Los bonos venezolanos ceden terreno por la caída del precio del petróleo

Por Alejandro Guilarte (@Rendivalores).- Los bonos venezolanos, que habían iniciado el año con buen comportamiento dado el aumento en los precios del petróleo, han venido disminuyendo su valor en marzo debido a que se invirtió la tendencia en el precio del crudo y a la incertidumbre con respecto al pago del bono PDVSA17V.


Por Alejandro Guilarte (@Rendivalores).- Los títulos de deuda venezolana, tanto soberanos como de PDVSA, han mantenido un comportamiento irregular durante marzo. Los bonos soberanos han caído 0,68%, mientras que los de PDVSA caen 0,9%. Así ha sido la evolución de los bonos venezolanos desde 2016.

rendi

Según los datos suministrados por FINRA, que es una de las autoridades de regulación para la industria financiera, el inicio de esta semana ha sido un poco lento en comparación al resto del mes, en donde el volumen de cotizaciones se ubica por debajo de los 60 millones en promedio, mientras que el promedio del mes está alrededor de los 103 millones. El título más cotizado es el PDVSA17V, dado su próximo vencimiento y la incertidumbre sobre si el Gobierno pagará o no, las ventas de este título han aumentado significativamente.

Los bonos soberanos han tenido un mejor comportamiento durante el mes debido a la demanda de los inversionistas en los títulos de corto plazo y alto cupón. Principalmente por el pago realizado con éxito correspondiente a los intereses del bono Venez27, por un monto de 185 millones de dólares, lo que usualmente genera que los inversionistas reinviertan en bonos que vencen o amortizan en el corto plazo. El 15 de marzo cuando se realizó este pago, el volumen de transacciones se ubicó por encima de los 140 millones, lo que representa el mayor volumen del mes.

La caída que han tenido los papeles venezolanos se debe en buena medida a los precios del petróleo, los cuales llegaron a ubicarse en niveles no vistos desde noviembre de 2016. Adicional a esto, el aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal en Estados Unidos, ha hecho que los bonos de los países emergentes caigan levemente, al menos para aquellos países que poseen una gran cantidad de deuda en dólares.