Cómo ha sido el culto a la personalidad en la era chavista

Por Orlando Zamora.- Para simplificar el fenómeno comunicacional descrito, formulamos la simple pregunta ¿Cuál es el rostro del venezolano que en los 190 años de independencia haya sido más reproducido en vallas; franelas; murales; ojos estilizados con spray en paredes; en fotos; libros; CD’s; canciones; videos; cine “Al Sur de la Frontera”, “La Revolución no será Trasmitida”; afiches; cartas agrarias; en el software de las Canaimitas; obras públicas terminadas o en proceso; entradas de pueblos o de fábricas; en cuarteles militares,…


Por Orlando Zamora.- Sólo en teoría el culto a la personalidad está reñido con la condición revolucionaria. Al respecto de esta premisa, el fallecido dirigente del proceso y ex director del Diario Vea, Guillermo García Ponce indicaba: “El culto a la personalidad contradice el principio de la dirección colectiva…hace depender la suerte del partido y de la revolución de un dirigente… rebaja la actividad creadora del conjunto del partido” (Cinco Temas de Organización).

vivienda

Es la cruda realidad la que siempre desmiente la supuesta ilusión igualitaria, libertaria, del comunismo bajo el apodo de socialismo. Sus revoluciones, sin excepción, han demostrado que, por el contrario, la verdadera “praxis marxista” propicia que se idolatre al jefe máximo, que se le rinda culto, para profundizar el carisma y atornillar en el poder la propuesta del caudillo. Ocurrió antes con el “Padrecito” Stalin en la vieja U.R.S.S., con el presidente Mao Tse-Tung, o Fidel Castro, a quien el pueblo cubano le rogaba “Comandante Ordene”, o al Hugo Chávez del “Corazón del Pueblo”. Por cierto, este lema fue creado por un publicista brasileño preso hoy por el expediente del “Lava Jato”, al percibir sobornos como los honorarios que disfrutó previamente en Venezuela por el uso de sus corazoncitos en ministerios, policías, FANB, envases de Mercal y un largo etcétera.

El culto a la personalidad en Venezuela no es un fenómeno nuevo, pero la diferencia con presidentes previos, es que antes eran unas idolatrías limitadas al período presidencial de cinco años, no pretendían envolver, como ahora, ni maniatar a toda la sociedad, tampoco concentrar todo el poder posible y mucho menos darle sustento de régimen eterno al mandato presidencial. Lo dicho fue logrado en Venezuela mediante la anulación de la división de poderes y la implementación de la peligrosa reelección indefinida. Es un régimen instituido a través de reglas muy ventajosas para quienes rediseñaron el Estado a la imagen de un hombre con ínfulas de eternizarse en el Palacio de Miraflores, y desconocer la alternancia democrática. Y lo delicado de este asunto es mezclarlo con el factor militar, partidizando a la Fuerza Armada.

vivienda02

Ejemplos de ese deleznable culto se producen en abundancia, recordemos la muy seria-burla cubana para con los venezolanos, expresada en el sitio web del periódico Granma el 5 de julio del 2011: “Venezuela no podía celebrar el segundo centenario de su independencia, sin que un Bolívar de estos tiempos coronara sus llanos y cúspides andinas, con el ánimo vencedor de una nueva Batalla de Carabobo”.

Los costos de 18 años de culto a la personalidad

Han sido casi dos décadas de trabajo laborioso mediante la prosecución de una “hegemonía comunicacional para el socialismo” que confiscó o neutralizó de diversos modos a la mayoría de los medios de comunicación. Se realizaron 400 programas “Aló Presidente” con logística propia, inversión de más de 196 millones de dólares en siete canales de TV, centenares de emisoras radiales, revistas, diarios. La CANTV fue adquirida en 2.242 millones de dólares, empresa que emite junto al Metro de Caracas mensajes proselitistas. Se adquirieron dos satélites valorados en 280 millones de dólares y también, se supone, la imprenta más grande de Latinoamérica. Se realizaron 26 congresos mundiales geopolíticos a un costo de 100 millones de dólares, como el que actualmente se celebra en Caracas. Se crearon agencias de noticias que fortalecen al “Estado comunicador”. Hay que calcular más de 100.000 millones de dólares en asistencia al exterior, que apuntalaron con creces la imagen de Hugo Chávez en el resto del mundo.

