En enero el salario real se deterioró 17,2 puntos

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Un informe de la firma Econométrica señala que al cierre de 2016 el salario real cayó -26,5%, mientras que en enero de 2017 y luego del ajuste del 50% en el salario mínimo, la caída fue de -17,2%. Pero sigue siendo caída. Por su parte, el diputado José Guerra apunta que la inflación de enero y febrero es de 42,5%.


José Guerra, diputado y presidente de la Comisión Permanente de Finanzas del Parlamento.

José Guerra, diputado y presidente de la Comisión Permanente de Finanzas del Parlamento.

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Para el Gobierno la noticia es el incremento nominal del salario. Pero la verdadera noticia es el comportamiento real del mismo. Eso, al parecer, no lo entiende el presidente Nicolás Maduro, quien exhibe como un logro los constantes ajustes (que no aumentos) de salario mínimo, cuando en realidad dichos ajustes solamente repercuten en lo nominal y no han tenido, hasta ahora, incidencia en términos reales.

De hecho, este miércoles el diputado José Guerra presentó el índice de inflación que prepara la Asamblea Nacional, y en el cual se evidencia que el Índice Nacional de Precios al Consumidor reflejó un aumento de 20,1% en febrero de 2017. Este resultado se traduce en una tasa acumulada de inflación de 42,5% durante los primeros dos meses del año. Guerra indicó que al anualizar el promedio de las tasas mensuales se obtiene una tasa de inflación de 741% para el 2017. “Estos datos sugieren que está ocurriendo una destrucción de la capacidad adquisitiva de los sueldos, salarios, pensiones y jubilaciones de los venezolanos. De hecho, buena parte del aumento del salario de un 50% acordado por el Gobierno, a partir del 15 de enero de 2017, ha sido erosionado por el alza de los precios”.

Pero todo tiene solución. Al menos así lo proyecta un informe de la firma Econométrica, en el que luego de un estudio sobre el comportamiento del salario real en Venezuela, estima prudente adoptar medidas cambiarias a muy corto plazo para mejorar el poder de compra del ingreso de los venezolanos.

Y es que según datos de Econométrica, al cierre de 2016, el salario real cayó -26,5%, mientras que en enero de 2017 y luego del ajuste del 50% en el salario mínimo, la caída fue de -17,2%. Pero sigue siendo caída.

Es por esto que la firma propone en el informe:

-Subir la gasolina y las tasas Dipro y Dicom, flexibilizando esta última permitiría bajar el tipo de cambio esperado de reposición y así los precios de los transables, lo que aumentaría la circulación y, por lo tanto, la inversión privada, la productividad y, en fin, el poder de compra del salario. Por un lado, subir la gasolina incrementaría la demanda de bolívares en Cúcuta por parte de bachaqueros colombianos, lo que contribuiría a drenar el efectivo en la frontera y, por ende, bajaría la cotización. Y, por el otro, un aumento en el nivel de Dipro y Dicom, dejando este último flotar, permitiría drenar liquidez del sistema, lo que también contribuiría a bajar el tipo de cambio de reposición.

Acotan que esto no tendría mayor incidencia en los precios:

-Una gran devaluación de Dipro y Dicom sería levemente inflacionaria. De hecho, básicamente sólo afectaría los precios de los medicamentos, habida cuenta de que los precios del resto de los transables están más vinculados a tipos de cambios históricos de reposición determinados en Cúcuta.

Esa es la buena noticia. Que hay soluciones. Y están sobre la mesa. La mala noticia es que, como ya es costumbre, el Gobierno parece seguir negándose a adoptar las medidas necesarias. Por ello concluye el informe de esta manera:

-Al momento de redactar este informe, no ha ocurrido aún ajuste favorable alguno, como el alza de la gasolina y la tasa Dipro o la flexibilización del Dicom u otro mecanismo de acceso a las divisas. De no ocurrir en las próximas semanas, de cara a la planificación de los negocios y la fijación de precios de mercancías, recomendamos a nuestros clientes esperar un mayor deterioro de las ventas, asociado a un tipo de cambio de reposición que seguiría en aumento.