ONU, OEA, Unasur, Mercosur, Eurolat, PPK, Santos, Macri, El Vaticano: Todos y más ya se ocupan de Venezuela

Por Ángel Medina Devis @AngelMedinaD.- La reciente Asamblea General de la ONU, sin querer o queriendo, pasó a ser el punto de encuentro de la preocupación. Pareciera que es en ese espacio donde comenzó a darse el acuerdo global para iniciar una nueva etapa de acciones diplomáticas e internacionales a favor de Venezuela y de crítica al Gobierno. Pudiera ser esa la causa de la ausencia en la Asamblea de Nicolás Maduro.


Angel Medina Devis.

Angel Medina Devis.

Por Ángel Medina Devis @AngelMedinaD.- No se puede tapar el sol con un dedo, muy difícil esconder la realidad que destruye a toda velocidad la calidad de vida de todos que por origen o decisión vivimos en esta tierra. El mundo y sus gobiernos vienen observando con preocupación lo que sucede en Venezuela. Y el empeño puesto por el servicio exterior de quienes hoy están en el poder para explicar lo contrario, para cubrir con argumentos, montar realidades paralelas y utilizar el discurso del imperio que ataca, ya no resulta.

Son múltiples los organismos regionales, multilaterales y organizaciones del mundo que han dedicado parte de sus esfuerzos en denunciar y actuar sobre la crisis de Venezuela. En especial las de nuestra región. Unasur, cuya formación estuvo bautizada por la izquierda revolucionaria, hoy da claros mensajes de que no está dispuesta a seguir evitando una crisis que por sí sola habla de la bomba de tiempo social que se tiene en el país. La OEA mantiene la amenaza latente de la Carta Democrática y Mercosur, desde sus países fundadores, sanciona y propina un duro golpe a la canciller Delcy Rodríguez y al unilateralismo del Gobierno.

Las instituciones están reaccionando y están de a poco tomando medidas y presionando, cada vez con más fuerza, sobre la necesidad de alcanzar acuerdos que permitan darle salida a la crisis de forma democrática. Y lo hacen porque además reconocen el estado de ingobernabilidad en que pudiera caer el país, por la gran influencia de Venezuela en la región y porque el fantasma de la violencia sin sentido tome por asalto la vida de nuestra nación.

Papa Francisco.

Papa Francisco.

La reciente Asamblea General de la ONU, sin querer o queriendo, pasó a ser el punto de encuentro de la preocupación. Pareciera que es en ese espacio donde comenzó a darse el acuerdo global para iniciar una nueva etapa de acciones diplomáticas e internacionales a favor de Venezuela y de crítica al Gobierno. Pudiera ser esa la causa de la ausencia en la Asamblea de Nicolás Maduro, pudiera ser que el embajador Rafael Ramírez, entre siesta y siesta, no se percató de la confluencia de actores y de la discusión que ha llevado a más de 30 naciones a encontrarse con el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU.

Presidente Juan Manuel Santos

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia.

Maduro con su cara de tristeza en la entrevista que sostuvo con el secretario de Estado John Kerry. Argentina, Brasil, Chile, México, Perú y Paraguay hablando sin miramientos sobre la estrategia del CNE de burlar la voluntad del pueblo. Colombia reconociendo mediante comunicado a la MUD. Eurolat hablando sobre la crisis de Venezuela. El presidente de Perú, PPK, proponiendo grupos de amigos. El Vaticano ya montado en la idea de ser mediador activo. Todos son eventos que suceden de forma casi conjunta. Eventos que dejan claro que solamente con hablar del diálogo no se van a resolver los enormes problemas de Venezuela. Se exige ir un poco más allá y ejercer la presión ahora con más firmeza y de forma más clara sobre la vía democrática. Pero sobre todo, estos eventos alertan al Gobierno de que ya saben de sus pretensiones autoritarias, que ya no ven al país como la cuna de una revolución democrática que se ufanaba de ganar elección tras elección, sino los restos de un modelo que pretende, violentando toda forma democrática, mantenerse en el poder.

El mundo está actuando en sus tiempos, comienza a hacerlo con más fuerza y eso es indispensable en la lucha por un Cambio. Sigamos construyendo la fuerza nacional que no tengo dudas que el mundo está atento y actuando para lograr una Venezuela distinta.