vivienda03

El costo de lo aquí relatado es inconmensurable para la Nación venezolana. Hugo Chávez inaugura en el país el uso de costosas gigantografías con su imagen de seis pisos de altura colocadas en el 2004 en el Colegio Universitario de Caracas, antes ex PDVSA La Floresta. En 2007 en el edificio administrativo de la Asamblea Nacional, luego en las sedes de Corpoelec, del Minfra en Chacao; Ministerio de Industrias en la esquina de Ibarras en el centro de Caracas; y se aprecian aún en el INTT de El Marqués y en el Ministerio de Finanzas. Aparecen en actos públicos muñecos de piso y medio con su estampa personal o su cuerpo representado en juguetes chinos distribuidos en la campaña electoral del 2006; su rostro en ambulancias en los camiones de distribución de alimentos de Mercal o en los vehículos usados por las Areperas Socialistas móviles. Su mirada en lo alto de las grandes torres ocupadas por la burocracia (arrebatadas a Fogade y a los depositantes bancarios). En 2010 Hugo Chávez toma la custodia de La Espada del Perú ofrendada al Libertador en 1825 por la municipalidad de Lima, y la convierte en un símbolo que enarbola en actos y concentraciones políticas. Al fallecer en 2013 se le enaltece en un mausoleo construido en un viejo cuartel de principios del siglo XX en las cercanías al centro de Caracas, rebautizado como “El Cuartel de la Montaña”. A raíz de ello, se impuso el uso inapropiado del símbolo iluminado de la “Cruz del Ávila”, al igual que el desfile de aviones militares para rendir culto a quién no es ya el Primer Mandatario Nacional.

vivienda04

Como se construyó la imagen sublime de Hugo Chávez

Para simplificar el fenómeno comunicacional descrito, formulamos la simple pregunta ¿Cuál es el rostro del venezolano que en los 190 años de independencia haya sido más reproducido en vallas; franelas; murales; ojos estilizados con spray en paredes; en fotos; libros; CD’s; canciones; videos; cine “Al Sur de la Frontera”, “La Revolución no será Trasmitida”; afiches; cartas agrarias; en el software de las Canaimitas; obras públicas terminadas o en proceso; entradas de pueblos o de fábricas; en cuarteles militares; juguetes; cajeros del liquidado Banco Industrial; informes de PDVSA; “es el venezolano que más titulares lanza a nivel planetario”(Jaime Cantizano – Antena 3 de España); en la película europea “La Chica del Café”; logotipo de “Mi Casa Bien Equipada”; en la Copa América del 2011 en Argentina se interrumpe el juego Ecuador-Venezuela para mostrar dos veces su imagen en vivo durante 14 minutos; 2.000 cadenas obligatorias; en el carnet de la Patria? ¿Quién será? ¿Corazón venezolano desde el 2012?

vivienda05

Con sobrada razón el periodista colombiano Omar Rincón sostiene en su libro Los Telepresidentes lo que sigue: “Un lugar (Latinoamérica es) en el que los presidentes se convierten en presentadores televisivos y contadores de historia, desplazando su papel tradicional de políticos y gestores”.

 

El presidente actual Nicolás Maduro, trata por su parte de construir algo parecido, aunque remotamente a unos 24 años luz de distancia, en términos de liderazgo y de los billones de dólares de que dispuso su predecesor. Comenzó a labrarse su “cultico a la vivienda06personalidad” desde el 2013, con vallas de bateador designado, obrero-empleado del Metro o amante de la gente simple, recién se divulga su firma en algunas de sus limitadas obras, aunque es más larga que la profusa “Rabo de Cochino”. Por su parte, continúa con el rito de las cadenas obligatorias porque estas brindan algún fruto, aunque se piense que hastían. Y es que las trasmisiones conjuntas recuerdan, a la hora menos esperada, que el Presidente de la República “trabaja”, que tiene siempre tiempo para cosas menudas, mencionar obras, tratar de recordar misiones borradas por las arenas del tiempo, frente a la más feroz de las hambrunas conocidas en Venezuela.