José Guerra: Nadie le va a prestar a Venezuela con una Ley de Presupuesto que no es legal (I)

Por Elvia Gómez @ElviaGomezR.- El diputado a la Asamblea Nacional por el Distrito Capital afirma que el Gobierno “está acéfalo en conducción económica” y que en el Parlamento el oficialismo sufre de la misma orfandad que en el Ejecutivo. El economista ubica el “pecado original” que provocó “esta inflación y este descalabro cambiario y monetario” en la reforma a la Ley del BCV que se hizo en 2005 y que creó el Fonden.


Por Elvia Gómez @ElviaGomezR.- José Guerra desarrolló su carrera como economista en el Banco Central de Venezuela (BCV). Ahora, como independiente electo en la plataforma de la MUD por la cuota de Primero Justicia, alerta que en 2017 se van a agudizar los problemas financieros del país porque el Presupuesto se aprobó de manera ilegal. Dice que la Oposición estaba dispuesta a aprobar la Ley de Presupuesto con unas premisas fundamentales que se le plantearon al oficialismo pero que fueron rechazadas. “Ni los organismos multilaterales ni ninguna banca de inversión le van a prestar a Venezuela los fondos suficientes”. 

jose-guerra

José Guerra, diputado.

-¿Se ganó el chavismo un puesto en los libros de economía por haber perfeccionado un modelo fracasado en el resto del mundo?

-No sé si se ganó un puesto, pero este período sí va a ser recordado como en el que se hicieron los mayores desastres financieros y macroeconómicos en Venezuela y también va a ostentar el triste récord de haber despilfarrado la mayor riqueza petrolera de nuestra historia para, en 18 años, dejar una pobreza superior a la que ellos encontraron en 1998, una hiperinflación y una economía que en 2016 es 20% de lo que fue en 2012. Eso es un récord mundial. 

-Le pregunto que si lo perfeccionaron porque los venezolanos están pagando para obtener dinero y el Gobierno gasta dinero fabricando billetes inútiles, ¿Eso había pasado en otros países?

-No, no había pasado. De los países llamados socialistas, tres de ellos sufrieron hiperinflaciones: Rusia, a comienzos del siglo XIX; China, cuando Mao y Nicaragua cuando Daniel Ortega, pero nunca escaseó el billete. Eso es hecho en Venezuela, pero eso es más bien por ineptitud, no por el modelo económico. El colmo es que un Banco Central que tiene una Casa de la Moneda no tenga dinero. También pasa porque Nelson Merentes es un tipo pusilánime, es un tipo al cual Maduro lo regaña y deja de actualizar el cono monetario. Eso hay que cargarlo en el activo de esta gestión como algo inédito e inexplicable. 

-En la calle uno ve el sufrimiento enorme de la gente, hasta los ancianos están padeciendo por conseguir alimentos o cobrar sus pensiones, ¿Cuál es el nivel de pobreza?

-La magnitud de la pobreza es muy grande y prácticamente no se ha salvado nadie. La clase media saltó rápidamente a la pobreza por la inflación, el ingreso ha caído tanto que la pobreza es transversal y no está enfocada en un solo grupo sino que permea a todo el conglomerado social. Estos niveles de pobreza no se habían visto en Venezuela. El mayor nivel fue en 1998 que era 45% o 50%, en 2016 estamos hablando de 70% de pobreza. Medida por donde se mida, por la línea de pobreza o por las necesidades básicas insatisfechas. 

-¿Qué la pobreza sea transversal hace más difícil sacar al país del foso?

-Para que los países salgan de la pobreza tiene que pasar una sola cosa: Que la economía crezca. Así aumenta el ingreso real de la gente, hay capacidad de compra y la gente traspasa ese umbral. Otra cosa es la desigualdad. Nosotros estamos en la parte primaria y no nos vamos a plantear en mucho tiempo el tema de la igualdad o desigualdad, porque estamos muy pobres. La condición primigenia es que la economía crezca y eso no se verá, probablemente, en 2017. 

-¿Si no se ven luces para el año próximo qué puede hacer el venezolano común para enfrentar eso?

-Cuando estas crisis le pegan a los países siempre hay unos que surfean la ola de la inflación. En Venezuela los únicos que están protegidos son aquellos que tienen activos reales, casa, vehículo, y moneda extranjera. El resto está empobrecido. No se pueden tener soluciones individuales a un problema global, esto no es manejo de finanzas personales. Una persona que gane 200 mil bolívares mensuales no tiene capacidad de ahorro, a menos que tenga una destreza y pueda elaborar un producto que pueda ir subiendo de precio conforme sube la inflación. 

