El FMI estima que el desplome de la economía venezolana continuará en 2017 y 2018

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una larga noche para la economía venezolana. Las cifras del organismo multilateral muestran a Venezuela como uno de los países con peor presente y quizás la nación con un horizonte más negro para los próximos meses. Una contracción de 7,4% y 4,1% en 2017 y 2018, respectivamente, con una inflación que puede llegar hasta 2.068,5% el próximo año, destaca en los cálculos del FMI.


Miguel Pérez Abad, presidente del Banco Bicentenario.

Por Roberto Deniz @robertodeniz.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un larga noche para la economía venezolana. De acuerdo a las previsiones económicas presentadas este martes por el organismo multilateral, Venezuela no sólo es de los países con peor presente, sino que también es la nación con el horizonte más negro en los próximos meses.

El FMI calcula que al cierre de este año el Producto Interno Bruto (PIB) se contraerá 7,4% y que el próximo año el declive será de 4,1%. Si esa previsión se cumple, la economía venezolana habrá sufrido cinco años consecutivos de caída tras los desplomes de 2014, 2015 y 2016.

Cálculos de consultoras locales indican que sólo entre 2014 y 2016 Venezuela ha perdido casi una cuarta parte de su PIB.

Por si fuera poco, el FMI tampoco prevé un cese en el ritmo con el que suben los precios en Venezuela. Para 2017 el organismo que preside Christine Lagarde calcula que la inflación llegará a 720,5% y que el próximo año escalará a 2.068,5%.

De acuerdo al FMI la sombra sobre el fututo de la economía venezolana obedece a “la monetización de los déficits fiscales, las amplias distorsiones económicas y las graves restricciones a las importaciones”.

El declive de la economía venezolana se inició en 2014, cuando los precios del petróleo aún rondaban los 100 dólares por barril, pero se agudizó a partir de 2015 con el descenso en la cotización del crudo, principal y casi única fuente de ingresos en dólares para Venezuela. Desde entonces la economía arrastra desequilibrios que la administración de Nicolás Maduro no ha resuelto como el déficit de divisas, alto endeudamiento externo, distorsión cambiaria, desabastecimiento y colapso de la producción nacional, por la imposibilidad de importar materia prima de forma oportuna y en las cantidades requeridas. 

En varios momentos de su gobierno, Maduro ha amagado con aplicar planes de corrección o flexibilización del modelo, pero a la postre ha imperado la visión de agudizar el modelo socialista heredado de Hugo Chávez en detrimento de planes como los presentados en su momento por Rafael Ramírez, Miguel Pérez Abad o las recomendaciones sugeridas el año pasado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).