En Odebrecht desaparecía hasta la plata de los sobornos 

Por Redacción @konzapata.-  Hasta ahora, la fiscalía brasileña ha llegado a acuerdos con 37 países para la cooperación jurídica necesaria con el fin de determinar responsables y conseguir rescatar parte del dinero. En total, son  159 las solicitudes de cooperación que ha solicitado Brasil a  diversas autoridades extranjeras.  De Venezuela no hay noticias de que el Gobierno quiera cooperar.


Por Redacción @konzapata.- Hasta la “estructura profesional” armada al interior de la constructora brasileña Odebrecht para el pago de sobornos, según el Ministerio Público de Brasil, resultó ineficiente. En la empresa se produjo una fuga constante de recursos para sus ejecutivos proveniente del dinero destinado a los sobornos,  según el dato que  se filtró a los medios de comunicación  basado en la confesión de un empleado del HSBC quien aseguró que altos ejecutivos de la constructora abrieron cuentas en Suiza para depositar ese dinero.

Sérgio Moro, juez federal brasileño.

Sérgio Moro, juez federal brasileño.

Hasta ahora, la fiscalía brasileña ha llegado a acuerdos con 37 países para la cooperación jurídica necesaria con el fin de determinar responsables y conseguir rescatar parte del dinero. En total, son  159 las solicitudes de cooperación que ha solicitado Brasil a  diversas autoridades extranjeras.   Hasta el momento, el juez Sergio Moro y su personal han llegado a acuerdos con los EE.UU., Canadá, Panamá, República Dominicana, Guatemala y Uruguay. A estos se añaden Perú,  Andorra, Alemania, Dinamarca, Suiza, Suecia, Rusia, Macao, China, Singapur y Hong Kong.

Sobre Venezuela, país donde hubo la mayor cantidad de dinero repartido en sobornos- 98 millones de dólares a funcionarios gubernamentales e intermediarios con el fin de obtener y mantener  contratos de obras públicas- ,  no hay indicio alguno de que las actuales autoridades decidan colaborar porque se trataría de funcionaros afectos al gobierno chavista. 

Es probable que la lista de países colaboradores aumente este año, basados en los  acuerdos legales que han sido establecidos  sobre la base de  tratados y convenciones internacionales y los cuales permiten que  las autoridades de un determinado país exijan a las de otros países audiencias de personas (testigos) que están siendo investigados.

También pueden  compartir pruebas documentales, romper el secreto bancario, de teléfono y correo electrónico, así como  bloquear  bienes o valores e incluso,  pedir la detención y extradición de algún ciudadano involucrado en el delito que se investiga.