La danza de los millones y el despilfarro de los ingresos petroleros

Por Orlando Zamora.- En 18 años se han gestionado hasta ahora en dólares y bolívares el equivalente a  $2.295.986.000.000. La cifra quita el aliento. Pero observémosla como un Himalaya con pico Everest y todo de billetes de 100 dólares que unidos en hilera formarían, sin exagerar, una escalera nueve veces hasta la luna (con pruebas demostrativas para quien lo ponga en duda).


Hugo Chávez, ex presidente de Venezuela.

Hugo Chávez, ex presidente de Venezuela.

Por Orlando Zamora.- BCV en 18 años gestionó 390.000 millones de dólares. Este monto significó el 38% de las divisas de la Nación. Hay que anotar que al serle amputado el resto, anularon su rol de inversionista y le impidieron generar 50.000 millones de dólares adicionales, aproximadamente.

Aquellos 390 mil millones de dólares fueron empleados para cubrir importaciones, pago del servicio de la deuda nacional y alimento parcial de la gran fuga de divisas.

Pero el foco central del manejo del restante 62% de los dólares de todos los venezolanos, es decir, 665.000 millones de dólares, se concentró en las manos tanto del presidente de PDVSA  como de los ministros de Finanzas en funciones durante ese largo periodo. 

En PDVSA como en Finanzas, siguiendo instrucciones del presidente de la República, Hugo Chávez, (este esquema continuó vigente con los nuevos actores) se ejecutó la más grande movilización de recursos originados por petróleo. 

Min Finanzas alcanzó algo más a aquella misma cifra de dólares, gracias a una recaudación colosal, histórica, de bolívares provenientes de 23 tipos de impuestos diferentes y la cuadruplicación de la deuda consolidada previa, y de las ventas junto al BCV de 8.000 millones de dólares en oro, 3.200 millones de dólares en Derechos de Giros Especiales y de allí que se redujeran las reservas internacionales a su mínimo en 22 años. 

PDVSA vendió cinco refinerías por más 6.000 millones de dólares.

En 18 años se han gestionado hasta ahora en dólares y bolívares el equivalente a $2.295.986.000.000. La cifra quita el aliento. Pero observémosla como un Himalaya con pico Everest y todo de billetes de 100 dólares que unidos en hilera formarían, sin exagerar, una escalera nueve veces hasta la luna (con pruebas demostrativas para quien lo ponga en duda).

Nicolás Maduro, Presidente de la República.

Nicolás Maduro, Presidente de la República.

¿Y a dónde fue a parar esa montaña de dinero?

Por un lado, 187.000 millones de dólares se canalizaron a través del Fonden, el cual erogó más en gasto militar y corriente (desconocido en esencia) que en la infraestructura esperada. Pero el régimen incluye esta cifra dentro del llamado “gasto social”. También manejó 200.000 millones de bolívares “realengos” del Presupuesto 2015.

El Fonden es la empresa de fachada más grande del mundo. Sólo tiene una junta directiva que incluye tres ministros, sin escritorios ni personal relevante para los recursos que gestiona. Y se montó en otro presupuesto paralelo anticonstitucional manejado a total discrecionalidad. El Fonden publica un engañoso balance en bolívares con un supuesto capital de 130.000 millones de bolívares y ganancias promedio anuales de 2.000 millones de dólares.

Entre los fracasos conocidos del Fonden están Petrocasa, la fábrica de tractores, el Caaez, TVES.

Debilitar las reservas del BCV fue su gran logro.

A parte del Fonden se habilitaron otros 17 fondos (todos agotados hoy día) al servicio del fallecido Presidente.

Los mayores fueron el Miranda que según informe anual de PDVSA de 2014 devoró 19.894 millones de dólares.

El Fondo Simón Bolívar con 4.010 millones de dólares.

Fondespa con 4.229 millones de dólares. Este, a decir de Chávez, “coloca recursos petroleros para construir un modelo económico que deje atrás situaciones de desigualdad sin precedentes”. Sin embargo, Fondespa “financió varias obras inacabadas” como las autopistas de Píritu, 52 millones de dólares, y de Cumaná, 58 millones de dólares; ferrocarril por 80 millones de dólares; Transbarca por 50 millones de dólares; Caeez por 87 millones de dólares; obras para el Río Guaire por 60 millones de dólares; La Vueltosa, 34 millones de dólares; y  VIVE TV por 19 millones de dólares.

También se desarrollaron otros fondos para manejar los ingresos de notarías o dividendos del Banco de Venezuela (comprado al Banco Santander en 1.050 millones de dólares). Entre estos nuevos fondos aparece el Renot que funcionó captando dividendos de varias empresas públicas.

El Bandes merece una atención especial ya que fue la mayor locura tanto de los chinos como de Chávez, por el volumen de liquidez en divisas y especies materiales manejadas a muy corto plazo y su volátil destino. Veamos algunos detalles:

Rafael Ramírez, embajador de Venezuela ante la ONU y ex presidente de PDVSA.

Rafael Ramírez, embajador de Venezuela ante la ONU y ex presidente de PDVSA.

Fundó con 20 millones de dólares el Bandes Uruguay.

Cedió  5 millones de dólares a fábricas de caucho y vidrios de Uruguay.

Entrega a Sancor de Argentina 135 millones de dólares a cambio de leche hasta el año 2021 (¿?).

Invierte en Bolivia entre 2007-2011 la cantidad de 272 millones de dólares en comunidades indígenas.

Cuba recibe del Bandes las líneas de créditos que se montaron en 1.193 millones de dólares.

El Bandes colocó grandes montos de divisas tanto dentro como fuera del país sin planes estratégicos.

Se calculan en más de  65.000 millones de dólares dilapidados por el fondo chino.

Como la mitad de los pagos de China se realiza con entrega de bienes, se recibieron para la demagogia electoral, buses, taxis, camionetas para ministerios, morrales, semáforos, postes, bombillos, teléfonos, etc.