-¿La opción es matar tigres? 

-Esa es una economía informalizada. El que mata tigres no tiene prestaciones sociales, seguro social ni contribuye a un fondo de jubilación. Si se enferma no cobra. Esa es una solución temporal, y menos mal que la hay, porque si hubiese una inflexibilidad laboral se quedan en la casa sin hacer nada. Matar tigres es típico de las inflaciones de los años ‘80. Uno hablaba con los argentinos y uruguayos y no podía creer que trabajaban en tres partes. 

-Pero en Venezuela hay menos oportunidades porque un turno de trabajo completo, el nocturno, está anulado por la inseguridad. 

-Sí, es verdad. Ese es otro tema que tiene un impacto en la economía porque son actividades que se dejan de hacer. Los restaurantes, recreación, bares, tascas, todo eso está en una situación de precariedad extrema porque la gente prefiere cuidar su vida antes que salir a divertirse. 

-La primera ley que aprobó la Asamblea Nacional fue la reforma de la Ley del BCV, ¿Qué expectativa tenía usted? ¿Pensó que el Gobierno iba a aceptar que la AN hiciera una reforma institucional paulatina?

Nelson Merentes,  presidente del Banco Central de Venezuela (BCV).

Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela (BCV).

 -Lo primero que hicimos nosotros fue darle énfasis a las leyes económicas y sociales con esa idea. Creímos que el Gobierno iba a entrar en razón y que podía aceptar esas leyes para el bien del país. El caso del BCV es claro, la reformaron el 30 de diciembre de 2015 sabiendo la composición de la Asamblea Nacional. Lo que hicieron fue blindarse jurídicamente para provocar esto que tenemos hoy. Esta inflación y este descalabro cambiario y monetario es heredera de esas reformas sucesivas que hicieron a la Ley del BCV. Nosotros nos creamos las expectativas de que podíamos cambiar las cosas. Yo no pensé que el Gobierno se iba a atrincherar tanto en su modelo ni iba a descartar cualquier tipo de sugerencia y, bueno, ahí tenemos los resultados. Esto que tenemos hoy es parte de lo que sembramos con la reforma de la Ley del BCV del año 2005, donde está el pecado original, la famosa reforma del 2005 que creó el Fonden (Fondo de Desarrollo Nacional). 

-La gente en la calle hace sus análisis económicos y con frecuencia yerran en las causas y los responsables, ¿Debería ser la Oposición más didáctica? 

-La materia económica es el tema fundamental del país ahorita, lo dicen todos los estudios de opinión. Los que somos de esta profesión tenemos la obligación de transmitir esto de la manera más didáctica porque la economía es una ciencia engorrosa y no es lineal. No siempre lo que uno prevé ocurre con exactitud, pero hay tendencias que en economía son casi infalibles. Si se tiene un exceso de demanda por un producto, escríbalo, el producto va a subir de precio. Si se tiene un control de precios, escríbalo, van a escasear los productos. Si hay control de cambio, va a aparecer el mercado negro. Esas son leyes. Nuestro reto es que la gente entienda que el problema no es solamente que hay unos malos administradores sino también que el modelo económico es malo. Esa es la parte medular. 

-¿La gente sí lo entiende? 

-Sí, en sus aspectos básicos. No tienen la elaboración para darle una explicación más racional al fenómeno porque este es un tema para los especialistas. 

-Pero hay cosas elementales que la gente debería comprender. El común desconoce, por ejemplo, el ciclo del dinero y la importancia de que PDVSA entregue al BCV los dólares que recibe. Son cosas claves para que los venezolanos capten la importancia de que la Asamblea Nacional controle la Ley de Presupuesto, ¿Qué esperaba usted poder hacer con el proyecto de Ley de 2017? 

-Yo me convencí de que el Gobierno no iba a hacer nada importante en materia de presupuesto cuando hablé con los diputados del PSUV y nos dijeron que ellos no estaban dispuestos a aceptar ninguna de las observaciones nuestras. 

-¿Eso fue cuándo? 

-Cuando ya se decía que no iban a presentar el presupuesto. Estaba llegando el 15 de octubre y yo hablé con varios de ellos y les dije que trajeran el presupuesto, que se lo íbamos a aprobar. Cuando vi que ellos no iban a tener ninguna disposición de enmendar los errores, me dije: Esto no va para ninguna parte, como efectivamente sucedió. Con el presupuesto de 2017 estamos metidos en un problema serio porque el Gobierno va a gastar con la figura de los créditos adicionales de una manera ilegal, y en materia de financiamiento internacional ahí puede haber un problema. Lo va a haber. Ni los organismos multilaterales ni ninguna banca de inversión le van a prestar a Venezuela los fondos suficientes porque saben que la Ley de Presupuesto no es legal. 

