Los magistrados saben que hay delitos que no prescriben.