La MUD debe convertir 2017 en el año del voto

Pedro Pablo Peñaloza (@pppenaloza).-La oposición debe aterrizar y exigir ya a la señora Lucena el cronograma y la fecha exacta de las elecciones regionales. Que el tiempo perdido en 2016 sirva para aprender que a veces cuando rechazas el salchichón, te dan mortadela.


Pedro Pablo Peñaloza.

Pedro Pablo Peñaloza.

Pedro Pablo Peñaloza (@pppenaloza).-En China será el año del Gallo. Y en Venezuela, debería ser el del Voto. Pero no será fácil. Lo reconoció el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges. “Es una decisión tomada por Nicolás Maduro que en Venezuela no haya elecciones nunca más”. No basta con la denuncia. A esta hora todos los partidos de la oposición enfrentan la amenaza de la ilegalización y la tarjeta de la MUD –la más votada en la historia del país- corre el riesgo de ser fulminada por un fallo judicial. Lo único que garantiza la celebración de los comicios regionales este año es la palabra de la jefa del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena. Dramático. La posición del chavismo es conocida. Borges la resumió a la perfección en su discurso de investidura. Ahora, falta por precisar qué es lo que piensa hacer la oposición para evitar el desastre. Pequeño detalle.

El gobernador Henrique Capriles Radonski lo repite constantemente. “No defendimos el revocatorio bien”. Mucho menos las regionales. En ese momento se entendía. Claro, para qué perder el tiempo compitiendo por la gobernación de Delta Amacuro, si el objetivo es la Presidencia de la República. Al final, ni lo uno ni lo otro. Así terminó 2016. Así comienza 2017. Mientras se ponen de acuerdo, voceros de la oposición lanzan a la calle la tesis del adelanto de elecciones presidenciales. Perfecto. ¿Se “defenderá” mejor esta propuesta?¿La Unidad tiene la fuerza y la capacidad de movilización suficientes para imponer una salida que rechaza el Gobierno? ¿Su liderazgo está dispuesto a escalar el conflicto? Estas preguntas se hicieron el año pasado. Aún duelen las respuestas.

Tibisay Lucena, Presidenta del CNE.

Tibisay Lucena, Presidenta del CNE.

El antiguo recaudador prepara el terreno para extender la ñapa. “Ojalá que no sean seis meses de gobierno sino más, porque necesitamos ordenar”, desliza el gobernador del Táchira José Gregorio Vielma Mora en una entrevista en el diario La Nación. En Aragua, Tareck El Aissami le deja el despacho a una señora por quien nadie votó y que, además, resultó derrotada en los comicios legislativos. Esto va en serio. La Unidad habla de la importancia del voto, pero llegó la hora ponerle a ese reclamo nombre y apellido: elecciones regionales. Exigirle a la señora Tibisay Lucena el cronograma y la fecha exacta de los comicios. Activar el proceso de las primarias y organizar a sus bases. En conclusión, aterrizar el discurso.

Un dirigente opositor despreciaba en 2016 las elecciones estadales advirtiendo que el pueblo no respaldaría la “teoría del salchichón”. Nadie quería cortar el poder chavista en rodajas, sino comerse la pieza entera. Luego, al revocatorio le dieron mortadela. Ya no hay (más) tiempo que perder. La Unidad tiene que definir su agenda y cantarla claro. Como un gallo chino.