Ramos Allup admite que el error de la Oposición fue subestimar al régimen y propone más unidad

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Es hora de admitir errores y defender aciertos. Y eso fue precisamente lo que hizo hoy Henry Ramos Allup en una entrevista con Elvia Gómez: Reconocer que la Oposición subestimó al régimen. Pero no deja de defender lo que está a la vista, la recuperación del Parlamento. Ramos propone más unidad, puesto que según dijo, tratar de ver el futuro de Venezuela es mirar “hacia la oscuridad”. Y no se explica cómo es que con esta crisis, “no ha habido un reventón”. Por menos de lo que pasa hoy, en otros países la implosión hubiera sido inmediata.


Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- El diputado Henry Ramos Allup (AD) ofreció hoy en exclusiva para KonZapata una entrevista con Elvia Gómez. Ramos, pasando prácticamente a “diputado raso”, desnudó lo que a su juicio fueron los principales errores de la MUD en los últimos meses, luego de haber ganado las elecciones parlamentarias. Eso sí: No deja de defender los aciertos, porque la situación no está como para disparar a mansalva contra la MUD. Menos después de lo sucedido ayer en la última sesión ordinaria, cuya votación fue suspendida por la inasistencia de diputados de UNT y un diputado indígena. Propone más unidad. Admite, también, no saber lo que pueda pasar en el futuro. Pero para trabajar fueron electos (“guapear y cumplir nuestro deber”, apuntó). Y eso es lo que seguirán haciendo. Pase lo que pase. Detenerse sería un error. Uno más grave.

Henry Ramos Allup, Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Henry Ramos Allup, Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

A la MUD le ha costado mantener la estrategia política luego de la victoria electoral. Ramos aborda dos puntos trascendentales: El Revocatorio y las funciones de la Asamblea Nacional. Empecemos por el último punto. El de la arremetida del régimen contra todo aquello que, establecido en la Constitución, es potestad del Parlamento. ¿Cuál fue el error? Señala Ramos que “el error de cálculo estuvo en que el Gobierno se comportó mucho más allá de lo que todos imaginábamos. Formalmente el Gobierno respeta el resultado electoral del 6D, pero cuando se produjo la proclamación, empezó a desarrollar su estrategia para neutralizar a la Asamblea Nacional (…) nunca creíamos que iban a llegar a este punto en el caso concreto de la AN. No lo esperábamos, esa es la verdad”.

Es la reincidencia del error. Lo mismo sucedió con Hugo Chávez, ex presidente de la República. El “muchacho” les salió respondón. Y en cuanto a Nicolás Maduro, muchos juraron que no pasaba de “unos meses” en Miraflores. ¿Y qué pasó? Que también salió respondón, a pesar de la fractura interna en el oficialismo. Pero ellos se aferraron al Poder. Lo hemos venido señalando reiteradamente en KonZapata. Que la MUD parece unificarse en lo electoral únicamente, pero que en lo estratégico político incurren en errores fundamentales del método.  Solamente del método. Puesto que el objetivo es el mismo: Salir del régimen.

De allí la creencia errónea de que el régimen aceptaría cierta cohabitación que lo reduciría a respetar la independencia de la Asamblea Nacional. Ramos revela episodios de aquella entrega de Memoria y Cuenta en enero de 2016: “Aunque sabíamos que la coexistencia o la cohabitación iba a ser difícil, no creíamos que iban a llegar al desconocimiento de facto de un Poder recién electo. No teníamos esa sospecha porque el Gobierno había respetado otras elecciones (…) cuando el mensaje del Presidente a la AN hubo un estira y encoge, ellos temían un maltrato por parte nuestra. Les dimos todas las garantías: Que no estuvieran los medios de comunicación, Casa Militar prácticamente invadió la AN por tres días y llenaron eso de alcaldes, gobernadores e hinchas del Gobierno”.

Y allí es cuando entramos al segundo punto: El de la estrategia para salir de Maduro, que es cuando la MUD se empasteló. Dice Ramos que todos los partidos -casi todos menos Primero Justicia-, le apostaban a la salida vía Enmienda Constitucional, pero que “el Revocatorio se hizo viral”. En su día, explicó a sus pares de la MUD que había que considerar la posibilidad de que el RR fuera anulado. ¿Y qué pasó? Le respondieron que “si se filtraba que estábamos examinando esa eventualidad el RR se iba a debilitar”. De allí derivó la salida de las elecciones generales anticipadas, que fue “el método Zapatero”.

henryyPero ocurrió lo que todos ya conocen: Se quedaron sin Revocatorio, sin elecciones adelantadas y sin autonomía en el Parlamento. Por eso admite que mirar hacia el futuro de Venezuela es mirar “hacia la oscuridad”. Eso da una idea de lo que viene para el futuro. Por eso propone “retomar la agenda que habíamos diferido: Continuar en la AN con el ejercicio de nuestras facultades, determinar la responsabilidad política del Presidente y la solicitud de abandono del cargo”, aunque no deja de admitir que eso sería contradictorio, pero que, no obstante, “se puede encuadrar”. No trae “propuestas personales”, pero cree que una reorganización de la Oposición en función de los intereses de otros sectores, “sería incomprensible e inaceptable para la opinión pública cuando necesitamos estar más unirnos todos. A lo mejor desde el punto de vista meramente pragmático eso es lo que conviene para lograr más coherencia, pero eso no lo toleraría la gente”.

También hemos venido reseñando en KonZapata que en una entrevista con Elvia Gómez, el ex parlamentario Luis Manuel Esculpi expresó que era necesario tender puentes con la Fuerza Armada para una transición. Y el discurso de Ramos ha sido precisamente el de disparar fogonazos contra el Alto Mando Militar. Defendió su postura. Se apoya en encuestas que señalan a la institución castrense como una de las peor valoradas, y que “en cualquier confrontación”, deben tocarse los puntos débiles del adversario. Sin embargo, coincide con Esculpi en este pasaje sobre la transición:

-En todos esos regímenes transicionales coexisten los enclaves autoritarios, el paso de instituciones leales del antiguo régimen al nuevo, y con esos enclaves el nuevo Gobierno tiene que coexistir. Para que el nuevo gobierno mantenga su propia estabilidad tiene que calárselos, pisando tierra. Si hacemos elecciones vamos a tener a ese TSJ, a ese CNE, a esa Fiscalía y a esos gobernadores y alcaldes. ¿Qué hacer? ¿El Carmonazo? ¿Tirar un decreto y disolverlos o tratar de establecer un modus vivendi? Ese es un reto del próximo Gobierno.

El futuro es incierto; sin embargo, Ramos no cree que el Gobierno se atreva a suspender las elecciones del año 2018, puesto que “en la comunidad internacional no puede sobrevivir ningún Gobierno que no sea producto de las elecciones, por eso tuvo que calarse las elecciones parlamentarias”.