Por qué la economía populista de Donald Trump impulsa la Bolsa de Nueva York

Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).- La constante retórica del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, respecto a los medios de comunicación y países vecinos y remotos ha ocasionado un clima de incertidumbre para mucha gente. Sin embargo, donde pareciera no existir ningún tipo de incertidumbre es en Wall Street. En la bolsa, los índices Dow Jones, Nasdaq y Standard & Poor’s 500 desde que Trump ganó las elecciones en noviembre pasado no han dejado de subir, alcanzando inclusive máximos históricos. ¿A qué se debe esto?


Por Juan Antonio Avellaneda (Londres).- Con el modelo de economía populista de Trump, los mercados están apostando a un crecimiento del consumo y de la economía norteamericana en el corto y mediano plazo, aunque, lo más importante es que muchos analistas ven insostenible en el largo plazo el modelo.

En el corto y mediano plazo, eliminar regulaciones estatales, aumentar el gasto público y rebajar impuestos, ciertamente impulsará la economía de Estados Unidos. En consecuencia, las empresas obtendrán jugosos beneficios, por lo cual se espera que las  acciones aumenten.

Donald Trump, presidente de EE.UU. (Gage Skidmore - Flickr).

Donald Trump, presidente de EE.UU. (Gage Skidmore – Flickr).

“Economía Populista” fue muy bien definida por los economistas Sebastian Edwards y Rudiger Dornbusch como aquella donde se ponga énfasis en el crecimiento económico y redistribución del ingreso a cambio de aumento de inflación, déficit fiscal, efectos externos (comercio exterior) y cualquier otra reacción a medidas anti-mercados.

Uno de los sectores accionarios en el que se siente este auge del mercado de valores es el de las acciones financieras-bancarias. Y es que se espera una flexibilización de las regulaciones impuestas a ese sector luego de la crisis del 2008, así como una subida de tasas de interés por la Reserva Federal. Los bancos volverán a hacer dinero, es la consigna en Wall Street que ha ocasionado que las acciones de JP Morgan, Citibank, Goldman Sachs, entre otros, suban de forma impresionante.

El sector de las llamadas empresas de mediana y baja capitalización que no depende tanto de importar-exportar, es otro que ha visto subir sus valores casi al doble de lo que estaban antes de las elecciones.

Sin embargo no todo es fiesta, muchas multinacionales como Coca-Cola y Procter & Gamble  no se han beneficiado de la suba debido a que dependen del comercio exterior, y un dólar fuerte, así como medidas proteccionistas, afectarán sus resultados.

Este modelo populista de Trump no es sostenible en el largo plazo. La desregularización del sector bancario puede conducir a otra crisis financiera. La eliminación de políticas ambientales traerá problemas a la población y mayor contaminación. La inflación y el déficit fiscal afectará la economía norteamericana en algún momento. Pero la historia económica no ha podido definir cuánto es largo plazo o cuándo pueden ocurrir estos eventos, luego de la implementación del modelo populista.

Se nota que Wall Street está apostando a mayor consumo, mayor crecimiento económico y a mayor beneficio para las empresas, por ahora.

Para cerrar, esto fue lo que me comentó un analista en Nueva York: “Trumpeconomics” parece cualquier política populista económica latinoamericana y ya sabemos cómo termina eso, pero como no sabemos cuándo explotara la burbuja, pues que siga la fiesta en Wall Street”.