La verdadera crisis estallará en abril

Por Miguel Ángel Santos @miguelsantos12 (Boston).- ¿Qué tan grave es la crisis que se avecina? Acaso baste con decir que el país de las colas para la comida, el país de las golpizas por champú, jabón y toallas sanitarias, es el país del petróleo a 80 dólares por barril porque Venezuela, es de todos conocido, vende el petróleo a 90 días. De manera que hoy está cobrando de acuerdo con los precios de octubre. A partir de abril empezaremos a tener una caja acorde con 40 dólares por barril. Ese, el de abril, será otro país.


27Por Miguel Ángel Santos  @miguelsantos12 (Boston).- El petróleo venezolano continúa cayendo y el gobierno sigue sin darse por enterado. Siguen anunciando que anunciarán algo pronto. Antes de la accidentada gira de Maduro, proclamando nuestra soberanía mientras mendigaba préstamos en un avión de Cubana de Aviación, la estrategia era en alguna medida entendible. Levantar lo posible y ajustar en la medida de la colecta. Pero he aquí que la delegación ha vuelto con las manos vacías. Empieza ahora una nueva ronda de consultas, están llamando gente de aquí y de allá; acaso más de allá, porque los de aquí hace rato que lanzaron la toalla.

¿Qué tan grave es la crisis que se avecina? Acaso baste con decir que el país ese de las colas para la comida, el país de las golpizas por champú, jabón y toallas sanitarias, ese que uno se encuentra todos los días en todos los rincones de Venezuela, es el país del petróleo a ochenta dólares por barril. Venezuela, es de todos conocido, vende el petróleo a noventa días. De manera que hoy está cobrando de acuerdo con los precios de octubre. A partir de abril empezaremos a tener una caja acorde con cuarenta dólares por barril. Ese, el de abril, será otro país. Esa atribulada cotidianidad de la que hemos sido testigos en estos últimos meses será considerada por Conatelhorario infantil en comparación con lo que se viene. Con decir eso basta. Aún así, veamos algunos números.

De acuerdo con los volúmenes que Venezuela efectivamente produce, exporta y cobra, a cuarenta y cinco dólares por barril (mientras escribo el petróleo venezolano ha caído por debajo de cuarenta) recibiríamos unos 28.500 millones de dólares. Nuestras importaciones de los últimos cuatro trimestres, de esos últimos doce meses en los que se disparó la escasez y el desabastecimiento, han totalizado 45.460 millones de dólares. Aún asumiendo que durante el último trimestre de 2014 (todavía no reportado) la caída sea de 19% (lo ocurrido en los primeros tres), las importaciones totales serían de unos 42.000 millones de dólares. De igual forma, nuestra balanza de servicios, esa que registra los intereses del pago de la deuda externa y los pagos a contratistas petroleros privados (algunos de los cuales son venezolanos pero cobran en dólares, vaya usted a saber) y fletes, cerró en negativo unos 16.000 millones de dólares. Agréguele a eso 5.700 millones de dólares en amortización de principal de deuda.

Es decir, que el país en el que hemos vivido durante los últimos doce meses, ese vía crucis sin calvario ni fin, viene consumiendo a ritmo de 67.000 millones de dólares anuales. Ese es el mismo país que ahora va a recibir, bajo el supuesto de que nuestro petróleo promedie cuarenta y cinco dólares por barril, unos 28.500 millones de dólares. Esa es la magnitud de la catástrofe que se avecina.

28¿Qué opciones tiene el gobierno? Por el lado de la oferta, ninguna. Ya es demasiado tarde para que se reinvente la revolución, han pasado muchos años de expropiaciones, insultos, desplantes y amenazas como para que ahora sean capaces de atraer a ese sector privado que fueron desmantelando de a poco y que podría eventualmente empezar a producir y sustituir algunas de nuestras importaciones. En cualquier caso, no parecen tener ninguna intención. Maduro ha vuelto de la gira mundial presentándose como una víctima de los Estados Unidos, denunciando un complot internacional, y exigiendo sacrificios en nombre de la revolución. No tiene nada que ofrecer. Arreaza se pasea en estos días por Venezuela decomisando inventarios, amenazando propietarios, y ofreciéndole a los trabajadores que “la revolución garantiza los sueldos y puestos de trabajo”. En las reuniones privadas con el sector privado prolifera la amenaza y la cháchara ideológica, la grosería, la basura una y otra vez reciclada del ideario marxista. El rumbo no va a cambiar. Ni tienen cómo, ni saben, ni quieren, ni pueden.

¿Financiamiento? Difícil. Durante la primera parada, China les ha mostrado una radiografía de los activos públicos que el gobierno le pretendía ofrecer: Caídas en la producción, cuellos de botella en la cadena de suministros, imposibilidad de exportar dadas las distorsiones del entorno cambiario, sindicatos chavistas alebrestados por la revolución que promueven la ausencia laboral; en fin, una verdadera marea de números rojos. Los chinos, que no tienen un pelo de tontos, se han resistido a la idea del enclave y le han exigido al gobierno que esas mismas condiciones que les fueron a ofrecer a ellos las hicieran extensivas al resto de la economía. Es decir, les vinieron a pedir que desmantelaran el sistema de privilegios que precariamente sostiene a la revolución, algo así como serruchar el suelo en donde están parados.

Los mercados internacionales están prácticamente cerrados para Venezuela, con nuestra prima de riesgo por encima de 30%. Algunos analistas han resaltado que ya Venezuela se cotiza por debajo de los valores de recuperación en caso de bancarrota. ¿Y de dónde sacan esos valores de recuperación? De las bancarrotas de otros países. Habrá que ver. La nuestra no tiene por qué ser como la de ellos; muy probablemente será distinta y en la dirección equivocada.

29Ya se ha hecho tarde para no ceder a las tentaciones del oro, más asequibles que otras pero sin duda mucho más penosas desde el punto de vista comunicacional. Emitir deuda respaldada en oro o venderlo de una exigirá sacarlo de las bóvedas del Banco Central. Una operación cuando menos difícil, luego del alarde de soberanía que hiciera Chávez cuando decidió traerlas de Londres. Llegados aquí, no hay salida. Es entre ahogarse de una forma o de otra, entre infierno uno (el ajuste) o el infierno dos (la corrida de la arruga). Porque correr la arruga también tiene su costo, o se recorta el gasto en una enorme proporción o se imprime dinero a mansalva para financiarlo y se engendra una hiperinflación.

Con ese panorama, al gobierno no le quedará otra que extender el sistema de privilegios, CENCOEX-CADIVI, SICAD I y SICAD II, pero elevar las tasas de forma exponencial. Tómese en cuenta que le devaluación impacta la recaudación fiscal sólo por el monto de dólares que el gobierno le vende al sector privado (lo demás son transferencias intergubernamentales, mera impresión de dinero). El problema está en que este año habrá muchísimos menos dólares, si se desea incrementar la recaudación fiscal habría que modificar el sistemas de tasas múltiples en varios cientos por ciento. Es eso lo que viene, saqueos “institucionalizados” (orquestados por el gobierno), la intensificación de la retórica chavista a la potencia ene, todo por tratar de ganar algo de tiempo con un escándalo aquí y otro allá. Dentro de este contexto no se descarta el default, sobretodo si a finales de octubre los precios del petróleo no muestran signos de recuperación y se nos vienen encima unos 11.000 millones de dólares de servicio de deuda entre intereses y principal. Ellos ya decidieron meter el acelerador ante el abismo, la teoría económica de Thelma y Louise.