Mensaje para el Papa: Elías Jaua dialoga con los guantes puestos

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- El temperamental miembro de la Comisión que eligió el Gobierno para sentarse a dialogar con la Oposición, con la mediación del enviado de El Vaticano, no logra contener su indignación cuando le mencionan el tema incómodo de aquella colita que agarró en un avión de PDVSA, asunto que aún hoy lo enfurece y lo transforma en el muchacho que quemaba cauchos frente a la UCV.


Elizabeth Fuentes.

Elizabeth Fuentes.

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- De lo más profesional, el periodista Hernán Lugo Galicia (a) Ñapita, se acercó a Elías Jaua para solicitarle una entrevista para El Nacional, a propósito de su nueva misión como integrante del grupo oficialista designado para dialogar con la Oposición, grupo variopinto que, gracias a la intervención del Santo Papa de Roma, busca que la paz y la concordia, el amor y la felicidad, reinen nuevamente entre  todos los venezolanos.

-Si te veo en la calle te caigo a coñazos…  te doy cuatro coñazos- le dijo el encargado chavista del diálogo al periodista. No te responderé nada.

-¿Por qué?-

-Porque deshonraste a mi familia con lo de las colas (de PDVSA). Con mi familia no te metas-, le reclamó luego de dos años del sonado caso de “la colita” que agarraron Jaua y su familia hasta Brasil en un avión de PDVSA -es decir, gratis-, llevando incluso a la niñera Yaneth Anza consigo. Y fue la detención de esa niñera en Brasil, por tenencia ilegal de armas (que iba en el maletín de Jaua y que el mandó a buscar), lo que hizo destapar aquel grave y vergonzoso asunto. Para entonces, Elías Jaua era ministro de Comunas y vicepresidente de Desarrollo Social.

-Yo le dije, cuenta Ñapita, que “como funcionario público usted debe someterse al escrutinio; ustedes usaron aviones de PDVSA y así lo recogen informes de la industria petrolera que publicó El Nacional en su Web…”.

Pero nada. El  diálogo periodista-funcionario culminó cuando Elías Jaua, públicamente, optó por la violencia:

-Si te veo en la calle te caigo a coñazos… te doy cuatro coñazos-, le dijo apuntándolo con el dedo, contabilizando su amenaza cerquita del podio donde suelen declarar los diputados, mientras los periodistas que escucharon la cosa se sorprendieron tanto que dejaron de escuchar a Henry Ramos Allup lanzando un discurso de los suyos.

Hernán me dice que suponía que Jaua aún anduviese molesto por el reportaje “Las colitas revolucionarias”, asunto que corroboró apenas le habló:

kninojaua__-Con una cara de arrechera, me señaló con el dedo y me ofreció caerme a coñazos en la calle. Yo me quedé tranquilo; más bien sorprendido, porque no esperaba esa reacción. Su voz era fuerte, de amenaza.

-¿Andaba con sus escoltas?-

-El, al igual que el resto de los diputados del PSUV, tienen escoltas, pero no estaban cerca… Como no pretendo ser la noticia no lo seguí y él se alejó para declarar a otros medios.

Dice Ñapita, que no es la primera vez que Jaua lo ataca y amenaza:

“La primera vez fue cuando escribí la crónica “Un Chávez iracundo”… me dijo que “si esta revolución fuera seria, te hubiese llevado al paredón de fusilamiento”.

Desde su cuenta de Twitter, @HLGNapita lleva dos días escribiéndole a Elías Jaua y nada que Jaua le responde. “Sr. @EliasJauaPSUV no le temo. Sólo ante Dios me inclino. Usted aún no le ha explicado al país por qué usó bienes del Estado para su familia… Lo responsabilizo de lo que le pase a mi familia y mi persona. A diferencia de usted no tengo armas, ni tribunales, ni recursos… reivindico mi profesión que denuncia el abuso de las autoridades, que no claudica ante el poder y escudriña al poder… Así como hago pública esta denuncia, espero que sea del conocimiento del @Pontifex_es si desea tener un “dialogante de paz” con ese talante… Agradezco a todos su solidaridad; no es tiempo de entrega. Mil bendiciones. Sr. “dialogante de paz” usted sabe dónde encontrarme.

Y asegura que su “diálogo” con Jaua sigue incompleto porque jamás, ni él ni ningún funcionario de PDVSA, han respondido a ninguna de las tres entregas publicadas sobre el caso: “El reportaje incluye un informe oficial de PDVSA sobre los vuelos, con ejemplos. Y jamás lo desmintieron porque teníamos eso como soporte”.

De hecho, El Nacional constató, basado en un informe oficial del Departamento de Aviación de Citgo, que “los viajes vacacionales realizados en 2009, en aviones de la petrolera, por el ex ministro de Energía Rafael Ramírez, el ex presidente de Citgo Alejandro Granado y el ex vicepresidente -hoy presidente- de PDVSA, Eulogio Del Pino,  así como la facilitación de aviones del Estado para apoyar una causa política extranjera (el retorno al poder del hondureño derrocado Manuel Zelaya), habría costado a la nación más de medio millón de dólares: $418.801 en los viajes familiares de Ramírez, Granado y Del Pino, y $134.421 en la causa zelayista”.

Pero sobre esto y algunas investigaciones adelantadas, incluso por la actual Contraloría en el año 2015, Elías Jaua no ha dialogado mucho. Si acaso se ha escudado en generalidades, tales como “el pueblo no puede dejar que lo desmoralicen como ha tratado siempre de hacer la derecha. Recordemos aquella conseja: ‘Los adecos roban pero dejan robar’. Ahorita la conseja que hay es: ‘Pidan bastante porque los de arriba se están llenando’. Si ese fuese el caso, que no lo es porque como nunca antes en la alta dirección política ha habido un criterio sobre este tema; bueno, el alto funcionario tiene que ser castigado, pero el pueblo no puede nunca justificarse en la corrupción de un alto o mediano funcionario, el pueblo tiene que combatir la corrupción”.

Quizás ya le tradujeron al enviado de El Vaticano lo que respondió uno de los  integrantes chavistas de la Comisión de Diálogo cuando un periodista le quiso entrevistar sobre su nuevo rol en la pacificación del país.

No quiero imaginarme a quiénes amenazará cuando le anuncien la fecha para elegir un nuevo presidente.