Las promesas que el chavismo no le cumplió a Caracas

Por Orlando Zamora.- En anteriores entregas hemos hecho un recorrido por las promesas incumplidas del gobierno de Hugo Chávez por todo el país. Obras paradas o que nunca arrancaron. Ahora le toca el turno a la capital.


Hotel Humboldt, aun hoy en remodelación.

Hotel Humboldt, aun hoy en remodelación.

Por Orlando Zamora.- Hemos pasado revista a las promesas de Hugo Chávez y el poder chavista en los estados de Venezuela. Obras inconclusas o que nunca se iniciaron. Obras que fueron quimera. Nos falta Caracas. Veamos este inventario.

En 2002 Hugo Chávez promete que en el Palacio de Miraflores será instalada la sede de la próxima Universidad Popular Bolivariana. En 2004 se reinicia, a cámara lenta, la edificación de la Sede Principal del CICPC en la Avenida Fuerzas Armadas a la altura de San Agustín del Sur, en la Avenida Ruíz Pineda. Es inaugurada “varias veces” y el presidente Nicolás Maduro la entrega, inconclusa, a finales de 2016. En 2005, el fondo Fondespa (PDVSA) aporta 60 millones de dólares para sanear el Río Guaire, y en el 2012, para justificar el atraso de la obra, se alega que no es factible por el exceso de aguas negras. La promesa es un símbolo de demagogia de la Caracas abandonada y una gran duda del destino de 60 millones de dólares financiados por Fondo para el Desarrollo Económico y Social del País (Fondespa). En 2005 el alcalde Juan Barreto toma un inmueble en la parroquia Santa Teresa e instala el “Sistema Metropolitano para la Inclusión Social y la Igualdad de Oportunidades de las Personas con Discapacidad o Necesidades Especiales”, inicialmente activa una iglesia y tiene muy poca actividad emancipadora para los que la requieren. Hoy no funciona.

En 2006 se ofrece la construcción del Segundo Nivel de la Avenida Bolívar. Jamás se honró la atrevida propuesta. En 2006 se iniciaría la construcción de la gran Plaza de la Revolución, ubicada entre el trébol de La Hoyada y la Avenida Bolívar. Fue ofrecida por la Oficina Presidencial de Desarrollo Urbano. Se retoma el plan en 2011, pero el proyecto fallece finalmente. El arquitecto Francisco Sesto queda mal.

En 2006 la Alcaldía Mayor, dirigida por Juan Barreto, promete que en el Camino de los Españoles se abrirá el turismo de montaña. Pero no se ordenó nunca ese espacio invadido por construcciones ilegales. Ese mismo año, también la Alcaldía Mayor de Caracas ofrece la construcción de ocho ramales de teleféricos para los barrios caraqueños, que cubrirían las rutas: El Valle-Los Rosales; El Valle-Cementerio; Carapita-El Junquito; La Paz-La Vega; La Rinconada-Los Mangos; Palo Verde-José Felix Ribas; y Palo Verde-El Carmen-Carpintero. Sólo se culmina una conexión en Petare con dos estaciones.

viasa

Antigua Torre Viasa.

Seguimos en el 2006, año de ingresos petroleros: El MINFRA anuncia el segundo piso de la Autopista Prados del Este, a un costo 150 millones de dólares. Proyecto desechado. Deplorable condición del Instituto Geográfico de Venezuela Simón Bolívar en la esquina de Camejo, no fue remodelado. Igual abandono presentan las instalaciones de los tribunales de esa esquina de Camejo, en el centro de Caracas. Paralizada indefinidamente la construcción del anexo a la Contraloría General de la República de la Avenida Andrés Bello, se habilitó únicamente un estacionamiento adjunto. Abandono por décadas experimentan las obras del edificio administrativo anexo al Instituto Pedagógico de Caracas en El Paraíso, invadido varias veces. Olvido definitivo del proyecto del polideportivo Chico Carrasquel en la parroquia San José. Incompleto el Museo Postal, Telegráfico y de las Telecomunicaciones, situado en el histórico edificio que ocupó el Correo de Carmelitas, ofrecido para el Bicentenario de la Independencia (2011-2012).

Paralizada desde el 2007 la remodelación del Hospital Pediátrico Luisa Cáceres de Arismendi en El Algodonal, Antímano, complejo médico con áreas aledañas invadidas. En 2008, Juan Barreto ofrece el Parque Katugua, llamado luego Paseo de la Resistencia Indígena, que sustituiría al Paseo Colón.

