General Motors advierte que conflicto laboral “recrudece” la crisis de la empresa en Venezuela

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- La filial venezolana de la ensambladora estadounidense General Motors informó que desde hace nueve días un “pequeño grupo de trabajadores” mantiene bloqueada la entrada a la planta de ensamblaje y al almacén de repuestos.


Por Roberto Deniz @robertodeniz.- General Motors Venezolana (GMV) informó que desde hace nueve días un “pequeño grupo de trabajadores” mantiene de “manera ilegítima” bloqueada la entrada a la planta de ensamblaje de vehículos como al almacén de posventa que la compañía tiene en Valencia, estado Carabobo.

gm

“Hoy se cumplen nueve días en los que este pequeño grupo de representantes sindicales continúa bloqueando de manera ilegal el acceso a las instalaciones”, se lee en un comunicado de prensa. Según la compañía, representantes del Sindicato Bolivariano de Trabajadores (Sintrageneral) argumentan que el conflicto se debe “a la falta de reactivación del sector automotriz presuntamente por parte de GMV”.

En el texto, la filial venezolana de la automotriz norteamericana reconoce la difícil situación que atraviesa tras 15 meses consecutivos sin producir ningún vehículo y advierte que agrava la realidad de la compañía en el mercado local.

“Es importante destacar que la acción tomada por este grupo minoritario de trabajadores aún se mantiene, imposibilitando el acceso a las instalaciones, con lo cual solo se ha recrudecido la crisis por la que atraviesa GMV, ya que la afectación de las operaciones en ambos centros de trabajo y en especial en el centro de servicio Almacén de Postventa única fuente de ingresos en la actualidad, conlleva a agravar aún más la delicada situación”, afirmó la ensambladora.

GMV recordó que desde 2015 ha explorado con las autoridades mecanismos para reactivar la producción de vehículos, pero que hasta la fecha no hay soluciones definitivas, ya que el esquema de venta en dólares ensayado por otras empresas no ha funcionado en el mercado como se esperaba.

“Pese a los esfuerzos los avances han sido mínimos, debido a la poca receptividad en el mercado nacional que ha tenido el novedoso esquema de venta combinada Bs/$, por lo que cada vez hace más difícil la comercialización de las unidades mínimas para reactivar de manera sostenible y definitiva la planta de ensamblaje”.

La compañía también reconoció las dificultades financieras por las que atraviesa y que se agudizan con el bloqueo de la planta y del almacén de repuestos, única fuente de ingresos en la actualidad. “La realidad es que al no contar con materia prima, no podrá reactivarse la producción, la cual a la fecha se mantiene inoperativa desde hace más de 15 meses,  situación que se ha reflejado significativamente en la disminución de los fondos financieros existentes, razón por la cual es preciso obrar de manera responsable con el propósito de administrar al máximo estas reservas”.

De acuerdo a la información emitida por GMV, las autoridades están al tanto de la situación de la compañía, así como del conflicto iniciado hace nueve días.