En el país apenas se ensamblaron 240 carros en los dos primeros meses del año

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- El derrumbe de la industria automotriz no parece terminar. La producción de los dos primeros meses del año es casi un 50% más baja que la del mismo período de 2016, año que a la postre terminó siendo el peor en la historia del sector. En enero y febrero de este año cuatro de las siete ensambladoras agrupadas en Cavenez ni siquiera reportaron producción.


Por Roberto Deniz @robertodeniz.- Para la industria automotriz ni siquiera hay esperanza. El reporte de producción de los dos primeros meses del año, elaborado por la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez), anticipa que 2017 será, probablemente, un año con peores resultados a los de 2016.

Carros-Industria

De acuerdo al boletín de producción del gremio que agrupa a las siete ensambladoras privadas, en los primeros dos meses del año sólo se armaron 240 carros, casi un 50% menos que las 479 unidades ensambladas en el mismo período del año pasado.

Pero la caída de la producción no es el único dato que revela la magnitud del desplome en el que fuera uno de los sectores industriales más importantes del país hace unos diez años. Hasta cuatro de las siete ensambladoras -General Motors, Iveco, MMC Automotriz y Ford- ni siquiera reportaron producción en los dos primeros meses del año.

La industria automotriz encadena casi una década de continuo deterioro, pero la crisis se acentuó desde finales de 2013, cuando el Gobierno prácticamente le cerró el grifo de dólares a las empresas y anuló la posibilidad de que pudieran cancelar la deuda por importaciones no liquidadas e importar el material de ensamblaje.

En 2015 las autoridades permitieron a Ford iniciar la comercialización de su producción en dólares, como un mecanismo de supervivencia para la obtención de divisas. Pero el esquema, al que se sumó Toyota en 2016, no ha funcionado como se esperaba hasta el punto de que Ford anunció que estará paralizada hasta abril de este año para intentar deshacerse de los vehículos producidos y que aún no se han logrado vender en los concesionarios.

Esa paralización de Ford, que el año pasado concentró la producción de 2.257 unidades de las 2.849 que ensambló toda la industria, aunada a la cuasi paralización del resto de las automotrices hace prever que 2017 será peor que 2016, año que a la postre fue el del rendimiento más bajo en casi seis décadas de historia de la industria automotriz venezolana.

A finales del año pasado la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa) alertó en varias oportunidades que sin un plan de rescate, la industria se enfrenta a un posible colapso definitivo.