Los factores que mueven los hilos del dólar

Por Orlando Zamora.- El estancamiento de las reservas internacionales. La liquidez monetaria crece a millón y medio por hora. El aumento de las presiones de flujos de caja de PDVSA, asediada por sus acreedores en moneda dura. Los pagos de deuda externa pendientes el resto del año. Estos son algunos elementos que presionan la divisa. Pero hay más.


Por Orlando Zamora.- El reciente retroceso en 1.200 bolívares del dólar paralelo, es un “bajón”  de carácter provisional. La explicación de lo ocurrido es muy simple: Los pagos de los impostergables impuestos de cierre del ejercicio fiscal, deben ser transferidos en tiempo real al  terrorífico Seniat. Esto obliga a muchos tenedores de dólares a vender importantes posiciones para cancelar los bolívares de impuestos pendientes, lo cual incrementó transitoriamente la oferta de divisas en poder de los intermediarios.

dolar

Otros inversionistas locales requieren de capital de trabajo. Todo apunta a que la reacción de ese mercado es pasajera, dado que en la Venezuela de hoy la demanda de dólares se define como infinita y lo explicamos a continuación.

El entorno económico indica que en abril próximo el paralelo repuntará de nuevo

Este comportamiento, de tan irregular mercado, pronto “virará”, con un nuevo repunte por varias y persistentes razones:

-Por el estancamiento de las reservas internacionales en poder del BCV (10.572 millones de dólares).

-La liquidez monetaria crece a millón y medio por hora (Principal fuente de financiamiento del gasto gubernamental).

-Por el aumento de las presiones de flujos de caja de PDVSA, asediada por sus acreedores en moneda dura.

-Pagos de deuda externa pendientes el resto del año.

-Estabilidad relativa del precio del barril petrolero venezolano en torno a los 45 dólares. Más bien con tendencia a la baja.

-Ausencia visible de ingresos distintos a los petroleros.

-La absorción de divisas que demandan los improductivos CLAP, actividad convertida en la principal política social-electoral del Ejecutivo.

-La CAF, BID y el BM se muestran renuentes a prestar nuevas asistencias para el desarrollo de proyectos de infraestructura.