La Faja del Orinoco le quedó grande al culto de Hugo Chávez

Por Orlando Zamora.- La Faja fue definida por el propio Chávez como “el proyecto petrolero más grande que hoy existe en este planeta”. Así, le brindó un carácter ultracapitalista a esta gigantesca promesa de inversión hoy incumplida. El proyecto rondaba los 200.000 mil millones de dólares y estaba previsto a ejecutarse entre los años el 2013-2019. Contemplaba la construcción de puertos y refinerías, más un número de empleos fantasiosos.


Hugo Chávez.

Hugo Chávez, ex presidente de Venezuela.

Por Orlando Zamora.- En medio de los 10 días consagrados para reafirmar la “presencia” del fallecido presidente Hugo Chávez, han destacado los zumbidos de aviones rusos, cohetes, estatuas nuevas, la visita de un apartado Raúl Castro, un nostálgico Evo Morales y un siempre avispado para recibir asistencia financiera Daniel Ortega. Todos rinden culto. Y cuanto más, al anfitrión, Nicolás Maduro. En trabajos anteriores hemos destacado como se ha gastado y de qué manera se montó todo un aparataje en función de reforzar el culto a la personalidad de Hugo Chávez. Sin embargo, de los desafueros más notorios en el altar del culto, fue aquella decisión de bautizar con el nombre de Hugo Chávez a la Faja Petrolífera del Orinoco.

La Faja fue definida por el propio Chávez como “el proyecto petrolero más grande que hoy existe en este planeta”. Así, le brindó un carácter ultracapitalista a esta gigantesca promesa de inversión hoy incumplida. El proyecto rondaba los 200.000 mil millones de dólares y estaba previsto a ejecutarse entre los años el 2013-2019. Contemplaba la construcción de puertos y refinerías, más un número de empleos fantasiosos. En ella se concentra la mayor cantidad de hidrocarburos del planeta, 1,2 billones de barriles de petróleo original en sitio. Con la tecnología actual se estima recuperar 259.000 mil millones de barriles de petróleo, lo que convierte a Venezuela en la primera potencia mundial en reservas de petróleo con esas características.

La Faja Petrolífera del Orinoco fue “nacionalizada” -Carlos Andrés Pérez en su primer gobierno nacionalizó el petróleo- en un acto pomposo celebrado en el Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui (CIJAA), estado Anzoátegui, encabezado por el presidente Hugo Chávez, el 1º de mayo de 2007. Pronunció estas palabras: “¡La Faja Petrolífera del Orinoco es íntegramente venezolana! ¡Nuestro petróleo es nuestro gracias a la Revolución Bolivariana!”.

Pero la Faja no merece el nombre del Comandante Eterno porque más bien con el chavismo se ha producido una profunda desnacionalización de aquella herencia democrática de los tiempos de CAP, Rafael Caldera, Jaime Lusinchi y otros presidentes. Con el chavismo se ha cedido hasta un 40% de propiedad plena sobre toda la infraestructura y producción a empresas transnacionales como la  Chevron de EE.UU, la CNPC china, la Rosneft rusa. Estas empresas se fueron apropiando progresivamente desde un 16% hasta el 40% de las acciones, por las necesidades de efectivo de una debilitada PDVSA. Y es que la estatal venezolana no cumplió con el aporte financiero que le correspondía en los programas de asociación. Es más, en algunos casos recurrió a préstamos de los socios.

Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez Frías”.

Faja Petrolífera del Orinoco “Hugo Chávez Frías”.

Además de la desnacionalización, en la Faja no se ha construido lo que se prometió. No hay aeropuertos nuevos, que son los preferidos para destacar a los grandes prohombres de cualquier nación. Tampoco hay oleoductos oceánicos-terrestres, no hay represas gigantes ni desarrollos de energía hidroeléctrica a los cuales darle nombre, ni autopistas al oriente, o al sur, ni la gran vía de seis canales que modernice al verdadero corazón central del país como es el estado Guárico. Ni hay puertos nuevos ni profundos, construidos no para recibir importaciones, sino darle salida a las exportaciones no tradicionales que enriquecen a un país. Ni hay hospitales tipo cuatro con equipos de investigación y abundantes suministros de fármacos. Ni zonas industriales básicas que reduzcan las colas de hambre del país. Ni red de trenes que transporten víveres y remedios. No se construyó lo que Chávez prometió. ¿Por qué lleva su nombre?