Esta es la estrategia electoral del Gobierno

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Los precandidatos a gobernaciones de la MUD no tienen información definitiva. Unos aseguran que habrá elecciones y otros niegan la especie. Mientras Nicolás Maduro avanza en la construcción de una base de al menos 500 mil “líderes comunitarios” que actuarán en el futuro como movilizadores electorales, la MUD continúa estancada con el tema de la exigencia del cronograma electoral. El CNE ya entró oficialmente en retraso. ¿Espera Maduro terminar su plan para arriesgarse con las elecciones regionales?


Freddy Bernal, Jefe del Centro de Control Nacional de los CLAP.

Freddy Bernal, Jefe del Centro de Control Nacional de los CLAP.

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- De algo tiene que servir la historia. Hugo Chávez aplicó tácticas dilatorias en el año 2003 para zafarse del Referéndum Revocatorio por mucho tiempo. Aprovechó los meses para inventar las misiones. Se fortaleció y solamente así hubo proceso electoral. La derrota de la Oposición de la época fue tan fulminante, que Chávez tuvo que recurrir al boxeo de sombras en la siguiente elección presidencial, que fue la del año 2006 contra Manuel Rosales.

Nicolás Maduro intenta aplicar la misma táctica. Y es tan idéntica, que ni siquiera le cambió el método: Subsidios directos. Tarjetas. CLAP. Apenas hubo modificación en el nombre. La necesidad es la misma: Movilizar base electoral. Por algo Freddy Bernal reveló el domingo pasado que se enfocaron en poco más de 600 parroquias y tienen un listado con al menos 500 mil “líderes comunitarios”. Bernal no lo dijo en forma directa, pero es más que evidente que ese medio millón de “líderes” servirá como base para movilizar votos.

Ese trabajo no está terminado, puesto que Nicolás Maduro señaló ayer que la meta es llegar a seis millones de hogares con los CLAP. Y que para eso existe el fulano “Carnet de la Patria”. Hasta tanto Nicolás Maduro no se sienta seguro de que puede evitar una paliza, no habrá elecciones. De ninguna especie. Tampoco habrá escogencia de la reina de Carnaval. Esa también la pueden perder.

La única forma que Maduro sienta la obligación de ir a elecciones aunque no esté preparado del todo, es que exista presión. De eso tiene que encargarse la Oposición. Allá en la MUD, los precandidatos a las gobernaciones tienen opiniones múltiples. Unos dan certeza de que sí habrá proceso electoral. Otros lo niegan. Y otros, incluso, se aventuran a decir que el CNE lanzará una “sorpresa” para adelantar el proceso y poner a la MUD a pelear internamente por las candidaturas, puesto que no habría tiempo para las internas.

Sea cual fuere la hipótesis más consistente con la realidad, lo único cierto es que el CNE ya presenta retraso con el cronograma electoral. No existe. No hay pronunciamiento de ninguna especie. En paralelo, la MUD no termina de anunciar su reestructuración y agenda. La decisión iba a ser anunciada el 31 de diciembre de 2016. Llevan un mes de mora. De ese modo, será mucho más complicado presionar a un régimen que solamente celebra elecciones cuando le interesa, igualito que en las dictaduras. Porque esto es una dictadura, con todas sus letras.