nuevo esquema cambiario se adopta como una medida aislada, lo que le resta aún más su efectividad.

Y es esta la principal preocupación que se refleja en las evaluaciones que están haciendo los empresarios y sus gerentes sobre el entorno en el cual tienen que trabajar este año.

Las compañías privadas no sólo necesitan de importaciones como insumos, repuestos, equipos y maquinarias. En diversos sectores manufactureros se han acrecentado las dudas sobre la posibilidad de acceder a materias primas como aluminio, cemento, acero y petroquímicos. Varias empresas suspendieron producción por esta razón el año pasado y anticipan un peor escenario para este año.

Las empresas también tienen problemas de productividad, dado el impacto que ha tenido la Ley del Trabajo, causa principal del creciente ausentismo.

Y, además, deben lidiar con la Ley de Precios Justos y con los controles de precios, lo que ha devenido en menos producción en algunas líneas que generan pérdidas.

Y si siguen las limitaciones para producir, obligando al cierre total o parcial, se generarán mayores problemas laborales, por la necesidad de disminuir personal.

“No basta con medidas puntuales como ajustes cambiarios”, advertía esta semana Conindustria. Y agregaba: “El país requiere de un cambio estructural profundo que permita reactivar la economía, que auspicie el crecimiento de la producción para que los ciudadanos puedan recuperar el bienestar, la paz y la confianza, y que puedan adquirir los bienes y servicios que necesitan sin tener que abandonar sus trabajos o su familia porque tienen que hacer horas y horas de colas”.