El favor de Trump a las petroleras de EE.UU. puede ayudar al gobierno de Maduro

Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).- ¿Se acabará la transparencia en el mundo petrolero? Hay interrogantes. Una iniciativa del gobierno de Trump ubica el riesgo, y la paradoja es que puede ayudar a la administración Maduro, cuya transparencia de por sí ya está cuestionada.


Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump continúa dictando decretos diarios, algunos por vía directa mientras que otros pasan por el Congreso. Esta semana el Senado aprobó el decreto que elimina una ley de transparencia  creada por la Administración Obama; ley que obligaba a todas las empresas de gas, petróleo o minas a declarar a la SEC (órgano regulatorio de valores) todo pago o acuerdo monetario que hicieran con gobiernos o empresas estatales.

La ley conocida como Cardin-Lugar exigía a empresas que cotizaran públicamente informar, declarar y explicar si incurrían en pagos a gobiernos foráneos con el fin de obtener licencias de exploración, explotación u otras. Empresas como Chevron y ExxonMobil serán beneficiadas ya que tendrán total libertad de negociar con gobiernos extranjeros. Bajo la excusa de disminuir las regulaciones para impulsar la economía, esta decisión podría incrementar la corrupción en el mundo petrolero mundial donde países como Rusia, Venezuela, Angola, Nigeria, México, Brasil y otros de África son constantemente cuestionados por la poca transparencia.

Esta iniciativa se puede interpretar como un gran favor de la nueva administración a las multinacionales del petróleo y despierta muchas interrogantes ya que, como se sabe, el secretario de Estado Rex Tillerson, fue hasta hace poco el CEO de ExxonMobil, empresa muy cuestionada por sus negocios en Rusia.

Desde el punto de vista de Venezuela, esto irónicamente puede ser beneficioso para el gobierno de Nicolás Maduro, dado que las empresas norteamericanas se sentirán más cómodas para negociar con PDVSA y el gobierno de Caracas. Chevron sería la mayor beneficiada. La firma, que no ha dejado de invertir durante la era chavista, ahora cuenta con menos regulaciones de cumplimiento ante los Estados Unidos sobre pagos de licencias, inversiones y todo lo que se refiere a flujo de dinero en Venezuela. Schlumberger, Halliburton, entre otras operadoras de servicios petroleros también se verán beneficiadas.

En el campo de la minería el gobierno de Maduro también puede ser beneficiado, pues abre el escenario para otorgar licencias de exploración y explotación del llamado Arco Minero. Este favor a las multinacionales petroleras indirectamente le brinda a Maduro una oportunidad de ejecutar una apertura petrolera y minera en la que participen empresas norteamericanas.