Odebrecht: el gigante que puso en aprietos a Brasil

Por Ayrton Salamanca (Río de Janeiro).- Sin duda, Brasil es el principal mercado del conglomerado (31%), Venezuela es el segundo (22%) , Angola el tercero (19%) y Perú (6%). En estos países está concentrada la cartera de proyectos de la empresa. Veamos si Obebrecht aguanta el temporal y no corre el camino de la constructora OAS, declarada en quiebra luego del impacto de las consecuencia de las investigaciones de la operación “Lava Jato”.


Rio de JaneiroPor Ayrton Salamanca (Río de Janeiro).- La constructora Norberto Odebrecht, es una empresa de las más grandes e importantes   en su ramo de Latinoamérica y del mundo. De  eso no cabe duda, los números lo dicen todo. Cerraron en 2014 con ingresos por US$12.226 millones y  en 2013 la cifra fue similar con US$13.786 millones. De hecho, ese ha sido el rango de ingresos de los últimos años.  Y es que su experticia y su capacidad de ejecución desarrollada con éxito  en sus 70 años de existencia le han permitido diversificarse en áreas de negocios y conquistar los mercados fuera de Brasil.

Hoy en día tiene presencia en 30 países, lo que evidencia, además de su capacidad de ejecución y gestión, su poder de negociación para ganar licitaciones, negociar con gobiernos y asegurarse la presencia  en obras de envergadura, y menores también, en toda la región latinoamericana y el mundo. Y esto requiere ser más que una simple  constructora. Es necesario otros elementos, como la fuerza de venta, la diversificación de actividades, la confianza que genera la capacidad de ejecución y también el poder, que viene por añadidura de las grandes  magnitudes que maneja.

El modelo de negocio ha sido exitoso: una empresa bien capitalizada, con un financiamiento, en su mayoría, que proviene de los anticipos de obras de los clientes y, en menor medida, financiamiento bancario. Es un modelo de negocio que le produce mucha caja, liquidez, y que le mitiga el riesgo operativo, pues el avance de obras en ejecución está en función de los anticipos de los clientes, es decir, siempre están cubiertos.

El reporte de MOODYS de junio de 2015, resume estas y otras características de la empresa. En efecto,   la opinión de la agencia calificadora  sobre la  empresa se basa en los siguientes puntos:

  • La más grande compañía de ingeniería y construcción en Latinoamérica, con buenos ingresos visibles por los próximos dos o tres años.
  • Bajo apalancamiento y excelente liquidez a pesar de las garantías fuera de balance.
  • Exposición a economías en desarrollo y países de alto riesgo, parcialmente mitigado por políticas comerciales conservadoras.
  • Provisiones de anillo para limitar la transferencia de efectivo entre empresas  del grupo.
  • Limitadas revelaciones comparadas con empresas grados de inversión que cotizan en bolsa.

2Cuando la firma calificadora resalta que tiene ingresos visibles por los próximos tres años, se refiere a la cartera de proyectos en firme que al cierre de 2014 alcanzó la bicoca de US$33.390 millones. Más de dos veces los ingresos de 2014.

Esta era la narrativa sobre la empresa, sobre el Grupo. Pero todo cambió. Y las calificadoras riesgo le bajan la nota o le asignan perspectivas negativas. Y todo cambió desde que salió salpicada por las investigaciones de la operación Lava Jato, en relación a temas de corrupción en la contratación de obras con Petrobras, que llevaron a prisión a Marcelo Odebrecht, Presidente del Grupo, y a otros tres directores.

Este factor, el tráfico de influencia y corrupción, está fuera de los  balances de la empresa, no estaba al alcance de los analistas y calificadoras de riesgo, hasta que la operación “ Lava Jato “ lo permitió y se convierte en un problema para la empresa.

Los países y las obras.

Sin duda, Brasil es el principal mercado del conglomerado (31%), Venezuela es el segundo  (22%) , Angola el tercero  (19%) y Perú (6%). En estos países está concentrada la cartera de proyectos de la empresa.

Brasil es el principal mercado para Odebrecht. Es su mercado natural, pues fue fundada hace 70 años en Sao Paulo y lo comparte con otras empresas del ramo importantes como: Camargo Correa, Andrade Gutiérrez, OAS, Quiroz Galvao    y otras. Pero hay mercado para todas, en una economía con las magnitudes de Brasil, con un PIB de US$$ 2.346 miles de millones, el mayor de América Latina y de los mayores del mundo.