-¿Qué tanto puede agravar eso la situación de pobreza? 

-Pueden trancar los fondos internacionales de financiamiento. Si eso es así, las dificultades financieras se pueden agudizar el año que viene y obviamente le quita al Gobierno margen de maniobra para ejecutar el gasto y para realizar actividades de expansión del gasto y de ejecución de programas sociales.

 -¿Qué correctivos había pensado podían aplicarse antes de que se convenciera de la cerrazón del PSUV?

-Teníamos que poner un tipo de cambio realista. Les dijimos: Pongan el tipo de cambio a 150 bolívares, para que calculen los ingresos fiscales a esa tasa. Vamos a poner una tasa de inflación más realista, de 400% para que puedan recaudar los recursos y programar el gasto. Vamos a poner un ingreso petrolero igualmente realista, es decir, las premisas básicas del presupuesto: crecimiento, inflación, tasa de cambio y precio del petróleo. Ellos nunca comprendieron el problema. Estaban imbuidos en el voluntarismo y eso es gravísimo. 

-¿Si “nunca comprendieron el problema” es que no hay nadie en el Gobierno que sepa de economía? 

-Debe haberlo… 

-No está seguro. 

-Vamos a analizar los cargos en materia económica: El presidente del BCV (Nelson Merentes), no tiene ni nociones en materia monetaria. El Ministro de Finanzas (Rodolfo Medina) es un profesor de Estadística, yo no le veo competencia en la parte de finanzas públicas. El ministro de Industria y Comercio es Carlos Faría, nadie sabe qué hace, qué dice, no se le conoce nada escrito sobre el tema. En materia económica estamos en manos de unas personas que no saben qué hacer con el país. Uno no sabe quién es el jefe del Gabinete económico, el país está acéfalo en conducción económica. 

-En el caso de la bancada, ¿Qué piensa del diputado Ricardo Sanguino? 

-Sanguino ha sido diputado, él dice que es economista pero no es economista. Para mí no está a la altura de lo que el país requiere para un partido como el PSUV, que creo yo que se descuidó mucho en materia de formación de sus cuadros. Ellos no tienen un vocero en materia económica y financiera sólido. El PSUV tiene en la AN las mismas deficiencias que en el Gobierno: Un estado de orfandad absoluta. En la Comisión de Finanzas el PSUV no va a las sesiones, es realmente muy desagradable porque estamos hablando dos lenguajes absolutamente distintos.

-Usted presentó esta semana en la AN la propuesta del nuevo cono monetario, ¿Por qué es importante? 

-La estructura de monedas y billetes está desactualizado. La inflación ha sido del 12.200% desde el 2008 hasta noviembre de este año. Hay que hacer un nuevo cono monetario para ahorrarle a la gente la transabilidad y ahórrale al BCV los costos de emisión de billetes. Tener un billete de 100 bolívares que no vale nada pero que cuesta 10 céntimos de dólar imprimirlo es una estupidez, cuando se puede imprimir por los mismos 10 céntimos un billete de 10 mil bolívares. 

-¿En cuánto tiempo se hace? 

-El BCV lo puede resolver en días. Es actualizar las planchas, comprar el papel, los químicos, rediseñar los billetes y luego la actualización y dotación de los cajeros automáticos. 

¿Qué sentido tiene que Sanguino anunciara el martes un billete de 500 como el de mayor denominación? ¿Por qué el Gobierno es tan resistente a admitir que cosas tan evidentes como esa? 

-El de 500 sería el más bajo en la escala del cono monetario que presentamos. No hay nada que supere al universo más que la estupidez humana. A veces uno no tiene palabras para describir las cosas que pasan en Venezuela. Esta es una izquierda analfabeta, inculta, la izquierda más atrasada y retrógrada del mundo. No hay palabras para dimensionar en manos de quién está el país. 

-¿Qué me dice de la Oposición? ¿Qué opina del proceso de diálogo? 

-Nosotros obviamente estamos en un bache, esto nos ha hecho un daño enorme, cometimos el gran error de desmovilizar a la gente, pero creo que esta semana estaremos encontrando el camino con anuncios que se van a hacer para volver al rumbo que el país requiere. Si nosotros no lo hacemos, alguien lo va a hacer, porque el país como está no puede funcionar. Si ese espacio no lo ocupamos nosotros, lo va a ocupar alguien, inclusive cualquier aventurero. Eso no se puede predecir.