“Aquellos que no le cumplían a Chávez son los que hoy gobiernan con Maduro”

Por Nicmer Evans @NicmerEvans.- “-Sobre Chávez, por quien nunca voté, te puedo decir que no sabíamos lo que teníamos hasta que lo perdimos”. La expresión dejó estupefacto a su debatiente amigo y sacó más de una expresión de solidaridad entre el resto de la gente que hacía la cola. La última vez que he escuchado esta frase ha sido hoy, en boca de un joven mototaxista de Las Palmas.


hugo_chavez_31Por Nicmer Evans @NicmerEvans.- “No sabíamos lo que teníamos hasta que lo perdimos”.

Esta frase la he escuchado de manera reiterada durante el último año y medio. La primera vez que la escuché fue en una de estas cadenas de farmacia por el este de Caracas. Un señor “clase media”, mientras hacía la ya larga cola para pagar, comentaba con el de la otra cola de la caja paralela sobre la gravedad del desabastecimiento y al otro tratar de echarle toda la culpa a Chávez, el primero ripostó sorpresivamente, afirmando a toda voz:

-Sobre Chávez, por quien nunca voté, te puedo decir que no sabíamos lo que teníamos hasta que lo perdimos.

La expresión dejó estupefacto a su debatiente amigo y sacó más de una expresión de solidaridad entre el resto de la gente que hacía la cola.

La última vez que he escuchado esta frase ha sido hoy, en boca de un joven mototaxista de Las Palmas. En esta tan terrible cotidianidad de escasez y suplicio que nos agobia, se me dañó el recipiente de aceite de la dirección de mi carro, una Jimmy del 2001, ya bastante emparchada de repuestos genéricos y adaptaciones producto de la situación actual.

La única manera de conseguir el repuesto rápido era definitivamente en una mototaxi, y en el recorrido conseguí a un joven respetuoso y preocupado por lograr el objetivo de conseguir el repuesto, pero lamentablemente, después de ir a 20 locales de repuestos a lo largo y ancho de la ciudad, buscando así fuera para una adaptación, regresamos con la tarea incumplida y con la amargura de que, en un país petrolero, de inmensa riqueza natural, pero con una cultura rentística corrompida que nos mantiene en una de las peores crisis de la historia republicana, no se pueda conseguir un repuesto tan elemental como este, así como los medicamentos para las enfermedades crónicas, o pañales.

Poco hablamos de política, pero después de dos horas de búsqueda, al final el joven se destapó, comentando la muerte de su padre por la ausencia de un medicamento en su tratamiento ya hace tres meses, y en el último trayecto confesándome su respeto y admiración por Chávez:

1-No sabíamos lo que teníamos hasta que lo perdimos.

Dijo esto para cerrar que hoy “…aquellos que no le cumplían a Chávez son los mismos que gobiernan con Maduro”, lamentando que Maduro no reaccionara.

Al despedirse me dijo: “Cuando vuelva a votar, que no será este 6 de diciembre, será por un nuevo hijo de Chávez, de esos que hoy somos anónimos”. Lo miré y estreché su mano con firmeza, con su misma esperanza y su misma indignación.

Hoy, un 30% de autodefinidos independientes, qué vienen indignados con el gobierno pero que no se pasan a la oposición de derecha, son la expresión cuantitativa de lo cualitativamente expresado en este par de anécdotas, y quien no sepa hacer esta lecturas, no la comprenda y aún menos, quién no le sepa hablar a este sector, no tendrá ningún futuro político en la nueva configuración de actores políticos que se avecina.