De los creadores de Mercal y Abastos Bicentenarios ahora llegan las tiendas CLAP

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- El pequeño detalle es que los tres son la misma cosa: una película repetida, fracasada y sin taquilla que ha dejado al público hambriento y a unos pocos uniformados engordando en kilos y cuentas bancarias. Quizás ya va siendo hora de que el presidente Nicolás Maduro adquiera su “Google Home” y le pregunte primero antes de hablar.


Por Elizabeth Fuentes @Fuenteseliz.- Probablemente el Presidente Nicolás Maduro aún no conozca- como tantas otras cosas-, la existencia de ese aparatico llamado Gloogle Home, un asistente de Google capaz de responderle a su dueño sobre cualquier tema. “Es tu propio Google, siempre dispuesto a ayudar”, dice la publicidad.

Nicolás Maduro, Presidente de la República.

Nicolás Maduro, Presidente de la República.

Tan capaces son semejantes adminículos tecnológicos, que ayer se enfrentaron dos de ellos a discutir entre sí y hasta chistes se dijeron. De hecho, “Mia”, como bautizaron a uno, le dijo a “Estragon”, el otro, que ella era un ser humano pero él respondió que no: “Tú eres una inteligencia artificial fabricada por humanos”. A lo que ella le aseguró: “Yo soy ambas cosas” y sobre el tema estuvieron conversando largo rato. En fin, todo un cuento digno de Phillip K. Dick que ya lleva millones de visitas en YouTube.

Entonces, mortificados en entender cómo funciona el gobierno, imaginamos que si el presidente Maduro hubiese tenido un Google Home como regalo de Navidad- y pongamos que lo bautizó “Hugo” por razones obvias- quizás el aparatico no le hubiese dejado aumentar el salario mínimo por quinta vez. Veamos:

Maduro: – Ok Google – siempre hay que decirle así para que aparato se active-, ¿Debo aumentar el salario mínimo?

Hugo: – No, porque eso haría que aumentara la inflación otra vez. Una de las causas más comunes del aumento en la inflación es el incremento de esta masa monetaria ya que al haber más circulante todos los precios suben. La inflación afecta también los costos de producción (aumenta el costo de materias primas y mano de obra o salarios) lo que se ve reflejado en un aumento de precios. Existe entonces una relación directa entre inflación y salarios; se puede decir que los salarios se ven afectados por la inflación y esta a su vez es causada por diferentes motivos como el incremento del circulante.

Maduro: – Ok Hugo. ¿Crees que debo crear tiendas estatales que ofrezcan productos baratos?

Hugo: – No porque ya fue creada La Misión Mercal S.A. uno de los programas sociales incentivados por el gobierno venezolano. Fue creada oficialmente en 2003 y está destinada al sector alimentario, dependiente del Ministerio de la Alimentación. El programa consiste en construir y dotar almacenes y supermercados con alimentos y otros productos de primera necesidad a bajos precios para que sean accesibles a la población más necesitada. Los alimentos están subvencionados y llegan a los estantes sin intermediarios, de manera que los precios ofrecidos suelen tener un descuento de entre el 30 y el 45 por ciento de los observados en las otras cadenas de distribución.

Maduro: – Pero es que Mercal no funcionó bien…

Hugo: – Mercal no funcionó bien porque la importación de alimentos la monopolizaron compañías que solicitaron millones de dólares a Cadivi para adquirirlos, pero los convirtieron en mansiones y aviones y carros de lujo…entonces quebró.

Maduro: – Ok. Hugo, ¿Cómo monto una gran red de tiendas que ofrezca productos baratos…

Hugo: – Eso ya existe. Se llama Abastos Bicentenarios y son más de 40 en toda el país. Su “Misión es garantizar el acceso oportuno y la disponibilidad suficiente y estable de alimentos, servicios y productos de calidad a precio justo, para dar cumplimiento a lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en materia de Soberanía y Seguridad Alimentaria”. Su Visión es “Ser referencia nacional e internacional como Empresa Socialista en la distribución equitativa de alimentos y productos, que contribuyan al buen vivir de la población, fundamentados en principios y valores de la Revolución Bolivariana con la participación de las comunidades organizadas”. Eso decían ustedes en el gobierno…

Maduro: – Pero es que vino la guerra económica y ahora tienen los estantes vacíos. Yo necesito una red de tiendas que ofrezca productos baratos a todo el país…

Hugo: – Te repito que eso ya existe y que se llama Abastos Bicentenarios y su “Misión es garantizar el acceso oportuno y la disponibilidad suficiente y estable de alimentos, servicios y productos de calidad a precio justo, para dar cumplimiento a lo establecido en la Constitución”, decían ustedes. El problema es que Abastos Bicentenarios tiene un déficit en el capital de trabajo de 3,4 millardos de bolívares al 31 de diciembre de 2015 y 687,6 millones de bolívares al cierre de 2014. Y han detenido a más de 50 personas que trabajaban allí por corrupción…Incluso usted dijo hace poco que “Abastos Bicentenarios se pudrió y… “.

Maduro: – Ok. Pero esta vez será distinto porque queremos vender también lavadoras y televisores y…

Hugo: – Eso ya existe también. Se llama “Mi casa bien equipada” y tiene como finalidad ayudar a las familias con sus precios justos y solidarios. En este programa social, creado por el Gobierno Bolivariano, se distribuyen televisores, neveras, lavadoras, aires acondicionados y cocinas con descuentos de hasta 60% y lo mejor de todo, es que se pueden optar por créditos a través de la banca pública, con el Banco de Venezuela por ejemplo, con distintas modalidades de pago para solicitar por estos productos.

Lamentablemente en lugar de tener su Google Home, el Presidente prefirió a sus interlocutores de siempre. De modo que la próxima vez que alguien le pregunte a su Google Home ¿que son las tiendas Clap?, probablemente responderá que es un sistema de tiendas “modernas, bonitas, avanzadas”, igualitas a Mercal y Abastos Bicentenario.

Y pensar que el Google Home solo le habría costado al país 127 dólares.