Henri Falcón tampoco rompe con la Unidad opositora

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- El plan de vuelo del líder de Avanzada Progresista es obvio y muy claro, presentarse como el candidato aceptable a los factores de poder dentro del chavismo que facilite la inevitable transición. Pero sabe que si se baja de esa aporreada Arca de Noé que es la MUD, se ahoga. Lo sabe él y lo saben los dirigentes de los demás partidos que la conforman. 


Pedro Benítez.

Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez @PedroBenitezF.- En su programa del domingo pasado José Vicente Rangel recibió un balde agua fría por parte de su entrevistado, en esta ocasión, el gobernador del estado Lara, Henri Falcón.

En vez de conseguir la fisura que demuestre su tesis sobre la desunión opositora, Rangel recibió, en cambio, como una andanada la lista ya conocida de dramáticos fracasos del chavismo en el poder. Puede que nos guste o no el estilo de Falcón, pero en esta oportunidad fue impecablemente unitario. ¿Qué en la MUD hay diferencias? ¿Cómo no las va a haber? Henri Falcón y su partido Avanzada Progresista tienen un estilo, un origen y probablemente un plan de vuelo distinto (aunque no muy distinto), por ejemplo, al del Leopoldo López y Voluntad Popular.

Pero ocurre que el Gobierno los une. Y los une cada día más.

Falcón no tiene en su organización presos ni perseguidos políticos; no llamará al régimen dictadura; desea la tranquila y previsible ruta electoral que pase por elegir gobernadores de estado; es partidario de ir al diálogo de todas, todas (aunque este domingo prefirió hablar de “negociación” y “transición democrática”) y nos dijo que hay que ser realistas y esperar hasta diciembre de 2018.

Pero al mismo tiempo, Maduro, el TSJ y el CNE le cierran esa vía electoral posponiendo las elecciones regionales, rematando con la amenaza cierta que ilegalizar a todos los partidos de Oposición, se “porten bien o mal”, e incumpliendo lo acordado, real o supuestamente, en el diálogo. Así no se puede.

Henri Falcón, gobernador del estado Lara.

Henri Falcón, gobernador del estado Lara.

Y como el Gobierno rojo-rojito es como es, pese a las diferencias dentro de la Unidad opositora, las realidades obligan a Henri Falcón a ser aliado de partidos que tienen presos, perseguidos políticos y que llaman a esto dictadura. 

No sólo eso, admitiendo sus diferencias con: “… Voluntad Popular a quienes respetamos y además reconocemos la legitimad de su planteamiento” (min 22:50).

Así fue como se frustró el enésimo intento de José Vicente Rangel Vale por dividir a la Oposición venezolana.

El plan de vuelo del líder de Avanzada Progresista es obvio y muy claro, presentarse como el candidato aceptable a los factores de poder dentro del chavismo que facilite la inevitable transición. Pero sabe que si se baja de esa aporreada Arca de Noé que es la MUD se ahoga. Lo sabe él y lo saben los dirigentes de los demás partidos que la conforman.

A estas alturas Henri Falcón está más cerca de llamar a esto dictadura que María Corina Machado de llamarlo democracia.

Si en el último trimestre del año pasado la falta de audacia opositora salvó a Maduro de lo que lucía como un muy probable jaque mate, arrancando el año son la soberbia y codicia por el poder del régimen chavista lo que está manteniendo la Unidad. Parece más bien una carrera por ver qué sector comete más errores. Romper con esa dinámica es la obligación de la MUD en esta nueva etapa.

Por lo pronto, el gobernador del estado Lara parece mover sus líneas ofreciendo en vez dialogo, negociación para llevar al país a la condición de una transición democrática.

Negociación política y transición es lo que viene en Venezuela. Les guste o no les guste a los que despachan en Miraflores.