No se puede vivir en un país donde no se respetan los derechos de la gente

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- El país necesita propuestas. Ya es la hora de que los venezolanos reciban una oferta para cambiar el rumbo de la Nación. Fedecámaras ha venido trabajando en torno al tema con la Asamblea Nacional. Y hoy, Francisco Martínez, presidente de la patronal empresarial, ha ofrecido una entrevista a KonZapata explicando cuál es el plan macro de acción. ¿Qué necesita Venezuela según Fedecámaras?


Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras.

Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras.

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Francisco Martínez es presidente de Fedecámaras. Hoy conversó con la periodista Ascensión Reyes para KonZapata. En la entrevista, Martínez ofreció un plan de acción que la patronal ha venido construyendo junto a la Asamblea Nacional. Porque para nadie es un secreto que el país se encuentra en la peor de las crisis. Y que los venezolanos, más que diatriba, necesitan escuchar de ofertas para generar el cambio que requiere la Nación. Justamente ese fue el punto central de la entrevista: El modelo generador de cambio. Pero no es una ocurrencia meramente de la patronal. Las ideas, aclaró Martínez, están basadas en un trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Son 17 elementos a considerar.

Pero primero: ¿Qué ha diagnosticado Martínez sobre el país?

-Este país lleva equivocándose ya casi 40 años, de cometer los mismos errores en el plano económico. Venezuela venía creciendo por más de dos décadas hasta el año 79, cuando empezó a decrecer de forma sostenible y no ha generado más de cuatro o cinco años de crecimiento del PIB, en los últimos casi 40 ó 35 años por lo menos.

Pero la crisis de la que habla Martínez se ha profundizado increíblemente en los últimos años, produciendo niveles de inflación -según cifras del diputado José Guerra-, de hasta 42% acumulado en 2017. Eso es más que suficiente para poner el grito en el cielo. Y Martínez piensa que “no se puede vivir en un país donde no se respeten los derechos humanos”. Pero es mucho más que eso: No se puede vivir en un país donde no se respeten los derechos de todo tipo. Los económicos, y también los políticos.

Señala Martínez, ya sobre la propuesta, que la estabilidad y la paz son fundamentales. Y que además, debe haber diálogo. Pero un diálogo sincero, constructivo:

-Es obligatorio que un gobierno nacional establezca sinergias y vínculos de comunicación con el sector empresarial y el capital más importante de las empresas, que es la masa de los trabajadores. Que se componga la mesa de diálogo social, que no es más que el satanizado diálogo tripartito.

Como era de esperarse, el plan contempla también lo inherente al tema fiscal. Es profundo el desorden que en dicha materia ha llevado el régimen actual. Y otros asuntos de interés que Martínez resume así:

-Se trata también de tener una administración de justicia sana, equilibrada y justa para todo el mundo. No esa máxima que aplica hoy el Gobierno: Para mis enemigos la ley y para mis amigos todo. Esos desequilibrios de la manipulación de la Constitución y de todo el marco legal, dando interpretaciones obedeciendo más a intereses personalismos o particulares de pequeñas élites políticas y económicas atentan contra el país. También, hay que fortalecer la economía formal. La informalidad está a niveles dramáticos.

Pero hay otro tramo de la entrevista de análisis profundo sobre un factor que ha contaminado todos los órdenes de la vida nacional. Ese factor es el populismo. Martínez cree que ese es “el peor enemigo” de Venezuela. Y tiene razón. Porque si de algo se ha servido el régimen en 17 años, es precisamente de una política clientelar chantajista para obtener favores electorales. Y esa política clientelar es mucho más que corrupta:

-El país político tiene que entender, por las buenas o por las malas, que realmente tienen una responsabilidad y que no pueden seguir siendo irresponsablemente populistas. No pueden seguir comprando la voluntad del pueblo, malversando, malbaratando, robando el erario público.

Pero hay salida. Con todo y los problemas, sí hay futuro. Parte de ese futuro pasa por el emprendimiento. Y esa es una lección final que deja la entrevista de la siguiente manera:

-Un tema vital para el empresariado es sembrar emprendimiento. El venezolano tiene una gran capacidad de emprendimiento. Lo estamos viendo ahora con los que han emigrado, con este proceso de descapitalización del recurso humano en estos 18 años. Han triunfado. Venezuela tuvo una educación de calidad y esas personas ahora les brindan beneficio a otros países y no generan retorno. Hay cifras alarmantes, se habla que las migraciones están por el orden de tres millones de personas.