Nicolás Maduro está listo para aumentar la dosis del Plan de la Patria

Por Redacción @konzapata.- 2016 terminó sin cambios sustanciales en las líneas de dirección del país, lo que hace pensar que el nuevo año avanzará con el mismo cuadro de tensión política, un profundo deterioro de la calidad de vida de los venezolanos y la perspectiva de que la crisis económica se profundizará.


Por Redacción @konzapata.- “El plan de la Campaña Carabobo, que ha planteado el presidente Nicolás Maduro, tiene que ver con una contraofensiva para generar todo el proceso de reversión de los embates que ha significado la guerra económica contra nuestro país y garantizar la plena protección de nuestro pueblo”, explicó el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, a quien -por su cargo- debería corresponderle la preparación del programa bianual para la nación.

Ricardo Menéndez,  vicepresidente de Planificación.

Ricardo Menéndez, vicepresidente de Planificación.

Sin embargo, Menéndez no pudo ofrecer mayores detalles al respecto, salvo indicar que “no se trata de otro plan más”, algo que sería fácil de pensar tomando en cuenta que el chavismo gobierna el país desde 1999. Afirmó que este ‘Campaña de Carabobo’ “es un plan especial de fuego concentrado del Plan de la Patria”.

Visto así, se trataría de la radicalización de los contenidos del Plan de la Patria 2013-2019 originalmente diseñados por Hugo Chávez, y luego remozados por Nicolás Maduro, cuyos objetivos principales es avanzar en el modelo productivo socialista, controlar y priorizar la asignación de divisas, perfeccionar el sistema de control y fijación de precios justos, aumentar el control impositivo y elevar la recaudación de impuestos, y aumentar la participación del pueblo.

Es decir, más de lo que ha hecho Maduro desde su llegada al Palacio de Miraflores, pero con más intensidad en un escenario económico más deteriorado, con menos ingresos y con un sector productivo desmantelado.

Los cinco puntos clave del Plan de la Patria incluyen desde defender, expandir y consolidar la Independencia Nacional hasta contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.

Aunque muchos desestiman estos lineamientos, sobre la base de este Plan se han ejecutado decisiones que han cambiado la dinámica del país. Por ejemplo, todo 2016 transcurrió bajo un estado de excepción y de emergencia económica, que le reservó a Maduro amplias potestades para actuar y acentuar la crisis institucional, a la par de cercar al sector privado con la Gran Misión Abastecimiento Seguro.

Uno de los objetivos del Plan de la Patria 2013-2019 busca “adecuar el aparato económico productivo, la infraestructura y los servicios del Estado incrementando la capacidad de respuesta a las necesidades del pueblo ante posibles estados de excepción en el marco de la Defensa Integral de la Nación”, la excusa ante la llamada “guerra económica”.

Dentro de la emergencia económica también fueron creados este año los Consejos Productivos de Trabajadores, que son una extensión del Gobierno dentro de las empresas para su control, algo que también estaba entre los objetivos del plan matriz: “impulsar la conformación de Consejos de Trabajadores y Trabajadoras en las unidades productivas, en el marco de la consolidación y fortalecimiento de la democracia participativa y protagónica”.

Desde 2013 a la fecha el país ha sufrido un fuerte deterioro, acumulando en ese período una caída del Producto Interno Bruto de alrededor de 20%, con una inflación en escalada que ha pasado de 68,5% anual a más de 500% al año, con la industria operando a 40% de su capacidad instalada, con niveles críticos de escasez de productos básicos, con pérdida de la capacidad de extraer y procesar petróleo, con la informalización acentuada del empleo y con 80% de la población viviendo en la pobreza. Para muchos estos resultados son fruto de la improvisación, pero bien podrían responder a “un plan”.

No hay que olvidar que uno de los fines estratégicos del Plan de la Patria 2013-2019 es “continuar construyendo el Socialismo Bolivariano del siglo XXI en Venezuela, como alternativa al modelo salvaje del capitalismo y con ello asegurar la mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad, para nuestro pueblo”.

Según Menéndez, el plan 2017-2018 es “el plan bianual del Plan de la Patria”, el cual se realizará a través de una agenda específica para enfatizar los objetivos centrales que se han formulado, sobre lo cual tampoco aportó mayores detalles. Sólo agregó que ya tienen un esquema de trabajo que permitirá el seguimiento por cuatrimestre de cada uno de los proyectos en tiempo y espacio para tener la eficiencia de los próximos dos años con el desarrollo de los objetivos planteados.

En todo caso, afirma el ministro, hay que “ver el 2017 como el año de la inflexión desde el punto de vista de la economía y del crecimiento de nuestro país”.