A Nicolás Maduro lo sostiene sólo el miedo y la gente está perdiendo el miedo 

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- Ni Maduro ni sus candidatos pueden ganar ninguna elección, pero tampoco está dispuesto a negociar. De modo que está apelando al miedo para mantener el control de la población venezolana. El miedo a la represión, la violencia o la guerra civil. Pero en la calle esa estratagema no le está funcionando.


Pedro Benítez.

Por Pedro Benítez – Alnavio.com (ALN).- Las imágenes de San Félix (al sur de Venezuela) son poderosamente reveladoras: un alto oficial militar desde una tanqueta profiriendo su lealtad a Nicolás Maduro, mientras a sus espaldas se desataba una poblada. Lo que ocurrió a continuación tiene cierta similitud con el último acto de masas del dictador rumano Nicolae Ceausescu en diciembre de 1989. No hubo Casa Militar, ni todo el aparato de poder, que pudiera controlar ni disimular lo ocurrido. Repudio a la máxima figura del poder. El fantasma de Villa Rosa, en Nueva Esparta (donde ocurrió una protesta similar), se repitió en San Félix. Segundo aviso.

Ese caos y desorden en medio de un acto militar, transmitido además por cortesía de Venezolana de Televisión (VTV), la televisora estatal, es la Venezuela de Maduro. Compárese con un evento similar de la dictadura de Corea del Norte y se comprenderá por qué el heredero de Hugo Chávez está perdiendo el control del país. Este es el punto.

(AndresAzp – Flickr).

Ni siquiera consigue que la Fiscalía General impute a jóvenes a los que ha acusado por televisión de terroristas.

Desde el pasado jueves las barriadas de Los Teques, en el estado Miranda, se le sublevaron a las fuerzas de seguridad. Los vehículos de la Guardia Nacional (GN) fueron recibidos en zonas como La Matica o la carretera vieja Caracas-Los Teques con una lluvia de piedras y botellas. No hubo bolsa de comida de los oficialistas Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) que pudiera prevenir o calmar el descontento. La respuesta ha sido la presencia de numerosos efectivos de la GN en esos sectores y detenciones arbitrarias acompañadas por las acciones intimidatorias de los mal llamados “colectivos”. Y sin embargo, la protesta no ha cesado.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com