Nicolás Maduro arranca 2017 sin plan económico

Por Pedro Benítez. @PedroBenitezF.- Comienza el 2017 con la economía enemergencia nacional, pero ante eso Nicolás Maduro no tiene ningún un plan de acción. Eso es algo que aparentemente no le quita el sueño. Hasta ahora que el país se hunda le ha funcionado.


Nelson Merentes,  presidente del Banco Central de Venezuela (BCV).

Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela (BCV).

Por Pedro Benítez. @PedroBenitezF.- Resultaría paradójico que Nelson Merentes termine siendo el chivo expiatorio del desastre provocado en diciembre por Nicolás Maduro en su fallido intento por retirar de circulación el billete de 100 bolívares.  Después de todo fue el presidente del BCV el que con cierta antelación propuso ampliar el cono monetario, propuesta que el presidente  Nicolás Maduro en su momento no atendió.

Cuando Maduro anunció el retiro del billete, lo hizo de tal forma que se hiciera evidente que estaba madrugando a la máxima autoridad monetaria del país. Merentes, en su condición de presidente del BCV ni protestó. Ni siquiera amenazó con renunciar por una cuestión de respeto propio. Su actitud es de sumisión y resignación, pero en la de Maduro uno podría descubrir cierta pequeña venganza.

En septiembre de 2013, Merentes fue el primer alto funcionario chavista que admitió públicamente que “a este gobierno aún le falta tener éxito en lo económico”. Entonces planteó las mismas soluciones que hoy nos repiten; facilitarle las cosas al sector privado, producir lo que consume el venezolano, etc, etc, etc. E incluso la posibilidad de “Ir a un Estado exportador”.

Obviamente aquel mensaje no le gustó para nada a Maduro y desde entonces Merentes pasó al plano de la irrelevancia absoluta. Pero ni así buscaron reemplazarlo en el cargo.

La recapitulación de esta historia revela la absoluta indiferencia que Nicolás Maduro tiene por el tema. Repite frases que ni él se cree.

La economía ha pasado de una grave crisis al nivel de emergencia nacional, pero él no tiene la más mínima intención de cambiar su actitud ante el problema. ¿Por qué? Porque personalmente no le afecta; van cuatro años y hasta ahora no ha tenido que pagar ningún costo político. Desde su punto de vista él ha tenido la razón y no gente como Merentes.

La prensa presidencial insiste que cerró el año 2016 con éxito, “en beneficio del pueblo, al mantener la estabilidad política, económica y social”.

La ignorancia y la soberbia son una mala mezcla.