El chavismo escoge la violencia antes que rectificar a tiempo

Por Juan Carlos Zapata – Alnavio.com (Madrid).- En todos estos años, el chavismo ha dado muestras de que prefiere la destrucción de Venezuela antes que entregar el poder. La violencia es uno de los principales legados de Hugo Chávez. Con la operación del autogolpe se puso en marcha otra vez el mecanismo de la violencia. La fiscal general le ha lanzado el bote salvavidas pero la dirigencia del chavismo no quiere abordarlo.


Juan Carlos Zapata.

Por Juan Carlos Zapata – Alnavio.com (Madrid).- Hay una distancia entre el discurso de la oposición y la dirigencia chavista en Venezuela. La Oposición denuncia un golpe de Estado, pide elecciones, liberación de los presos políticos y democracia. La dirigencia chavista habla de sangre, asegura que el “peo” -conflicto de alta intensidad- está encendido y amenaza con que cada quien se arme con un fusil Kalashnikov para defender al régimen. La Oposición sale a marchar -derecho ciudadano- contra la ruptura del hilo constitucional y el Gobierno aguarda y reprime. La dirigencia opositora y la gente tienen de arma las redes sociales y la voz, las consignas, mientras que la Guardia Nacional es una maquinaria de represión como nunca antes se había visto en el país.

(Foto: Wikimedia Commons).

El discurso del primer vicepresidente del PSUV, partido de gobierno, Diosdado Cabello -sangre-; el discurso del ex vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz -“peo”-; y el del jefe nacional de los CLAP, Freddy Bernal -Kalashnikov- confirman que el Gobierno, el presidente Nicolás Maduro, el Tribunal Supremo de Justicia y el chavismo no iban y no van a recular en la operación del autogolpe consumado la semana pasada. Hacerlo es una muestra de debilidad. Y estas son las horas en las que el chavismo prefiere la violencia, prefiere la tierra arrasada a celebrar elecciones y arriesgarse a una derrota aplastante que implique la pérdida del poder.

Siga leyendo esta información en Alnavio.com