Los intermediarios del diálogo también muestran los dientes

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- Ese comunicado cortico, emitido por los acompañantes internacionales de la Mesa de Diálogo, dice mucho. Porque muestra que todos están hartos no sólo de la irresponsabilidad y abuso del Gobierno, que sigue sin dar muestra alguna de ceder ni un ápice, sino también de la dirigencia opositora, empeñada en mostrarle al adversario lo frágil que es. Uno a uno serán llamados a botón. Y ojalá que resulte.


Elizabeth Fuentes.

Elizabeth Fuentes.

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- Avergüenza el comunicado “Convivir en Paz”, emitido el pasado sábado por los acompañantes internacionales del proceso de diálogo. Habría que leer la letra chiquita. O su equivalente, los comentarios personales de Samper, Zapatero, Fernández o Torrijos -nos gusten o no-, para entender el tamaño de sus angustias. De hecho, han comenzado a llamar uno a uno a los involucrados para llamarlos a botón, si es que eso es posible; sobre todo en el caso del Gobierno, que sigue actuando como un déspota, burlándose en las narices de Unasur, El Vaticano y los tres ex presidentes.

Porque si bien es cierto que la conducta de algunos opositores ha sido deplorable, criticando a los cuatro vientos los primeros acuerdos alcanzados, defendiendo ahora a capa y espada el Revocatorio cuando hasta hace poco les parecía la peor de las salidas y, peor aún, tratando de capitalizar políticamente su desacuerdo sin otro argumento que adjetivos calificativos, ocurre que es al Gobierno a quien corresponde ceder en lo mínimo prometido, porque es el Gobierno el que tiene el poder y ha abusado constantemente de él y, gracias a su actuar, es que están los acompañantes internacionales intentando buscar una solución a semejante torta.

reunion01En el comunicado, el secretario general de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur), Ernesto Samper; Monseñor Claudio Maria Celli y los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martín Torrijos instaron al cese de la campaña de descalificaciones públicas “que no contribuyen a la convivencia pacífica”… llaman a que “se imponga el respeto entre los poderes públicos, político y personal como único cauce racional para preservar el Diálogo Nacional y los compromisos adquiridos, que comprometen a los poderes públicos, con el fin de preservar los logros que han construido conjuntamente, y avanzar en la senda pacífica y constitucional que reclama la inmensa mayoría de los venezolanos”.

Unas pocas líneas, un comunicado cortico que dice mucho y asusta. Porque si el Gobierno continua irrespetando a la Asamblea Nacional a través del TSJ -como ha sido la respuesta hasta ahora-, mantiene presos a los disidentes políticos y se burla de la posibilidad de cualquier tipo de elecciones con medidas como las del CNE, que decretó vacaciones colectivas hasta el 15 de enero, a los intermediarios pareciera no quedarles otra salida que abandonar el caso.

Y si la dirigencia opositora continua ventilando sus desacuerdos vía Twitter o Rueda de Prensa, llamando a “la calle” desde la computadora, destruyendo la fe de los votantes a través de esa política de micrófonos y tratando a su par como si se tratara de otro enemigo, lo que están haciendo es cavar su propia tumba y la del país. Porque pagaremos todos, justos y pecadores, semejante irresponsabilidad e imprudencia, como lo es mostrarle al Gobierno sus propias miserias.

reunion02

Frente al poder militar, al poder económico -que lo sigue teniendo-, frente al dueño del TSJ y el CNE y la Contraloría y la Procuraduría, se muestran cuatro o cinco dirigentes sin tropa, con diferentes banderas y armados de un megáfono, desde donde insultan tanto al enemigo verdadero como a su presunto aliado, mientras el capitán Diosdado Cabello los observa muerto de la risa, con un largavista que le dibuja lo bien que están las cosas en el lado opuesto como para ceder ni un centímetro en absolutamente nada.

¿Se habrán preguntado ambos “ejércitos” qué ocurriría si resulta que es el intermediario quien decide patear la Mesa de Diálogo? ¿Qué ocurriría si esa presunta batalla contenida por los tanques de Unasur, El Vaticano y etc., se retira y les deja el campo abierto?