Así fue como se le alzaron a Nicolás Maduro en el Oeste de Caracas

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- ¿Qué prometió Maduro en el año 2015? Que vendría “masacre y muerte” si la revolución “fracasaba”. Ya fracasó.  Perdieron las elecciones parlamentarias y perderán las que siguen. ¿Y qué hay en 2017? Masacre y muertos. Ahora está el oeste de Caracas participando activamente en las protestas convocadas por la MUD.


Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Los funcionarios del régimen de Nicolás Maduro -particularmente el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez- hacen el ridículo cada vez que prometen que la Oposición no llegará al municipio Libertador.

En realidad la Oposición ya se adueñó electoralmente de ese municipio. El chavismo perdió en los 5 circuitos de Libertador en las elecciones parlamentarias. Lo que ha faltado es calle en ese lado de la capital pues, históricamente, la Oposición tiene su fortaleza hacia el este. Pero las cosas hace tiempo que cambiaron. Los dolores de cabeza del presidente Nicolás Maduro se multiplican porque ahora las protestas se han trasladado hacia sectores tradicionalmente chavistas como El Valle y San Martín.

En la convocatoria de ayer, la MUD prometió repetir la asistencia del 19 de abril. Tarea difícil por tratarse de un día laborable. Pero el balance para ellos es altamente positivo. Cambiaron cantidad por calidad. Dos grandes manifestaciones -una del este y otra del oeste- intentaron caminar hacia el centro de Caracas. La primera se concentró en Altamira. La segunda, en El Paraíso. En otros puntos como San Bernardino y Bello Monte, el régimen se encargó de reprimir sin misericordia para que los marchistas no pudieran agruparse.

¿Y quiénes se concentraron en El Paraíso? Ciudadanos provenientes de La Vega y Antímano. Lo que cualquier político hubiera denominado pueblo. O sea, los que inclinan la balanza electoral. Ese pueblo fue reprimido con disparos de lacrimógenas a quemarropa. Resultó herido, por ejemplo, el diputado José Olivares, de Primero Justicia. De manera tal que la Oposición sumó calidad (más sectores populares), pero el Gobierno también sumó calidad en la represión: O reprimieron antes que la gente pudiera agruparse, o efectuaron disparos a quemarropa. A los adecos les reservaron una sorpresa, quitándoles la luz por varias horas, sembrando la preocupación en los militantes que se encontraban en el CEN por un posible intento de asalto al emblemático de edificio de 7 pisos ubicado en La Florida.

En la noche, por ejemplo, le tocó el turno a la gente de El Valle. A KonZapata declaró al filo de la media noche una habitante de Residencias Don Pedro, ubicada en la Avenida Intercomunal de El Valle, al lado del Barrio San Andrés:

-Los vecinos comenzaron a tocar cacerolas gritando “este Gobierno va a caer” (…) y más tarde llegaron los policías y los colectivos y comenzaron a arrojar objetos a los edificios. Después comenzaron a disparar muchas bombas lacrimógenas. Y luego se escucharon fuertes detonaciones en el Barrio San Andrés.

Por su parte, a los vecinos de La Candelaria -que iniciaron un cacerolazo a las 11 de la noche- el Gobierno les respondió con la misma dosis que a los de El Valle: Con colectivos que accionaban de manera constante sus armas de fuego, además del uso de bombas lacrimógenas. Más de una hora duró la “batalla”. Justo ahí, tan cerca del Palacio de Miraflores.

¿Y qué dijo Maduro en agosto de 2015?

-Prepárense para un tiempo de masacre y muerte si fracasara la revolución bolivariana.

Eso que él denomina “revolución” viene en caída libre desde el año 2013. Perdieron las parlamentarias en 2015. Destruyeron la economía. Perdieron apoyo internacional. Y perdieron la calle. Porque el oeste se alzó. Ese es un síntoma inequívoco de que la MUD va por el camino correcto, mientras el régimen debe cargar con otra cruz: Masacre, muerte y destrucción para huir de unas elecciones que ya están vencidas y siguen sin fecha.