Hay diálogo mientras el paralelo y la inflación están fuera de control

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- Mientras nos ponemos de acuerdo si vamos juntos o separados al dialogo, y si este sirve de algo, la cotización del paralelo pasa la cifra de los 1.500 bolívares fuertes. El dólar innombrable y la inflación están totalmente fuera de control sin un plan económico para enfrentar la crisis y esa realidad va a tener consecuencias políticas. O mejor dicho, ya las está teniendo. Y eso, ni Thomas Shannon, ni el Papa Francisco, ni toda la mediación internacional, ni las amenazas de Diosdado Cabello y los desaires de Tareck El Aissami pueden evitarlo. Mientras dialogamos la casa se está incendiando.


Pedro Benítez.

Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF. ¿Qué el Gobierno utiliza al diálogo para intentar dividir a la Oposición y ganar tiempo? Sí. ¿Que al aceptar, reconocer y sentarse en la misma mesa con los representantes de la MUD, esa misma que califica de apátrida, traidora, lacaya del imperialismo, tramposa, etc., el Gobierno admite su propia debilidad? También. ¿Que en realidad en la MUD están divididos por el tema? Por supuesto, no es novedad. ¿Presionamos primero con todo el arsenal disponible y luego nos sentamos a dialogar o dialogamos y al mismo tiempo presionamos en la calle? ¿Qué es primero? Ese es el comprensible dilema opositor.

Pero mientras todas esas interrogantes y contradicciones (típicas de la política) se ponen sobre la mesa, la cotización del paralelo, el innombrable, ese al que algún jefe militar juró doblegar, pasa la cifra de los 1.500 bolívares fuertes. Hace dos años por estos días rondaba los 150 y Rafael Ramírez naufragaba como vicepresidente del Área Económica con su paquete de reformas bajo el brazo.

Esta escalada alcista del dólar paralelo ocurre justamente, e incentivado, con la entrada de alimentos traídos de Colombia y Brasil a precios internacionales, inalcanzables para una población que gana en bolívares cada vez más desvalorizados. De por medio un incremento especulativo en beneficio de la red de distribución que encabezan tres gobernadores del PSUV; esos mismos que presionaron exitosamente para abrir la frontera y así aliviar el intenso desabastecimiento que venía convirtiendo las colas en preocupantes focos de perturbación del orden público en sus respectivas entidades.

mesa

No obstante, resolvieron parcialmente un problema (la escasez de algunas cosas) pero a costa de evidenciar (aún más) el brutal empobrecimiento de los venezolanos, mientras crearon otro foco de negocios corruptos para los conectados políticamente con ellos ante la cara de todos.

“Es la economía, estúpido”. Siempre la economía. Ese factor que hoy está totalmente fuera de control en Venezuela y que lo condiciona todo. Mientras dialogamos la casa se está incendiando.

Pueden soltar a todos los presos políticos (que bueno por ellos), bloquear a la Asamblea Nacional, la Oposición suspender la marcha del 3 de Noviembre y hasta Maduro se las puede arreglar para llegar al 10 de enero en el despacho presidencial; pero el dólar paralelo y la inflación están fuera de control sin un plan económico para enfrentar la crisis y eso va a tener consecuencias políticas. ¿Cómo? Nadie sabe, pero las va a tener. Y ni Thomas Shannon, ni el Papa Francisco, ni toda la mediación internacional, ni las amenazas de Diosdado Cabello y los desaires de Tareck El Aissami pueden evitarlo.

Tan fácil que era (comparado con el cuadro actual) crear condiciones para que el sector privado resolviera esto. Pero no, había que llevar todo al límite.

escasez-abastos-bicentenariosNicolás Maduro metió a todo el chavismo en un callejón histórico del cual no hay manera de que salga bien parado.

Si alguien cree que por evadir el Revocatorio este año Venezuela va a encontrar estabilidad, se equivoca. Lo que nos espera es una ola sin precedentes de protesta social. En realidad el dialogo empezó hace meses. Sin que las dos partes cumplieran el ritual de sentarse en una misma mesa ya sabían lo que cada uno pretendía. Los mensajes ya se enviaron. Pretenden cosas diametralmente opuestas. Este es el normal tira y encoge. Pero la macro tendencia perjudica a lo que son (por ahora) Gobierno.

Es en el inmenso malestar económico y social donde reside la fuerza que está desalojando al chavismo de Miraflores. La economía, estúpido.

Las Oposición está en su dilema. Pero el régimen chavista está acorralado.