El ministro Reverol ofrece una respuesta contundente ante la violencia: Yo no fui

Por Pedro Pablo Peñaloza (@pppenaloza).- El ministro de Relaciones Interiores confirma lo evidente. El Gobierno no asume como un problema propio el flagelo de la inseguridad. En la revolución humanista, los muertos no tienen dolientes.


Pedro Pablo Peñaloza.

Pedro Pablo Peñaloza.

Por Pedro Pablo Peñaloza (@pppenaloza).- El ministro de Relaciones Interiores, Néstor Luis Reverol Torres, ha llegado a la conclusión de que la culpa de la violencia criminal es como el territorio Esequibo. Es mía, es tuya, es nuestra. “El problema de la inseguridad no es del presidente Nicolás Maduro Moros, ni es mío, es de todos los venezolanos y venezolanas, hay un principio de corresponsabilidad constitucional”, argumenta el mayor general. Al ser de todos, obviamente no es de nadie.

El Gobierno socializa las cargas y diluye su responsabilidad en la masa. Ya lo había advertido Edwin Rojas, quien acaba de asumir la gobernación del estado Sucre sin necesidad de elecciones. “Cuando ves a un niño de 12, 13 años delinquiendo, allí no ha fallado una policía ni un juez, ha fallado una familia, un padre, una madre”, afirma Rojas, viceministro de Política Interior durante la gestión de Tareck El Aissami al frente del despacho de Relaciones Interiores. No es falta de políticas públicas, sino de un par de correazos.

Reverol Torres demuestra que su antecesor, el mayor general Gustavo González López, tiene razón. El impacto de las estadísticas sobre la criminalidad varía según el “modelo de expresión matemático aritmético” que se utilice para analizar el fenómeno. El ministro señaló que los ingresos a la Morgue de Bello Monte en enero fueron 502 y no 504, como registró El Nacional en el titular que lo encolerizó. El balance gubernamental arroja que 235 serían homicidios. De acuerdo con la fórmula Reverol Torres, la revolución no tiene nada que ver con el 52% de esos casos y con el restante 48% tampoco. La cuenta (del) oficial precisa que “124 son por enfrentamiento entre bandas, que escapa de la política de seguridad ciudadana, son bandas de delincuentes que se enfrentan”. Y el Gobierno sería incapaz de meterse en un asunto entre particulares. Los otros 111 son “por arma de fuego, que podría afectar las políticas de seguridad ciudadana”. Podría, sí. Aquí nada es seguro.

Néstor Luis Reverol Torres,  actual Comandante General de la Guardia Nacional.

Néstor Luis Reverol Torres, ministro del Interior, Justicia y Paz.

Después de condenar aquellos malintencionados que intentan politizar el tema de la inseguridad, Reverol Torres recuerda que “20% de los homicidios se cometen en el estado Miranda”. Todos a consecuencia de la gestión del gobernador Henrique Capriles Radonski, se entiende. Porque eso no es problema del “protector” de la entidad. Mucho menos del presidente Maduro Moros, ocupado como está en superar una crisis económica que tampoco es culpa suya. Y ni hablar del Ministro de Relaciones Interiores. Es la República Bolivariana del “Yo No Fui”, donde escasean las soluciones y abundan las excusas. Un lugar donde los gobernantes no dan la cara, bloquean las elecciones para evitar el juicio popular, y garantizan que nadie pague por el hambre, la miseria y la corrupción. Y tampoco por la violencia que desangra el país. Lo aclaró el mayor general. En la revolución, ninguno tiene vela en esos 100 mil entierros.