Quién tuvo la culpa en el misterioso error de los bonos de PDVSA

Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).- En lo ocurrido hubo dos entes que tuvieron que cometer el error. O PDVSA (el pagador de los intereses), o JP Morgan-Citibank (los distribuidores de los intereses). Estos últimos no tienen ningún incentivo para no haber hecho su trabajo a pesar de que Citibank está dejando las relaciones de custodia con PDVSA. Esto es así porque de no haberlo hecho correrían el riesgo de ser demandados  en tribunales internacionales, y de paso verían afectada su reputación como bancos de custodia.


Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).- El pasado lunes un comunicado del JP Morgan, uno de los responsables de la distribución de pagos de bonos de PDVSA, informaba que la empresa no honró los pagos de intereses de los bonos PDVSA 2021, PDVSA 9% 2021, PDVSA 6% 2024 y PDVSA 9,75% 2035 por un monto de 539 millones de dólares.

EULOGIO DEL PINO

En consecuencia, la corporación se acogería al llamado período de gracia, lo cual equivale a 30 días, tiempo en el que debería honrar los intereses sin que se activen las cláusulas de impago, o para usar el lenguaje técnico del mercado, se declaren los papeles en default.

Esta noticia fue rápidamente desmentida por PDVSA. El comunicado de prensa, sin embargo, admitía  que sólo el PDVSA 2035 había entrado en período de gracia. De allí en adelante se ha desatado toda una serie de especulaciones, declaraciones e hipótesis sobre qué fue lo que realmente paso.

Antes de comentar sobre estas especulaciones, es importante entender que estos períodos de gracia ocurren precisamente para brindarle 30 días a los emisores con el fin de corregir algún error operativo en los pagos, o si en efecto se trata de un default inminente, un período de inicio de conversaciones con los tenedores.

Como PDVSA es hoy una empresa de alto riesgo, con poca credibilidad entre los acreedores e inmersa en una serie de escándalos, este misterioso acontecimiento en el pago de los intereses es considerado de alta gravedad en los mercados financieros.

En lo ocurrido hubo dos entes que tuvieron que cometer el error. O PDVSA (el pagador de los intereses), o JP MorganCitibank (los distribuidores de los intereses). Estos últimos no tienen ningún incentivo para no haber hecho su trabajo a pesar de que Citibank está dejando las relaciones de custodia con PDVSA. Esto es así porque de no haberlo hecho correrían el riesgo de ser demandados en tribunales internacionales y de paso verían afectada su reputación como bancos de custodia.

Por lo tanto la equivocación hay que buscarla en PDVSA. ¿Fue a propósito? ¿Fue un error operativo?

La primera hipótesis se comenta en los mercados, y ello se debe a los cambios ejecutados hace poco en la Vicepresidencia de Finanzas. Entonces se especuló esta semana que de allí vino este enredo cuya motivación pretendía perjudicar la imagen de Eulogio Del Pino. No en vano este fin de semana comenzaron a correr de nuevo rumores de cambios en la presidencia de PDVSA.

La segunda hipótesis es la del error no voluntario, y es la que parece la más cercana a la verdad. ¿Por qué? Por los cambios en finanzas y la poca experiencia del personal que seguramente no entiende a cabalidad cómo funcionan estos temas de pagos de intereses, bancos custodios, etc.

Provocado o no, lo ocurrido la semana pasada es otra noticia negativa que se une a las otras tantas con las que lidia PDVSA, lo cual aumentará la desconfianza entre los inversionistas.

Sin embargo, lo que se debería estar discutiendo no es cuál hipótesis es la más lógica de lo ocurrido. Lo que hay debatir es que si PDVSA fuese una empresa que inspira confianza, que estuviese bien administrada y mantuviera gente profesional en sus filas, el hecho de tener un bono en período de gracia no debería afectar su imagen y confianza.