La Universidad de Catia ofrecida en 2007, una década después sigue sin aparecer. En diciembre de 2010 se anuncia, en cadena nacional, la construcción en 18 meses de un complejo urbanístico en el trébol de La Hoyada, otro plan más, ya no va la Plaza de la Revolución, al final nada se construyó allí.

La Torre Este de Parque Central, que se incendió en 2004, después de más de 12 años de aquel evento aun no está totalmente operativa. Nunca se construyó la Ciudad Judicial Lebrún planeada por el TSJ a un costo de 40 millones de bolívares.

torrededavid

Torre Confinanzas, llamada por muchos años “La Torre de David”.

Aparecen algunos de los centros hidropónicos ofrecidos en Caracas, entre ellos el ubicado en Parque Central. La Plaza de la Justicia, que muestra hacia la Avenida Bolívar dos gigantes y hermosas fachadas laterales, aledaña al Palacio de Justicia entre Cruz Verde y Camejo, es una obra ofrecida desde el año 2009, hoy no se observan los resultados esperados.

El Parque Ávila Mágica en el cerro El Ávila es expropiado en 2007 y pasa al control del Ministerio de Turismo que no termina de remodelar el Hotel Humboldt, convirtiendo los pasillos internos de circulación en un museo fotográfico dedicado exclusivamente a una exposición permanente de Hugo Chávez. Cuatro sedes del YMCA (Cuartel en Catia, Avenida Sucre, El Cementerio y San Juan son expropiadas y pasan al Instituto Municipal de Deportes, pierden calidad de servicios y engrosan el proselitismo oficialista de la Alcaldía Libertador de Caracas. No son repotenciadas como se dijo.

Entre los meses de mayo y junio de 2011, y meses subsiguientes, confiscan varios terrenos ocupados por estacionamientos, hoteles, zonas verdes y comercios en las parroquias céntricas de Caracas para construir edificios a un alto costo de empleos y actividad comercial. Santa Teresa, Sabana Grande, Catia, Montalbán. Muchos de los desarrollos ofrecidos no son concluidos.

Hugo Chávez dijo: “Vamos a regalarle La Carlota a Caracas”. La Base Aérea Francisco de Miranda pronto se convertirá en un parque, se unirá al Parque del Este. Hoy sólo se ha culminado el llamado “Puente Independencia” que comunica ambos parques. Chávez le ofreció a Caracas también en 2011 desarrollar cuatro “avenidas socialistas”, con servicios, recreación y aceras rojas. Sólo cumplió a medias con la Avenida Lecuna. Se construyen ocho edificios que nunca contaron con infraestructura de mercados, parques, servicios, locales habilitados por el Ministerio de Comercio están abandonados.

“La fiesta del Asfalto”, liderada por Jacqueline Faría, ofrece en 2011 asfaltar 51 avenidas y 10 distribuidores viales. A finales de ese año languidece esa misión. Hoy Caracas sufre con millares de huecos como la Luna, y es asfaltada por informales que queman y reciclan asfalto viejo y pasan raqueta a los usuarios de las principales calles caraqueñas para cumplir su “labor”.

bolivar

Avenida Bolívar, Caracas.

Caracas vive una dramática y crítica situación por la muy deficiente recolección de basura y desechos sólidos. La ciudad recordará las palabras del alcalde Jorge Rodríguez en 2011: “Estoy al frente del municipio más limpio de Caracas”. Crearon la empresa SUPRA entre las alcaldías Libertador, Capital y Ministerio del Ambiente.

Paralizada definitivamente la obra de construcción del Hospital Cardiológico para Adultos anexo al infantil Dr. Gilberto Rodríguez Ochoa en Montalbán, fue una importante promesa de hospitales especializados. Muy Improvisada fue la obra de Freddy Bernal al prometer el Centro de Economía Popular en la esquina de la Bolsa.

De los veinte gimnasios verticales adelantados en todo el país por el Ministerio del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno, que lucen en su fachada de cinco pisos la Bandera Nacional, los que corresponden a Caracas están inactivos, entre otros, el de El Valle, Quinta Crespo y Petare.

Entre los edificios emblemáticos de Caracas que no se rescataron, pese a las promesas, están la Torre Viasa, ubicada al lado del Parque Los Caobos; Torre Confinanzas, desalojada de invasores y la Torre El Chorro, hoy invadida.