Además, Brasil tuvo años recientes de gloria, con un crecimiento importante de la economía y que el Gobierno apuntaló a través de un programa con mucho impacto en infraestructura, que demandó mucha participación de estas empresas de construcción. El Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), cuando el gobierno de Lula, con un presupuesto de US$ 329.000 millones; con mucho énfasis en energía, infraestructura con puertos y aeropuertos, carreteras y autopistas, vivienda de interés social. Y en el primer gobierno de Dilma hubo una extensión con el PAC II. Mucho dinero circulando en el sector. Además, hay que agregar el presupuesto de las obras del mundial de futbol, y de las Olimpíadas. En esta torta hay para todos.

CaracasLa revista Exame de Brasil, dedicó su portada y hace un análisis del grupo. Señala: “Odebrecht es una de las mayores empresas investigadas por la operación Lava Jato (además de Petrobras). Es el cuarto mayor grupo privado brasilero después del Banco Itau, Bradesco y J&F, que controla el gigante de la carne JBS. La empresa (Grupo) que factura 108 mil millones de reales, es la mayor empleadora de Brasil y responde por el 5% del PIB en la construcción”. Señala también la revista que “pocas empresas aprovecharon el crecimiento en Brasil y América Latina en la última década, como Odebrecht. La empresa construyó estadios de futbol e hidroeléctricas en Brasil, puertos en Cuba, estrada na Bolivia, metro en Venezuela. De una empresa cobradora de peajes, comenzó a fabricar submarinos nucleares y a producir hasta 3 millones de litros de etanol por safra. Sumando todo eso, quintuplicó su tamaño desde 2005.  En 2010, el grupo anunció llegar hasta 200 mil millones de reales en 2020”.

De hecho, Odebrecht es la constructora con mayor participación en el PAC, y está en las diez mayores obras del programa de Gobierno.

  • Comperj (Rio), por un monto de 45.000 MM de reales , construido en   consorcio con UTC y Mendes Junior, un complejo turístico que ahora cuesta 2,5 veces de los previsto 
  • Refinería Premium 1. Por  40.000 millones de reales .  Una obra liderada por Galvao Engenharia, fue cancelada. 
  • Usina de Belo Monte (Pará). Por 30.000 millones.  Está siendo construida por un consorcio de nueve constructoras, entre ellas Andrade Gutiérrez y OAS. 
  • Refineria Abreu de Lima (Pernambuco). Odebrecht formo un consorcio con la constructora OAS para construir una refinería, que esta conco años atrasada. 
  • Usina Jirau ( Rondonia). 17.000 millones de reales . Una obra liderada por una constructira investigada y la japonesa Mitsui. 
  • Usina San Antonio. ( Rondonia). Por 16.000 millones de reales . Odebrecht lidera el consorcio, con Andrade Gutierrez y otras cinco empresas menores. 
  • Usina Angra 3 (Rio). 15 mil millones de reales . Odebrecht formo un consorcio con Andrade Gutierrez y Camargo Correa. 
  • Refinería Getulio Vargas (Paraná). 9 mil millones de reales . Odebrecht formo un consorcio con OAS y UTC. Camargo Correa y Mendes Junior también participan en un consorcio complementario. 
  • Campo Lula de Pre-sal. 9 mil millones de reales . La producción de campo es liderada por Petrobras y Odebrecht presta servicios. 
  • Trecho sul de la ferrovía Norte-Sur. 500 millones de reales. Es la menor obra del PAC, dividida entre Quiroz Galvao y Camargo Correa.

La baja de la calificación y la desconfianza se apoderan del mercado. Y para evitar que la desconfianza se propague entre los acreedores,  la principal portavoz ha sido la directora financiera Marcela Drehner. En un viaje que hizo en Julio a los Estados Unidos, junto con Newton de Souza, exdirector jurídico que asumió la presidencia del holding en lugar de Marcelo Odebrecht, señaló: “Recordamos a los bancos que las empresas Odebrecht son personas jurídicas diferentes, con cajas y deudas diferentes”.  Además “tenemos socios diferentes en las empresas que garantizan reglas de gobernanza y equilibran las necesidades de capital”.

El objetivo es evitar que se propague que el grupo pueda caer como un  dominó. Como una empresa es independiente de otra, un eventual tropiezo no derrumbará a las demás. Los ejecutivos del grupo, alegan en esas reuniones, que tienen caja suficiente para honrar sus compromisos, además que restan 63 mil millones de reales que son a largo plazo, hasta  12 años.

Esos números sugieren que hay capacidad para seguir el paso. Esos números son importantes, pero la percepción del mercado también y el controlador de la empresa sigue preso. Veamos si Odebrecht aguanta el temporal y no corre el camino de la constructora OAS, declarada en quiera luego del impacto de las consecuencia de las investigaciones de la operación “Lava Jato”.