Cuál será el nuevo escalón del nuevo ministro Nelson Martínez

Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).-Este científico-gerente tiene además una particularidad según fuentes que lo conocen y fueron compañeros de trabajo: es un socialista creyente. En PDVSA siempre perteneció a los grupos de izquierda. La cercanía con Cilia Flores ayuda.


Cilia Flores,  primera dama.

Cilia Flores, primera dama.

Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).-Nelson Martínez, el hoy ex presidente de Citgo y nuevo ministro de Petróleo podría convertirse en pocos meses en Presidente de PDVSA como se especula en los sectores petroleros y financieros.

Martínez es un científico de profesión con estudios de Química en Francia, doctorado en Química en el Reino Unido y maestría de gerencia en el prestigioso MIT de Boston, así como cursos gerenciales en Harvard y la Universidad de Michigan. Con más de 30 años de experiencia en PDVSA fue producto de la criticada meritocracia de esa empresa, donde se destacó en la industria de refinación y catalizadores.

Este científico-gerente tiene además una particularidad según fuentes que lo conocen y fueron compañeros de trabajo: es un socialista creyente. En PDVSA siempre perteneció a los grupos de izquierda.

-En PDVSA como en toda Venezuela antes del chavismo había el grupo pro-adecos, el grupo pro-Copei y los izquierdosos, a pesar de todas las diferencias políticas naturales convivíamos sin problemas porque la excelencia gerencial era más importante. Nelson siempre fue del grupo de izquierdosos  -me comentó una fuente.

Esta inclinación política lo ayudó a conectarse con el chavismo con quien llegó  a posiciones altas en PDVSA.  Director Interno de Gerencia, Director Refinación Oriente, Director PDVSA América y Director PDVSA Argentina antes de que en Junio 2013 asumiera la Presidencia de Citgo.

Su cercanía a la primera dama, Cilia Flores, según las fuentes, ha ocasionado que su nombre esté desde el 2014 en las quinelas para la presidencia de PDVSA. KonZapata lo había adelantado en agosto del 2014. Entonces se daba como un hecho su designación. Era la época de la puja de poder con Rafael Ramírez, el congreso del PSUV, los rumores de venta de Citgo a Repsol. Pero al final Martínez se quedó en Houston y Eulogio del Pino fue el designado, significando el fin del reinado de Rafael Ramírez en la empresa.  

La cercanía de Nelson Martínez con la pareja presidencial siempre causó fricciones dentro de PSUV. Se piensa que al colocarlo como jefe máximo de PDVSA es una forma de Nicolás Maduro de tomar más poder. También su estancia como Director de PDVSA Argentina, y  sus vinculaciones con ex dueños de casas de bolsas víctimas del fin del dólar permuta, como sus asesores financieros en las emisiones de deuda de Citgo en el 2015, provocaban juicios en grupos chavistas críticos de la corrupción.

Nelson Martínez, Ministro de Petróleo y Minas.

Nelson Martínez, Ministro de Petróleo y Minas.

Sin embargo, el plan de Maduro parece estar cercano. En diciembre, fuentes en Houston y Londres daban por descontado la salida de Del Pino y la llegada finalmente de Nelson Martínez a PDVSA. Su experiencia gerencial y operativa va más con el puesto operativo de Presidente de PDVSA que del político de ministro de Petróleo, por lo que se espera que esto sea algo transitorio y en pocos meses asuma la Presidencia de PDVSA.

-Eulogio ya le cumplió a Maduro, logró conseguir recursos, refinanció la deuda y mejoró algunas unidades internamente. Es lo que comentan las fuentes.

De cumplirse estas conjeturas, hay dos conclusiones:

La primera es que llega una persona de confianza de la pareja presidencial al puesto de mayor poder económico del país, una persona que cumple la doble función de ser creyente del proceso y gerente de trayectoria además de manejar una buena red de contactos por su estadía de casi cuatro años en la capital petrolera mundial, Houston.

La segunda, es que la cabeza de Citgo está libre, este puesto siempre fue visto en PDVSA como la forma de enfriar o congelar a alguien. Así como Maduro enfrió a Rafael Ramírez enviándolo a Nueva York y a la ONU, hay que estar atento a quién designan en Houston. Quizás sea el próximo sacrificado del madurismo.