¿De dónde sacó millones de dólares el chavista Max Arvelaiz para producir filmes en Hollywood?

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- Max Arvelaiz, el joven asesor comunicacional de Hugo Chávez, el consentido de Ignacio Ramonet, y dos veces embajador de Venezuela en Brasil y Estados Unidos, hoy se pasea en la alfombra roja como productor de cine. Sólo el filme Snowden, de Oliver Stone, costó 40 millones de dólares.


Elizabeth Fuentes.

Elizabeth Fuentes.

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- La limpieza del pasado político de Max Arvelaiz ha sido  tan quirúrgica, que debe haber pagado muy bien para que cualquier búsqueda de su nombre en Google sólo remita inicialmente a su nueva personalidad, la de Productor Ejecutivo en Hollywood. Porque resulta que el consentido de Hugo Chávez, el amigo de Ignacio Ramonet, el embajador de Maduro, ahora es un productor que va impecablemente vestido a los festivales de cine, que usa lentes con montura vintage y se pasea por la alfombra roja con la misma caradura que mostró la ex diputada Iroshima Bravo cuando trató de montar un Spa en Miami. Aunque ella, al menos, tuvo la delicadeza de cambiarse el nombre. Maximilien Arvelaiz, sólo se lo recortó.

Después de contribuir con Snowden, que costó 40 millones y fue un fracaso en taquilla -apenas recaudó 21 millones en Estados Unidos y otros 12 en el resto del mundo-, Arvelaiz también ha puesto su dinero en los filmes Tombstone Rashomon, un western filmado en el desierto de Arizona y, para este año, se espera el estreno de Going Places, otro filme producido por Arvelaiz y donde nada menos que John Turturro es el protagonista.

Eso sí: En todos los portales dedicados a la industria cinematográfica, no aparece ni una foto del funcionario chavista. Incluso al momento de escudriñar sobre su nacionalidad, algunas publican “indefinida”.

Lo cierto es que con el caso de Maximilien Arvelaiz (a) Max Arvelaiz, surgen varias preguntas y cientos de reflexiones obvias:

1) Para principios de 2016, Max Arvelaiz todavía era Encargado de Negocios de la embajada del gobierno de Venezuela en Washington. Y ocurre que desde 2015, ya Oliver Stone había comenzado la filmación de Snowden. Incluso, llegó a quejarse porque no conseguía el dinero para producir la película ya que “ningún estudio cinematográfico me apoyó”, y porque las empresas extranjeras que tenían vínculos con Estados Unidos no estaban en condiciones de colaborar. Finalmente, dijo Stone, la ayuda vino desde Francia y Alemania. Los contratos, reveló, fueron firmados ocho días antes del inicio de la producción. Y aquí viene la primera pregunta incómoda: ¿Fue Arvelaiz productor ejecutivo de Snowden mientras fungía como Encargado de Negocios del gobierno de Venezuela? Porque, de acuerdo a la definición de la tarea, un Productor Ejecutivo “es un representante en el set del estudio que financia la película. Se encarga principalmente de cuestiones financieras entre la producción y el estudio”. También es un título que se le otorga a inversionistas importantes, aunque no hayan participado activamente en la realización… la diferencia entre el crédito de “Productor Ejecutivo” y el de “Inversionista”, es que no existe el crédito de “Inversionista”.

Max Arvelaiz (a la izquierda) con Oliver Stone en el Festival de Cine de Roma.

Max Arvelaiz (a la izquierda) con Oliver Stone en el Festival de Cine de Roma.

Pregunta 2) ¿Si Arvelaiz actuó solamente como inversionista, sin descuidar sus asuntos en la embajada, de dónde sacó ese dinero? ¿El dinero provenía de su cuenta personal o fue otro regalo del gobierno de Venezuela a Oliver Stone? Valga recordar que la cifra de la producción llegó hasta los 40 millones de dólares. ¿Cuánto puso entonces Arvelaiz, que tan felizmente se retrata al lado de Oliver Stone en los festivales de cine de Roma y Zurich, en las alfombras rojas, con traje de firma y bufanda, mientras en las leyendas de las fotos lo definen como “el productor” Max Arvelaiz?

Pregunta 3) De dónde saca semejante cantidad de dinero un joven de 43 años, quien hasta ahora se había desempeñado como asesor comunicacional de Hugo Chávez y luego como embajador en Brasil y EE.UU.? ¿A cuánto asciende lo que “produjo” para las otras dos películas?

Pregunta 4) Entre agosto de 2007 y enero de 2008, Arvelaiz fue Ministro Consejero de la Misión de Venezuela en Brasil y luego, el 2010, fue nombrado Embajador en Brasil hasta el 2014, años en que los negocios entre Odebrecht y el Gobierno venezolano continuaron viento en popa y, como es sabido, se llegó al extremo de que la empresa financió con 35 millones la última campaña presidencial de Chávez, en 2012. Como reveló un alto cargo de Odebretch, las coimas y sobornos para Venezuela sumaron la bicoca de 98 millones de dólares. Entonces ¿Supo algo de eso Max Arvelaiz?

Lo cierto es que acabamos de descubrir a otro Clark Kent del chavismo, que se pone su flux y sus lentes vintage para hacer de productor adinerado, pero cuando se abre la camisa aparece la franela roja con los ojos de Hugo Chávez, mientras  responde a la prensa con su acento francés, que “Nicolás Maduro lo está haciendo muy bien en la conducción de la economía, que los empresarios y la derecha sabotean la economía y que Maduro no es responsable de los precios del petróleo… Maduro es una persona muy pragmática. Estoy seguro que hará lo que sea para que el pueblo no se vea afectado en todo lo que ha ganado con la revolución”, como le aseguró a El Nuevo Herald.

Quizás sería muy buena idea que, como hicieron Carlos Azpúrua y Román Chalbaud durante los gobiernos democráticos, el productor chavista financiara un filme donde los niños se mueren de hambre o difteria, los malandros secuestran al hijo de un deportista y lo asesinan, un país completo adelgaza por falta de alimentos, mientras los malos de la película, los narcotraficantes y los corruptos se dan la gran vida recorriendo el mundo con sus avionetas propias y sus mansiones en Brickell y París. Aunque allí sí tendría que buscarse a Bruce Willis o Arnold Schwarzenegger para que remataran ese drama como suelen hacerlo, lo que elevaría muchísimo los costos de producción. Pero seguro, esa película sí tendrá tremenda taquilla.