Caída del petróleo a un mes del gran pago de deuda preocupa a los inversionistas

Por Alejandro Guilarte (@Rendivalores).- El petróleo ha sufrido una caída importante a lo largo de la última semana; la cesta venezolana perdió 7,5% de su valor. Los analistas financieros a nivel internacional se muestran preocupados por la situación que atraviesa Venezuela, y hacen énfasis en los próximos compromisos de pagos que deberá efectuar en abril.


Por Alejandro Guilarte (@Rendivalores).- La cesta petrolera venezolana cayó 7,5% esta semana y se ubicó en 41,78 dólares por barril. Según el Ministerio de Petróleo los precios promedio semanales bajaron debido a los amplios niveles de inventarios principalmente en los Estados Unidos, señales de una menor demanda de crudo por parte de las refinerías y los trabajos de mantenimiento programados.

rendi

Mientras el crudo ha caído con fuerza, la nación se prepara para los próximos pagos de deuda que se aproximan. Falta menos de un mes para que Venezuela se vea obligada a honrar el pago de deuda externa más grande del año, correspondiente al vencimiento del bono PDVSA17V por un monto que supera los 2 mil millones de dólares.

Las posiciones de los analistas a nivel global son variadas. Los más pesimistas destacan en su análisis la preocupación por la situación que atraviesa Venezuela, destacando los mínimos multianuales a los que han llegado las reservas internacionales, y dado el retroceso en la cesta petrolera venezolana, hablan sobre los escenarios de un hipotético evento crediticio. Otros analistas, más optimistas, señalan que los problemas de liquidez de Venezuela no se han convertido todavía en un problema de solvencia.

La entidad de inversión japonesa Nomura, ha declarado que Venezuela aún tiene margen de maniobra, pero se reducirá si el petróleo sigue cayendo. Nomura cree que sería una señal positiva que el pago se haga con recursos fuera de balance, mientras que el uso de las reservas sería negativo.

Deutsche Bank cree que la situación de Venezuela se deteriora rápidamente, y estaría en plena evolución al pasar de tener problemas de liquidez a problemas de solvencia. Afirman que evitar un default en 2017 depende de la voluntad de pago, ya que evitar el evento crediticio requeriría de “dolorosos recortes de importaciones”.

Torino Capital es de las que tiene un tono más optimista. La firma cree que lo más probable es que el pago de abril se realice con recursos en efectivo, y que más adelante podría hacerse una operación de manejo de pasivos con la deuda, probablemente en el segundo semestre. Torino no cree que ocurran grandes cambios en la política económica, aunque quizás podrían cambiar un poco las tasas de los diversos sistemas cambiarios. El recorte en importaciones seguiría, poniendo en riesgo al crecimiento económico que la firma espera que ocurra este año tras la espectacular caída registrada durante 2016.