Ahora le toca a Primero Justicia el reto de validar

Por Ángel Medina Devis @AngelMedinaD.- Asumimos el reto de la militancia comprometida, esa que se coloca al frente y genera vanguardia. Este 18 y 19 de marzo le corresponde validar a Primero Justicia. Vamos a pelear, salir a buscar a las personas por cada municipio, parroquia y comunidad que recorrimos. No vamos a permitir que el Gobierno llegue a un proceso electoral compitiendo contra sí mismo. Sin partidos no hay democracia.


Angel Medina Devis.

Angel Medina Devis.

Por Ángel Medina Devis @AngelMedinaD.- Este sábado 18 y domingo 19 de marzo le corresponde a Primero Justicia validar su nómina de militantes ante el Consejo Nacional Electoral. Esto como parte de un cronograma que ha dispuesto el poder electoral para validar a variadísimas organizaciones políticas, de distintos matices ideológicos, posturas políticas, del Gobierno y de la Unidad. Según la ley, no alcanzaron obtener el 5% de los votos del Registro Electoral (RE) en la última elección nacional (Asamblea Nacional), o bien habían dejado de participar en las dos últimas elecciones convocadas y realizadas nacionalmente.

Cabe recordar que en 2015, momento en que se dieron las elecciones parlamentarias, el tema del uso de las tarjetas fue uno de los debates más interesantes que se dieron en el seno de la MUD. Se presentaron las propuestas de ir con tarjeta única o apostar a una fórmula que mezclara tarjeta unitaria con las tarjetas de los partidos. Muchos fueron los argumentos a favor y en contra, pero al final la decisión fue la de asistir con tarjeta única, que de paso fue acertada y permitió consolidar el resultado de 112 diputados. A partir de ese momento se tuvo claro que dejar de participar con los partidos significaría arriesgarse a enfrentar un proceso de renovación de los mismos, con un ente electoral que pudiera ponerla difícil.

primero

Efectivamente así las cosas, llegamos a este momento de validar o renovar a los partidos políticos. En el seno de la Unidad se ha provocado un debate igual de interesante que cuando fuimos a las parlamentarias, el de renovar o no, el de asistir o no. Hemos visto partidos hermanos de la Unidad que han decidido no participar en este proceso, y en su momento expusieron las razones. No se deben calificar sino más bien respetar. Hoy existimos partidos que decidimos concurrir y asumir el reto de renovar bajo condiciones adversas para nuestra militancia.

Hemos tenido la oportunidad de recorrer durante las últimas semanas todos los municipios del estado Bolívar, un estado con más de 240 mil km2, que representa más del 25% de nuestro territorio, para organizarnos y activar toda nuestra militancia para estos días. El estado Bolívar es considerado una de las entidades federales más difíciles dentro de este proceso. Se conjugan varios obstáculos a vencer: Las distancias, la distribución de las maquinas del CNE (13 hasta ahora), y la recolección del 0,05% del RE que son 4.850 voluntades.primero justicia

Lo que pudiera verse en el papel como un proceso complicado y casi imposible, que en alguna medida lo es, se ha transformado a lo largo de estos recorridos en una tremenda oportunidad para los que creemos en el cambio de este país. Se ha provocado una metamorfosis de lo que en principio era un trámite administrativo, en un movimiento de dirigentes que salieron a organizarse y levantaron el espíritu combativo. Entendieron que sin partidos no hay democracia. Que sencillamente no vamos a permitir que el Gobierno llegue a un proceso electoral compitiendo contra él mismo, que si la pretensión del poder es ilegalizar a los partidos, no estamos dispuestos a darle la tarea de forma sencilla. Vamos a pelear, salir a buscar a las personas por cada municipio, parroquia y comunidad que recorrimos. Asumimos el reto de la militancia comprometida, esa que se coloca al frente y genera vanguardia.

Este proceso de validación es una oportunidad que debe ser utilizada para reconocer a los miles de hombres y mujeres que serán los líderes de cada comunidad. Debe ser la oportunidad para iniciar la movilización y organización social que nos devuelva las fuerzas y las ganas de pelear por nuestra democracia. Por ello validemos la esperanza, validemos el deseo de cambio y dejemos nuestra huella por Venezuela.