El Gobierno reacciona ante el caso de Tareck El Aissami

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- La canciller de la República, Delcy Rodríguez, ya tiene su propia teoría para analizar lo del caso de Tareck El Aissami: Se trata de una agresión “al suelo patrio”, que busca “oxigenar” a la Oposición, mancillando el honor de un “prominente criminólogo”. Otra vez la planta insolente del extranjero, es la traducción del discurso de Rodríguez.


Delcy Rodríguez, ministra de Relaciones Exteriores  de Venezuela.

Delcy Rodríguez, ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela.

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Según la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC), el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, “juega un papel importante en el tráfico internacional de narcóticos”, facilitando “el envío de grandes cargamentos de drogas (…) recibiendo dinero por facilitar el transporte de narcóticos propiedad del narcotraficante venezolano Walid Makled (…) también está vinculado a la coordinación de narcóticos al violento cartel mexicano Los Zetas, así como la protección del capo narcotraficante colombiano Daniel Barrera y del narcotraficante venezolano Hermágoras González Polanco”.

Los señalamientos, al parecer, estremecieron al poder chavista. No es lo mismo Rafael Ramírez que El Aissami. Ni siquiera es igual que los sobrinos de Cilia Flores. A Ramírez y a los sobrinos de la pareja presidencial los defendieron en su debido momento pero después de un largo silencio. Incluso, dieron la cara por ellos los diputados chavistas en la Asamblea Nacional, cuando nunca acostumbran a debatir casos sensibles para el régimen. Y lo de Ramírez terminó con una ardorosa defensa del mismísimo Tribunal Supremo de Justicia, Diosdado Cabello, y Nicolás Maduro.

Pero con El Aissami reaccionaron velozmente. Tan veloces, que la canciller Delcy Rodríguez acaba de emitir un comunicado oficial con la postura del régimen sobre lo señalado por la OFAC. El discurso de Rodríguez era más evidente. Las frases eran previsibles. Una vieja tonada:

-Es una agresión al suelo patrio (sic) que busca oxigenar a la Oposición venezolana (…) afectando la reputación de un prominente criminólogo (sic) que ha defendido la soberanía de Venezuela.

La traducción del discurso de Delcy Rodríguez es para principiantes. Apeló al desgastado y manoseado discurso de Cipriano Castro. O sea, “otra vez la planta insolente del extranjero…”. Y se van a encasillar en el tema de la soberanía. Porque esto no es contra El Aissami. Es contra “la soberanía”.

Aprovechando que ayer el diputado Héctor Rodríguez, jefe de la fracción parlamentaria del PSUV, ofreció una rueda de prensa para decir que en el partido de gobierno no iban a tolerar un acto de corrupción, y siendo El Aissami un intachable y “prominente” criminólogo, lo más razonable y coherente es que participen en el debate que en el Parlamento planifican para darle tratamiento al tema. Y permitir que se abran las averiguaciones pertinentes. De ese modo le confirmarán al país lo que ya dijeron, que El Aissami es un “prominente criminólogo” que está siendo víctima de una “agresión imperial”, solamente por ser funcionario del régimen chavista. ¿O no se atreven?