Empresa JBS, proveedora de carne del Gobierno venezolano, salpicada en un nuevo escándalo

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- La compañía JBS figura entre las señaladas por la policía federal brasileña en la operación “carne fresca”, que investiga una trama de corrupción entre directivos de empresas y funcionarios para permitir la venta de carne dañada. Durante años JBS ha sido una de las mayores vendedoras de alimentos para la estatal venezolana CASA. En junio de 2015, el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, se reunió y negoció con la familia Batista, dueña de JBS, el despacho de productos a Venezuela.


Michel Temer, Presidente de Brasil.

Michel Temer, Presidente de Brasil.

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- Un nuevo escándalo empresarial sacude a Brasil. Al caso de corrupción de Odebrecht se suma la acusación contra varias compañías dedicadas a la producción y comercialización de carne. Al igual que en la historia de Odebrecht, esta nueva investigación puede tener relación con Venezuela. Entre los frigoríficos señalados están JBS y BRF, dos de los principales proveedores de carne del Gobierno venezolano desde hace años.

El pasado viernes la policía federal brasilera realizó allanamientos y detenciones en el marco de una operación denominada “carne fresca”, que busca desmantelar una trama de corrupción entre ejecutivos de casi 30 empresas e inspectores del Ministerio de Agricultura para permitir la venta de carne en mal estado, tanto en el mercado brasilero como de exportación.

La crisis es tal que este domingo el presidente de Brasil, Michel Temer, se reunió con ministros, empresarios y una treintena de embajadores a cuyos países viaja carne brasilera para desestimar la alarma. “Quiero invitar a todos al salir de aquí (…) a una parrillada para comer carne brasilera”, dijo Temer para tranquilizar a los representantes diplomáticos de los países importadores.

BRF y, especialmente, JBS han sido dos de los mayores vendedores de carne para la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas(CASA), adscrita al Ministerio de Alimentación de Venezuela. La relación con JBS es tal que a mediados de 2015 el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, viajó a Brasil, acompañado de los ministros José David Cabello, Rodolfo Marco Torres y Giuseppe Yoffreda, para negociar directamente con la familia Batista, dueña de la compañía, el suministro de productos a Venezuela. “Teniendo a Brasil tan cerca no tenemos necesidad de buscar tan lejos”, argumentó Diosdado Cabello en junio de 2015.

Pocas semanas después de la negociación entre los funcionarios venezolanos y la compañía brasilera -considerada la mayor exportadora de carne del mundo-, Bloomberg reveló que Venezuela y JBS tenían un contrato por 2.100 millones de dólares. Ese monto superaba ampliamente las exportaciones que la compañía registró al mercado venezolano en 2012 y 2013, cuando llegaron a 324,3 y 517,4 millones de dólares, respectivamente.

Aunque el volumen de mercancía negociado en el contrato de 2.100 millones de dólares nunca se reveló, entre agosto y noviembre de 2015 al Puerto de Puerto Cabello llegaron, al menos, 140 mil toneladas de productos como carne, pollo y margarina despachados por JBS para CASA. La empresa también vendió al Gobierno venezolano el pernil para diciembre de ese año y para 2016, de acuerdo a registros portuarios.

A través de un comunicado, JBS negó haber cometido irregularidades y defendió la calidad de sus productos, así como la transparencia en sus actividades. Sin embargo, la operación “carne fresca” no es la primera investigación en la que está involucrada la compañía. En los últimos años ha sido salpicada con otras operaciones policiales que indagan presuntas irregularidades en el ámbito empresarial brasilero.