Quienes pronosticaron el fin de la MUD volvieron a equivocarse

Por Danny Leguízano @DannyLeguizamo.- Desde la Coordinadora Democrática a la fecha, el experimento político-electoral más exitoso para la Oposición ha sido la MUD. Con todas las fallas que se le puedan atribuir. Sus propios dirigentes las admiten, y eso es un punto que juega a favor: Rectifican cuando deben rectificar y admiten lo que deben admitir. La marcha del sábado dejó evidencias que aquellas voces que pronosticaron el final de la MUD, han vuelto a equivocarse por enésima vez.


José Luis Cartaya, nuevo coordinador general de la MUD.

José Luis Cartaya, nuevo coordinador general de la MUD.

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- ¿De dónde viene la Oposición? De un largo camino que empezó en 1999 con marchas de la sociedad civil. Los partidos políticos estaban fuera del mapa. Después llegó la Coordinadora Democrática. El golpe de Estado de abril de 2002. El paro de 2002-2003. El Referendo Revocatorio de 2004. La abstención. La vuelta al camino electoral en 2006 con la candidatura de Manuel Rosales. Luego la victoria de 2007 que fue burlada por Hugo Chávez. Las elecciones de 2010. Llegó la MUD. Y el camino se enderezó hacia una sola vía: Solución electoral. La única pausa fue en 2014, cuando se dividieron. Regresaron con fuerza en 2015 y ganaron las parlamentarias. Otra división casi los hiere de muerte con el asunto del diálogo.

¿Y qué han hecho algunos sectores -sin ningún peso político- en las redes sociales? Cantar el final de la MUD. Claman por ello. Es como una necesidad terminar con la MUD. En todos los episodios narrados en el párrafo anterior, hubo “protesta” por el fin de la MUD. Hemos dicho que le han dedicado elegía y hasta le han rezado rosario por su eterno descanso. Pero es que esos muertos que matan, de la nada, se levantan y parecen gozar de buena salud.

Ahí está la nueva estructura de decisión de la MUD. El G9. En Voluntad Popular piensan que falta más, pero tampoco se muestran disconformes. Todos sus dirigentes asisten a las ruedas de prensa de la Unidad. Eso es un síntoma inequívoco de hacia dónde va el partido que tiene tras las rejas al preso político mejor valorado en los estudios de opinión. Y VP es el único partido con peso electoral importante que discrepó de la MUD el año pasado. Pero nunca se deslindaron. Como tampoco se ha deslindado María Corina Machado. Ella estuvo el sábado en la marcha por la liberación de Leopoldo López. Y aunque su discurso fue “diferente” al del resto, allí estuvo. Adecos y justicieros siempre han estado. Lo mismo que La Causa R. Y Un Nuevo Tiempo, por mencionar algunos factores.

Coincidieron en una marcha. Todos. Y el discurso fue idéntico en el fondo. Porque todos los factores con peso electoral real hablaron de calle para recuperar el voto, puesto que el voto es la única salida para liberar presos políticos y salir de la desgracia que empezó Hugo Chávez.

Ese es un punto importante. Que coincidieran en el discurso y en una protesta. A pesar de que la asistencia fue muy inferior a la esperada. Se tienen que aferrar a estar unidos. Un pasaje de la intervención de Henry Ramos Allup (AD) en la marcha es fundamental:

-Nos tenemos que mantener unidos a pesar de las diferencias.

Porque vienen más diferencias. Eso es lógico que ocurra. Pero lo fundamental es conciliar. Que no se cometan los errores de 2016. Y la MUD tiene una ventaja: Que rectifica cuando debe rectificar y admite errores cuando debe admitirlos. Otros no pueden jactarse de lo mismo.

Por lo pronto, por enésima vez y por fortuna, aquellos que pronosticaron el fin de la MUD volvieron a equivocarse.