Así es cómo el CNE retrasa el proceso de validación de los partidos políticos

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Un absurdo. Los datos que exigen los funcionarios del CNE a los militantes de los partidos políticos para “validar” a su tolda son, sencillamente, un absurdo. Primero, porque más que una validación, pareciera un nuevo Registro Electoral Permanente.  Solamente les faltó pedir una muestra de sangre. Y segundo, porque se exige mucho más que para solicitar un Referendo Revocatorio del propio Presidente de la República.


cnePor Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Improvisación, caos y sabotaje. Con esos términos definieron algunos dirigentes de partidos políticos opositores el proceso de validación por ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) que se inició este fin de semana pasado, y que contó con el debut de Avanzada Progresista (Henri Falcón) compitiendo contra un grupo de partidos sin el menor chance de alcanzar la meta requerida.

Hubo serios retrasos en la instalación de los toldos del CNE. Un retraso de apenas minutos, es crucial para definir si se alcanza o no la meta. Y en Caracas, hubo toldos que arrancaron pasadas las 10 de la mañana. Son muy pocas máquinas. El tiempo está cronometrado. Y si al proceso se le añade sabotaje por parte del PSUV, el asunto comienza a lucir mucho más complicado de lo que originalmente parece. En el estado Cojedes ocurrió, por ejemplo, amedrentamiento de activistas rojos. Eso lo denunció Luis Romero, Secretario General Nacional de Avanzada Progresista, según cita del diario Tal Cual.

Pero esa es la punta del iceberg, puesto que cuando un “validante” llega hasta la máquina, la cantidad de datos que le solicitan es, sencillamente, absurda. Desde tempranas horas de la mañana del día sábado, circuló internamente en un partido de la Oposición la imagen de una pantalla utilizada por funcionarios del CNE para la validación.

¿Qué datos debía indicar el validante, aparte de nombres y apellidos?

El estado, municipio y parroquia donde vive.

Tipo de habitación y número, aparte de un punto de referencia.

Teléfonos y correo electrónico.

Y la toma de datos biométricos.

Todos los campos son obligatorios, con excepción del correo electrónico. Solamente les falto pedir una muestra de sangre.

¿Por qué es un absurdo? Por dos razones:

Primero, porque dichos datos ya se encuentran en el Registro Electoral Permanente. Entonces, más que una manifestación de voluntad, parece una reinscripción en el REP. ¿Para qué pedir datos que ya se tienen?

Y segundo, porque esto es un proceso para validar un partido político. Los datos exigidos son sensiblemente mayores a los que se piden, por ejemplo, para iniciar la solicitud de revocatoria de mandato del mismísimo Presidente de  la República.

¿Alguien tiene dudas de cuál es el camino del Gobierno?