¿De quién se defiende realmente Nicolás Maduro?

Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Es cierto que para hoy miércoles no existe libreto. Pero ya Jorge Rodríguez tiene culpables sobre algo que no ha sucedido. Mientras tanto, Nicolás Maduro anunció la activación del “Plan Zamora en fase verde”, contra un presunto golpe. ¿A quién le teme el Presidente de la República?


Por Danny Leguízamo @DannyLeguizamo.- Es absolutamente cierto que sobre el día de hoy, nada está escrito. Sin libreto pero con demandas públicas harto conocidas, la Oposición agrupada en la MUD pretende otra vez ejercer su derecho a disentir mediante una protesta que, estiman, será de masiva asistencia. Lo anterior, a pesar de que ya el chavismo convocó su propia “manifestación” para protegerse de algo que todavía no ha sucedido y que, además, no está en los planes de la MUD.

Sin embargo, el alcalde de Caracas ya tiene culpables sobre algo que no se ha producido: Dirigentes de Primero Justicia y Voluntad Popular, entre ellos, los diputados Tomás Guanipa, Julio Borges y José Guerra (PJ), y Freddy Guevara (VP). Ya fueron señalados. Se les acusa de financiar planes terroristas. La misma olla con la que han señalado a entornos de altos dirigentes de la MUD, particularmente candidatos presidenciales.

Ayer lo anticipamos en una nota konfidencial.

Y más tarde lo confirmó Henry Ramos Allup (AD) en un discurso en la Asamblea Nacional:

-Como no pueden apresar diputados, se ensañan contra sus equipos y compañeros para incriminarlos.

Previo a la sesión, el presidente del Parlamento, Julio Borges (PJ) pronunció un polémico comunicado en los jardines del Palacio Federal Legislativo, en el que exhortó a la Fuerza Armada -a nombre de la AN- a no reprimir la manifestación opositora de este miércoles.

Aquello fue parte del combustible que obligó a Maduro con más empecinamiento a decretar la activación del plan “Zamora en fase verde”, a fin de evitar “el golpe de Estado de la ultraderecha radical” (sic), además de ensañarse con José Guerra, implicándolo -ya es habitual- en el financiamiento de planes terroristas en la Cota 905.

¿Cuál es el golpe de Estado que quiere evitar Maduro?

El desbordamiento de la gente en la calle reclamando elecciones. Ese es uno de los terrores de las dictaduras. Que la gente exija elecciones. Y más, cuando ya están vencidas desde hace 4 meses.

Le teme Maduro a ello. Pero tanto despliegue militar y amenazas tienen un trasfondo. Hay gestos inequívocos y de carácter público por parte del Presidente, en vista de que, como dijimos, la MUD no quiere golpes:

-Queremos sacarte con votos, no con un golpe militar- enfatizó ayer el diputado Ramos.

El gran temor de Maduro lo reveló el propio Maduro hace pocas horas con este discurso:

-Llamo a la unidad interna. Unidad. Unidad. Y más unidad-, dijo casi en tono de súplica. Un llamado agónico.

Se cuida Maduro de sus propios factores internos que le adversan. Factores que podrían realmente querer desplazarlo del Poder. Pero no para entregárselo a la MUD, sino para ellos. Para tratar de reivindicar lo que queda del chavismo. Lo de la MUD en la calle puede ser usado  como excusa por esos factores para tomar acciones. Y lo que pase con la manifestación de hoy miércoles está en manos de Nicolás Maduro. Él decidirá hasta dónde aprieta su ya conocida dictadura.

Se juega la MUD su propia resurrección en la calle. Tanto esfuerzo en los últimos días no puede ser echado por la borda, aunque haya convocatoria a elecciones. Y Nicolás Maduro se lo juega todo. Ambos sectores se lo juegan todo pero, pase lo que pase, este miércoles se hará historia.