La lección de la antipolítica le está costando mucho sacrificio a los venezolanos

Por Ángel Medina Devis @AngelMedinaD.- Todo lo que hoy padecemos los venezolanos nos permite afirmar lo poderosa que es la estrategia y política de un gobierno para la nación. Lo profundamente influyente que son las ideologías y partidos políticos en el devenir de los países. La realidad que vivimos es terrible y así lo corroboran las encuestas, empezar a construir caminos para salir de esta enorme crisis también comienza por reconocer a la política y a sus políticos.


Angel Medina Devis.

Angel Medina Devis.

Por Ángel Medina Devis @AngelMedinaD.- El 82% de los hogares en Venezuela se encuentran en situación de pobreza, este es el dato más duro y triste que se obtuvo en la última Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) 2016, que es un estudio realizado entre las universidades UCV, UCAB y USB. A esto debemos sumarle que el costo de la canasta básica para el momento y según cálculos del Cendas, ya supera los 800 mil bolívares, cifra que significa casi cuatro veces el sueldo mínimo que recientemente aumentara el Gobierno nacional.

Estos números son duros, crueles y sobre todo incomprensibles para un país petrolero, en una economía rentista que vivió uno de los momentos más esplendorosos en materia de bonanza petrolera. Ingresos exorbitantes que abultaron de forma muy considerable las arcas del poder nacional. Un país que además no ha vivido recientemente y no vive en este momento un conflicto armado, ni las consecuencias de un desastre natural o un bloqueo de toda su actividad económica. La pérdida acelerada de la calidad de vida de gran mayoría de los venezolanos, y la poquísima capacidad de consumo que padecemos en Venezuela es un hecho absolutamente irracional. Desde una visión económica no posee explicaciones convincentes. Desde el punto de vista social llevaría a un estudio a profundidad, pero parece que toma enormes razones y argumentos para ser explicadas desde el campo de las ciencias políticas.

Todo lo que hoy padecemos los venezolanos nos permite afirmar lo poderosa que es la estrategia y política de un gobierno para la nación, lo profundamente influyente que son las ideologías y partidos políticos en el devenir de los países. Nos permite andar el camino para descontar todas las tesis de la antipolítica que se cocinaron durante la década de los ‘80 y que en nuestra historia culminaron con el ascenso de este modelo que se pretende hegemónico al final de los ‘90.

(Foto: AFP).

(Foto: AFP).

La política y los políticos son determinantes, porque de ellos depende el uso para bien o para mal de los recursos de la nación. Son las historias de los gobiernos los que determinan las épocas que viven los ciudadanos y los países. Son los actores de la vida política los que cuentan cada etapa que vivimos e influyen en los procesos económicos, sociales e internacionales, nos mueven sus actuaciones por etapas de la memoria.

La política si es importante y es un hecho real que determina muchas otras esferas de la vida nacional. La política no existe en un espacio aislado, esta se moldea, define y establece en acción, como el resultado de una constante interacción entre los actores sociales, gremios, empresarios, trabajadores, innovadores, intelectuales, medios, artistas, en fin, el cúmulo que nuestra sociedad mantiene de presiones y acuerdos con la política. La política se nutre de la permanente relación con los todos.

foto02Por ello, a veces impresiona ver como todavía sectores y opinadores de nuestra nación se meten en el campo de la antipolítica, se toman para sí el discurso del antipartidismo, del “Yo no soy político”. La idea de que una ONG sobrepase la función de los partidos o simplemente apuesten a la idea del caudillo líder de mano firme. Pero más sorprendente resulta cuando lanzan estas proclamas como un acto de total innovación y nuevas propuestas al debate nacional, muchas veces sonando hasta prepotentes. Desconociendo que toda esta ola de la antipolitica se viene cocinando ya desde mucho tiempo atrás. Precisamente estas premisas que hablan de “política sin políticos” son las que permitieron colarse al modelo que hoy se mantiene en el poder, con reales pretensiones hegemónicas.

Se debe tener demasiado cuidad de no alentar estos planteamientos, con lo cual no se excluye la inexorable petición de tener cada día mejores políticos y mejores partidos políticos. Es en la Unidad donde encontraremos fórmulas para fortalecer la dirección política y dispersar los esfuerzos, teniendo estrategias claras y conjuntas. Siempre debemos exigírnoslo y pedirlo.

(Foto: EFE).

(Foto: EFE).

Tamaño error cometemos al pensar que todo lo que hoy nos puede frustrar, molestar o incomodar puede ser resuelto con la idea del “que se vayan todos”, porque al final la política siempre será un espacio ocupado por los políticos y los partidos. Quizás unos se vayan, pero siempre otros vendrán, terrible error seria caer de nuevo en las ideas que nos trajeron estos males que hoy padecemos.

La realidad que vivimos es terrible y así lo corroboran las encuestas, empezar a construir caminos para salir de esta enorme crisis también comienza por reconocer a la política y a sus políticos.