Implicaciones para Latinoamérica del nuevo Secretario de Estado

Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).-Rex Tillerson es un buen conocedor de la región. Con ExxonMobil ha logrado acuerdos recientes con Pemex en México. Fue el primer alto ejecutivo de una trasnacional que enfrentó a Hugo Chávez. Llevó a la ExxonMobil a Argentina y Brasil, y logró que ganara las concesiones de exploración y explotación  en las disputadas aguas de Guyana. Esa habilidad de llegar a acuerdos con gobiernos polémicos dice que este hombre del petrolero puede ser un buen diplomático.


Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).-Donald Trump no deja de sorprender al mundo con sus decisiones desde que es presidente electo de los Estados Unidos. Esta vez ha sido con la confirmación como Secretario de Estado de Rex Tillerson, un petrolero de toda la vida, presidente de la multinacional ExxonMobil.

Rex Tillerson.

Rex Tillerson.

Rex Tillerson nació en Texas, se educó en ese estado petrolero graduándose de Ingeniero en Producción de la Universidad de Texas, Austin, y luego, en 1975,  comenzó a trabajar en The Exxon Company, llegando  a su máximo nivel como CEO de la hoy llamada ExxonMobil con el apoyo de uno de los históricos y principales accionistas de la empresa, la familia Rockefeller, históricamente vinculada a Venezuela.

El nombramiento como Secretario de Estado, además de lo polémico por la falta de experiencia diplomática de Tillerson, ha desatado críticas por su estrecha relación con Rusia y Kurdistán. En ambos casos, Tillerson logró excelentes acuerdos para ExxonMobil. Igualmente, ha sido un constante defensor del libre mercado vía tratados como el TransPacífico, cuestión del que su nuevo jefe Donald Trump ha sido muy crítico.

Luego que dos políticos de carrera como Hillary Clinton y John Kerry ocuparan ese cargo en los últimos ocho años, qué se puede esperar de este nombramiento de Rex Tillerson para Latinoamérica.

Rex Tillerson es un buen conocedor de la región. Con ExxonMobil ha logrado acuerdos recientes con Pemex en México. Fue el primer alto ejecutivo de una trasnacional que enfrentó a Hugo Chávez. Llevó a la ExxonMobil a Argentina y Brasil, y logró que ganara las concesiones de exploración y explotación  en las disputadas aguas de Guyana. Esa habilidad de llegar a acuerdos con gobiernos polémicos dice que este hombre del petrolero puede ser un buen diplomático.

Venezuela tal vez sea el país que se vea más afectado por este nombramiento. La demanda aún pendiente de la ExxonMobil y la relación de esta compañía con Guyana nos lleva a concluir que Tillerson es un buen conocedor de la revolución bolivariana. Cuál será la política de Trump con Caracas está por verse, pero, así como Tillerson no es el más fanático hacia Venezuela, su amistad con Vladimir Putin podría influenciar en un acercamiento de Caracas con los Estados Unidos. 

Nicolás Maduro parece esperar algo de esto, pues hasta hoy no ha mencionado nada respecto a Donald Trump,  mientras sigue confrontando a Barack Obama quien ya tiene sus días contados en la Casa Blanca.

Para el resto de la región no parece haber muchos cambios, de hecho, para México puede ser una buena noticia dado que la última decisión gerencial de Tillerson en ExxonMobil fue hacer un joint venture con Pemex ganando dos licitaciones, por lo que tiene frescas esas relaciones con el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Tener un no diplomático como Canciller del país más importante en el mundo es algo novedoso queconduce a muchas interrogantes. En teoría Rex Tellerson es un conocedor de la región desde el punto de vista de negocios petroleros, en los cuales, por cierto, la política es clave. Por ello  puede conjeturarse que lleva un camino recorrido que le facilitaría la apertura de puertas con algunos gobiernos en la región a Donald Trump. Sin embargo, la postura de este con América Latina sigue siendo un misterio.