Para Víctor Márquez la lucha debe ser por todos los procesos electorales

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Para Víctor Márquez, integrante de la denominada Secretaría Social de la MUD, conversó para KonZapata sobre la situación de la carrera docente en Venezuela, la articulación de la Oposición con los sectores sociales, el diálogo, y lo que considera debe ser la ruta a seguir en los próximos meses. El enfoque sigue siendo estrictamente electoral.


Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV).

Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV).

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Víctor Márquez es presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV), e integrante de la denominada Secretaría Social de la MUD, un organismo creado como consecuencia de la nueva estructura de la coalición opositora, luego de cerrada una etapa que culminó con la salida de su secretario ejecutivo, Jesús “Chúo” Torrealba, y la ampliación del denominado G4 hasta convertirse en G9 (Voluntad Popular, Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Avanzada Progresista, Movimiento Progresista de Venezuela, Vente Venezuela, La Causa R y Alianza Bravo Pueblo).

Márquez ofreció una entrevista a KonZapata con la periodista Ascensión Reyes. En ella, conversó sobre la situación de la carrera docente en Venezuela, la articulación de la Oposición con los sectores sociales, el diálogo, y lo que considera debe ser la ruta a tomar, vistas las actuaciones del Gobierno en los últimos meses con relación a procesos electorales establecidos en la Constitución. Se afianza un régimen de fuerza. Es visto como una dictadura por varios de los partidos que integran el G9. Y con la reorganización de la MUD, la primera exigencia fue la revisión de la integración de la coalición con los sectores sociales.

Ese fue el primer tema. ¿Con qué se come lo de la integración? Márquez tiene esa responsabilidad. Sobre el particular expresó, aclarando que no forman parte de la estructura de la MUD sino una correa de transmisión entre el bloque y la sociedad civil:

-No formamos parte de la estructura de la MUD, sino que somos parte de una interrelación en la cual la autonomía del movimiento sindical y gremial expresara sus puntos de vista en relación con la situación del país y los planteamientos de la MUD. Nosotros tenemos primero como organismo que discutir y tomar algunas decisiones sobre los planteamientos existentes  por parte de la MUD. Aportaríamos el esfuerzo para que la MUD asuma de manera más abierta la lucha por las necesidades del ciudadano común. Que asuma el problema del salario que cada día está más devaluado, que asuma el problema del hambre, de la inseguridad, el desempleo, de la carestía y todos los problemas que afectan a la gente.

Aclarado el punto de la interrelación (ahora la MUD debe conectarse más con las necesidades de la gente), Márquez fue muy enfático en relación a dos temas sensibles: La ruta a seguir y la posibilidad de un diálogo en este contexto:

-En este momento no están dadas las condiciones para el diálogo. Nicolás Maduro usa el diálogo para lavarse la cara.

Y luego apuntó sobre el camino a seguir, en consonancia con la mayoría de los partidos del G9, puesto que la ruta es eminentemente electoral:

-Yo mantengo la posición que he tenido desde hace algún tiempo: Instar a la ciudadanía a defender el proceso electoral. Nos quitaron el derecho al voto. Debemos rescatar ese derecho que va desde las elecciones presidenciales, pasando por los comicios de gobernadores y consejos legislativos, los de alcaldes  hasta llegar si es el caso a la Constituyente. Todas se deben realizar porque lo que han hecho es conculcar nuestro derecho.

Entonces, sobre la MUD y la ruta queda claro el discurso de Márquez: Integración con la sociedad civil, mayor conexión con la necesidad del venezolano de a pie, no al diálogo en estas circunstancias, y rescatar el camino electoral.

Pero fuera del tema estrictamente político electoral, Márquez habló de la realidad del gremio que representa. El de los profesores universitarios. Aportó cifras. Números que llaman a la reflexión sobre qué tan profundo ha sido el daño infligido a la profesión en los últimos 17 años y a la Universidad como un todo.

Dijo Márquez que al menos 1.200 profesores se han ido de la UCV en los últimos tres años. Que el presupuesto de la UCV alcanza para 3 ó 4 meses, pero que si se utilizaran para cubrir todas las necesidades, alcanzaría para apenas dos semanas. Que el 80% del presupuesto se va en gastos de personal. Que el Gobierno ha intervenido en la administración del seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad, adjudicando toda la responsabilidad al Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada. Sobre este punto es menester citar un párrafo de la entrevista, puesto que el hecho desnuda una nueva forma de militarización:

-Es el empeño de ir entregándole todo lo que corresponde a la sociedad civil al mundo militar. Así como la mayoría de los ministerios e instituciones autónomas están manejadas por los militares, ahora pretenden también de alguna manera entrar a las universidades por la vía de estructuras creadas por el mundo militar. Es la militarización de la vida nacional lo que está ocurriendo. Es la implantación, en opinión de la APUCV, de una dictadura de carácter militar con participación de algunos civiles.

Y un último asunto que ratifica hasta dónde llega la voluntad del régimen de no efectuar ningún tipo de elección, puesto que no se trata únicamente de los procesos de gobernadores o alcaldes, sino de los internos universitarios. Ya hubo intervención del TSJ en las elecciones de cogobierno de la UCV. Y lleva siete años retardando el proceso de escogencia de las nuevas autoridades académicas de dicha alma máter:

-Las autoridades debieron ser electas hace más de 7 años y no ha habido manera, porque el TSJ las suspendió. No han tomado una decisión aún. En este momento buena parte de los decanos de los consejos de facultad no han sido electos, sino designados por el Consejo Universitario. Este fenómeno de la dificultad de elegir no ocurre nada más dentro de la UCV, ocurre en todas las universidades del país. También en los gremios. Yo tenía que haber salido hace cuatro años, mi gestión era de dos años y estamos en 2017. Por eso vamos a discutir en la junta directiva de la APUCV convocar una consulta a margen del CNE.

Militarización, suspensión de elecciones o retraso de ellas. Ese es el camino del régimen. Pero la MUD, más allá de haber definido el suyo (exigencia de elecciones), ahora debe enfocarse en el método para lograrlo.